Un buen uso de la información, eje de la prevención de riesgos de los expatriados y viajeros corporativos

International SOS

International SOS desgrana los principales riesgos internacionales de 2018 en un desayuno

V.M.Z.-Seguros

Que la información es poder es de sobra conocido, pero cuando se trata de profesionales expatriados o viajeros corporativos es un factor clave en la prevención de los riesgos a los que se puedan enfrentar en sus nuevos destinos corporativos. Internacional SOS, SOS Seguros y Reaseguros en España, analizó ayer en Madrid los principales riesgos a los que se enfrentan las empresas en sus destinos internacionales y compartió algunas de las claves para prevenirlos y mitigarlos.

Javier Contín, director de productos y soluciones de International SOS, fue el encargado de presentar la jornada, que arrancó con la intervención del General Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). El General Ballesteros detalló los principales riesgos geopolíticos que amenazan la estabilidad mundial en 2018: la globalización y las nuevas tecnologías, que han propiciado la aparición de un nuevo escenario de riesgo, el ciberespacio; el terrorismo yihadista, cada vez más debilitado pero aún peligroso; los conflictos híbridos, enquistados en algunas zonas del planeta, como Oriente Medio o aquellos en los que está implicada Rusia directa o indirectamente; el creciente proteccionismo de Estados Unidos tras la llegada de Trump al poder y la escalada armamentística iniciada por Corea del Norte para tratar de garantizar la supervivencia de su régimen totalitario.

Otro de los riesgos más importantes en 2018 serán las pandemias. El General Ballesteros señaló que cualquier brote puede ser global gracias a un mundo cada vez más globalizado, la reciente epidemia de ébola fue el pistoletazo de salida de este riesgo emergente. Miguel Ángel Ballesteros alertó, además, del riesgo poblacional que podría emerger de África: el demográfico. Mientras en Europa la tasa de natalidad no para de descender, en los países del Sahel se multiplica la población en unas economías que no son capaces de garantizar el desarrollo de todos sus habitantes, lo que hará complicado “solucionar el problema de la migración económica”.

Pedro Ortiz, director médico de International SOS, analizó con mayor profundidad los riesgos sanitarios a los que se enfrentan los viajeros corporativos en este ejercicio. El daño provocado por las catástrofes naturales en el Caribe ha hecho que aumente el riesgo sanitario en Puerto Rico y otros países de la región, mientras que se percibe cierta mejora en algunos países del Este de Europa y en Turquía.

Otras amenazas que las empresas deben tener en cuenta a la hora de planificar los viajes de sus empleados son la epidemia del virus Zika, la amenaza del Ébola, y patologías como la peste de Madagascar, la viruela de los simios, cada vez más extendida por la destrucción del hábitat natural de los primates, el cólera en Yemen y la creciente amenaza de la Fiebre Amarilla en Brasil, que ha saltado de las zonas selváticas a las grandes ciudades.

Ortiz recordó la importancia de recomendar la vacunación de los viajeros corporativos, así como mantener una estrecha vigilancia de los posibles riesgos sanitarios que puedan surgir en los países de destino. Transmitir esa información al expatriado y al viajero corporativo es una herramienta clave, además, para mejorar la gestión de este riesgo, especialmente delicado para las compañías.

Además de estas enfermedades, están surgiendo nuevos riesgos sanitarios que deben tenerse en cuenta, los relacionados con la contaminación de las ciudades –que se asocian con un aumento de los infartos en pacientes de riesgo- o las consecuencias en la salud mental del estrés.

El director médico de International SOS advirtió de que el 70% de los viajeros de negocio tienen comportamientos de riesgo ligados al estrés, es decir, mayor consumo de alcohol, malos hábitos de alimentación… etc. Pedro Ortiz instó a las empresas a poner en marcha políticas de bienestar dentro de las empresas con el objetivo de proteger la salud de los trabajadores en todos los ámbitos, también en el de la salud mental.

Comunicar para gestionar las amenazas

Javier Mollá, regional security manager Spain & Portugal de International SOS, destacó en su intervención que las organizaciones “tienen la obligación de dar el nivel de seguridad adecuado a su personal”, ya que la seguridad es una de las necesidades básicas del ser humano, tras las fisiológicas.

Para ello, disponen de la herramienta Duty of Care. La información es fundamental para garantizar la seguridad de los profesionales desplazados. Desde la cultura del país de destino, sus costumbres, sus potenciales riesgos, el conocimiento es fundamental para prevenir cualquier tipo de incidencia.

La jornada concluyó con la intervención de Miguel Ángel Vidal, secretario general de la Asociación Española de Movilidad Internacional, quien destacó la necesidad de involucrar a los departamentos de recursos humanos en la gestión de los diferentes riesgos que afectan a los trabajadores expatriados y a sus familias. Vidal recomendó la creación de una política interna de seguridad, que “debe ser una cultura de la organización, que se genera promocionando la autoprotección del trabajador”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *