AXA Assistance aconseja revisar el vehículo antes de realizar un viaje largo

Sólo tres de cada diez conductores revisan su coche antes de un gran desplazamiento

Según la DGT durante este verano se producirán más de 89 millones de desplazamientos en coche y sólo tres de cada diez conductores revisan su vehículo en un taller antes de salir de viaje. Durante la época estival los desplazamientos por carretera se multiplican. Para reducir posibles incidencias, AXA Assistance recomienda hacer una revisión básica del vehículo antes de iniciar el viaje. Lo más aconsejable es realizar dicha revisión en un taller profesional, pero hay prácticas sencillas que podemos llevar a cabo nosotros mismos.

Es fundamental conocer nuestro vehículo y nuestro seguro. Es una práctica poco común pero es conveniente leer detenidamente los días previos a nuestro viaje el manual de mantenimiento, que nos aportará información valiosa sobre nuestro vehículo y nos ayudará a preparar la puesta a punto. Asimismo se recomienda que vaya en el interior del coche durante el viaje, por si de manera puntual lo precisamos. También hay que llevar consigo siempre la póliza del seguro de automóvil con el fin de conocer perfectamente la cobertura.

Los neumáticos estar en buen estado sin presentar cortes ni deformaciones, incluyendo la rueda de repuesto. No deberán superar nunca el nivel de desgaste permitido. Los fabricantes incorporan en la banda de rodadura (la zona de contacto con la calzada) un indicador de desgaste que nos permite saber si han llegado al final de su vida útil (inferior a 1,6 mm). Es conveniente asegurarse de que tanto el gato hidraúlico como las herramientas de apretado de los tornillos de rueda se encuentra en el interior del vehículo y en buen estado.

También hay que revisar la batería. Normalmente si hay problemas con ella, el coche nos avisa mediante un pitido o una alerta en el cuadro de mando. Una prueba antes de salir es conveniente.

Debemos además comprobar el nivel de los líquidos, el aceite de motor, el aceite de la caja de cambios, el líquido de la batería, el de la dirección, el de los frenos, el refrigerante, el climatizador y hasta el limpiaparabrisas.

Otra de las rutinas a realizar es revisar los retrovisores, cinturones y puertas. Debemos mantener los retrovisores, tanto interiores como exteriores, siempre limpios y perfectamente graduados. Los cinturones de seguridad, deberán estar en perfectas condiciones, asegurándonos de que no poseen cortes ni zonas deshilachadas, con especial atención a los anclajes de seguridad, que deben estar limpios en su interior, mientras que el botón de desanclaje deberá abrochar perfectamente. Las puertas y ventanas han de cerrar correctamente, con facilidad para ser abiertas tanto desde el exterior como desde el interior.

Hay que asegurar el funcionamiento de las lámparas. Las luces nos permiten tanto ver como ser vistos. Por este motivo deben funcionar todas correctamente y las ópticas delanteras estar limpias y bien regladas. En caso de tener algún piloto rajado o roto se debe sustituir antes del viaje. Es obligatorio llevar lámparas de  repuesto y en buen estado. Se recomienda antes del viaje saber cómo se efectúa el cambio de cualquier lámpara del coche siempre que sea posible hacerlo uno mismo.

Además, es vital comprobar el estado de los frenos. Los frenos y la suspensión son esenciales para la seguridad del vehículo. Para ello debemos asegurarnos de que cualquier anomalía detectada por algún profesional o en la ITV ha sido subsanada antes de nuestro viaje.

Ya en nuestro desplazamiento, hay que actuar con sentido común. Ante cualquier anomalía, ruido o comportamiento extraño se recomienda detener inmediatamente el vehículo. Deberemos proceder de la misma forma si se enciende cualquier pictograma de avería en el tablero de instrumentos. En ambos casos,  una vez detenido el coche se puede consultar el manual de mantenimiento por si pudiera aportar alguna información al respecto. No obstante ante la duda se recomienda contactar con los servicios de asistencia en carretera.

Hablando de asistencia en carretera, la aseguradora ha lanzado recientemente Ready Auto, un servicio de grúas 24/7 especialmente pensado usuarios cuyo seguro no incluye la cobertura de asistencia en carretera al vehículo, o la incluye de forma limitada.

El proceso de solicitud del servicio consiste en tres pasos, que se pueden realizar online en la web www.ready-auto.com: presupuesto, la consulta inmediata de la tarifa correspondiente al servicio solicitado; solicitud de la grúa, que se realiza a través de un formulario online en la web responsive o del número de teléfono de la empresa; y pago online: pago online, con tarjeta a través de plataforma bancaria.

Una vez realizado el pago, el cliente recibe un SMS en su móvil con un enlace en el que podrá ver, en todo momento y sobre un mapa, dónde se encuentra su grúa con respecto al lugar de recogida indicado y el tiempo aproximado en que llegará.

Además, el usuario podrá indicar el lugar de recogida del vehículo a través de las funcionalidades de geoposicionamiento que el móvil permite activar. Con Ready Auto, AXA Assistance se sitúa como empresa pionera en ofrecer este tipo de servicio bajo demanda, y a nivel nacional (excepto Canarias, Ceuta y Melilla).

Tagged , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *