Asisa asesora a la plantilla de Movistar Estudiantes sobre el descanso

La doctora Paula Giménez, especialista en medicina del sueño, se reúne con el conjunto estudiantil

El sueño es un factor decisivo en el rendimiento de los deportistas de alto nivel. Diferentes estudios científicos han demostrado que mantener una higiene del sueño correcta y descansar el número adecuado de horas puede marcar la diferencia a la hora de afrontar una competición. Por este motivo, Asisa, proveedor oficial de salud y patrocinador de Movistar Estudiantes, ha puesto en marcha una iniciativa para cuidar el descanso nocturno de la plantilla estudiantil en un momento decisivo de la temporada.

La doctora Paula Giménez, directora de la unidad del sueño de HLA Vistahermosa y delegada de Asisa en Alicante, se reunió recientemente con el responsable de los servicios médicos de Movistar Estudiantes, Juan José Pérez Toledano, el entrenador del equipo, Salva Maldonado, y los jugadores Jordi Grimau, Sitapha Savane, Darío Brizuela y Jaime Fernández.

El objetivo era analizar las rutinas de sueño de la plantilla y darles algunos consejos para mejorar su rendimiento a través de un correcto descanso.

Durante su encuentro con los jugadores, Giménez les recordó que “uno de los pilares básicos en la vida del deportista es el descanso nocturno.

La cantidad y calidad del sueño desempeñan un papel muy importante en el rendimiento físico y la prevención de lesiones, en la capacidad de aprendizaje, el estado anímico y la motivación del deportista.

Todos ellos son elementos esenciales a la hora de afrontar largos periodos de entrenamiento y las competiciones”.

La doctora recomendó a los jugadores dormir alrededor de 9-10 horas por las noches para completar una recuperación adecuada al esfuerzo físico y mental que realizan a diario. Igualmente, hizo hincapié en el efecto que los entrenamientos tienen en relación con el sueño y les recomendó que adecúen los horarios de las sesiones de preparación para ayudar a mejorar el descanso nocturno.

Según explicó Giménez, “durante los períodos de entrenamiento, el sueño del deportista con frecuencia se ve afectado negativamente. Aumentan los movimientos corporales durante el sueño y cuesta más dormirse por la sobreexcitación que provoca el ejercicio, especialmente si ha sido intenso y cercano a la hora de acostarse.

Por otro lado, los entrenamientos a horas muy tempranas provocan restricción de las horas de sueño. Es imprescindible tener en cuenta estos factores a la hora programarlos”.

La presencia de jugadores de diferentes edades, con hábitos y pautas diferentes tanto de sueño como de entrenamiento, permitió a la doctora analizar la importancia de conocer el cronotipo de cada deportista: en qué momento alcanza su máximo rendimiento. Esta realidad viene determinada genéticamente y puede tener un gran impacto en los resultados de las competiciones.

La médico destacó además que “las unidades del sueño más avanzadas, como la del Grupo HLA, realizamos asesoramiento circadiano. Recogemos una serie de datos que nos permiten analizar los ritmos biológicos de cada paciente para poder ofrecerle un diagnóstico y un tratamiento adecuado y personalizado. En el caso de los deportistas, este tipo de asesoramiento nos permite ayudarles a personalizar su preparación y ayudarles a optimizar su rendimiento”.

Por último, la directora de la Unidad del Sueño de HLA Vistahermosa ofreció al entrenador y a los jugadores de Movistar Estudiantes algunos consejos para mejorar su descanso nocturno y su rendimiento deportivo:

  • Mantener horarios regulares de acostarse y de levantarse, de comidas y entrenamientos.
  • Evitar los entrenamientos a horas muy tempranas y al menos tres horas antes de dormir.
  • Respetar las horas de descanso nocturno y dormir entre 9-10 horas.
  • Adaptar en la medida de lo posible los horarios de sueño las noches previas a la competición al horario de ésta.
  • Establecer un ritual relajado antes de dormir, evitando la sobreexcitación física y mental (dispositivos electrónicos…)
  • En caso de competiciones por la tarde-noche es recomendable hacer una siesta después de comer. Una siesta de 30 minutos ha demostrado mejorar la alerta, el rendimiento físico y mental, la somnolencia, la memoria a corto plazo y la exactitud durante un test de tiempo de reacción, aunque no debe ser excesivamente larga ni tardía.
  • Evitar el uso de dispositivos electrónicos al menos una hora antes de dormir.

El desarrollo de esta acción coincide con la celebración de la Semana Mundial del Sueño, que Asisa está impulsando en España a través de su campaña #Duerme1HoraMás. Desde hace varios meses, la aseguradora trata de concienciar mediante una serie de consejos prácticos y sencillos a la población de la importancia del descanso nocturno para mantener una buena salud.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *