Cómo abordar el ciberacoso con nuestros hijos

Cómo abordar el ciberacoso con nuestros hijos

Con motivo del Día Internacional de Internet Seguro, celebrado el pasado 5 de febrero, MetLife, con ayuda de la doctora Bridget Green, proporciona una guía para iniciar una conversación sobre el ciberacoso.

Estas son 6 preguntas que la doctora, profesora adjunta de la Escuela de Graduados en Educación y Desarrollo Humano de la Universidad George Washington, y especialista en bullying tradicional y ciberacoso sugiere realizar para poder entablar una conversación sobre un tema tan delicado:

1. ¿Cuál es la mejor manera de iniciar la conversación sobre el acoso cibernético con mi hijo?

Las conversaciones sobre el ciberacoso pueden aparecer en cualquier momento, y con independencia de donde se produzcan, es imperativo que estas tengan lugar. Para apoyar la comunicación y el proceso de aprendizaje, es relevante expresarle a tu hijo tu propia opinión y/o visión del tema y las posibles consecuencias que tendría si él o ella participan en el ciberbuylling como un acosador.

Es importante asegurarse de que él o ella esté cómodo y haciendo preguntas sobre el acoso cibernético. Pídele a tu hijo que lo defina y si tú sientes la necesidad de añadir algo a la definición, empieza tu respuesta con la definición en la que ambos estáis de acuerdo.

Esto ayuda a comprender cómo tu hijo define y percibe el acoso cibernético y a desarrollar habilidades de empatía hacia tu hijo cuando tú le explicas que otras personas pueden decir cosas porque están tristes, frustradas o estresadas. El entrenamiento de la empatía puede evitar que tu hijo interprete y reaccione de inmediato ante algo que pensó que podría ser acoso cibernético.

2. ¿Cuáles son los lugares más comunes en los que mi hijo podría experimentar el ciberacoso?

A medida que tu hijo pasa más tiempo conectado a Internet, aumentan las posibilidades de experimentar dicho acoso. En redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter, los adolescentes pueden publicar fotos, videos y comentarios, y enviar mensajes privados y directos a sus compañeros.

Si bien estas tres plataformas aportan una identidad a un usuario, también hay aplicaciones que permiten a los usuarios ser anónimos, como la aplicación americana Yik Yak que ha llegado a España. Aun así, el ciberacoso se produce tanto en lugares públicos como en aplicaciones anónimas; por lo tanto, es importante hablar sobre el acoso cibernético con tu hijo antes de empezar a usar la tecnología.

Si bien el acoso cibernético tiene lugar en varios espacios digitales de redes sociales, juegos y aplicaciones anónimas, es importante comunicarse constantemente y reforzar el comportamiento positivo online con tu hijo. Revisa noticias sobre el acoso cibernético con tu hijo y prepáralo mejor ante el acoso en el cibereespacio. Finalmente, recuérdale que debe hablar contigo si alguna conversación le hace sentir incómodo.

3. ¿Cuáles son las señales que me indican que mi hijo está siendo acosado?

Existen signos emocionales y de comportamiento que pueden estar relacionados con el ciberacoso. Las personas que han experimentado el acoso cibernético expresaron que se sentían ansiosas, tristes y, a veces, deprimidas después de usar el móvil, el ordenador o la tableta. Es posible que notes que tu hijo está más callado de lo normal, distante o llora después de conectarse. Tu hijo también puede reaccionar cerrando repentinamente los sitios web cuando entras en la sala, y evitar así conversaciones sobre su actividad online. Las víctimas también pueden negarse a ir al colegio, negarse a usar tecnología y participar en el acoso tradicional dentro o fuera de los terrenos de la escuela.

4. ¿Qué debo hacer si mi hijo es víctima de ciberacoso?

Es importante saber cómo responder al escuchar que tu hijo es una cibervíctima y saber cómo manejar efectivamente el acoso cibernético, ya que tu reacción influirá en las conversaciones futuras que tu hijo tendrá contigo. No le confisques ni el ordenador ni el teléfono móvil, y no le digas que “simplemente apague el ordenador si las palabras le molestan”. Si desconectas a tu hijo al saber que está recibiendo mensajes acosadores, lo estás castigando por responder adecuadamente a un hecho. Para un adolescente, el hecho de desconectarse no elimina la posible exclusión social que él o ella pueda estar sintiendo. Es importante hablar sobre las emociones de tu hijo relacionadas con mensajes agresivos.

Cuando tu hijo te diga que está siendo acosado, pídele revisar juntos el contenido. Después de leerlo, refuerza la idea de que tu hijo hizo lo correcto al mostrarte el mensaje. Luego pregúntale cómo se siente después de leer los mensajes y cómo le gustaría manejar la situación. Si bien la decisión sobre cómo abordar el acoso cibernético depende de ti como padre, se recomienda que le des a tu hijo la oportunidad de opinar sobre cómo tratar el acoso. Pregunta a tu hijo si respondió o eliminó alguna de las publicaciones, y recuérdale que no responda al comportamiento agresivo online. Si el acosador cibernético acude al mismo colegio que tu hijo, comunícalo a la escuela ya que hay políticas nacionales contra el acoso escolar y además el bullying tradicional puede expandirse más allá de la escuela y el ciberespacio. Finalmente, es importante que siempre tomes capturas de pantalla del ciberacoso en caso de que se eliminen los mensajes.

5. ¿Qué debo hacer si mi hijo es un ciberacosador?

Si descubres que tu hijo está abusando de otros, es importante mantener el control de tus emociones y no reaccionar de manera agresiva. Revisa sus publicaciones o mensajes con tu hijo. Pregúntale por qué envió los mensajes y cómo se sentiría si recibiera él mismo estos mensajes. Esto desarrollará habilidades de empatía, que pueden mejorar la forma en la que tu hijo interactúa. Finalmente, se recomienda que tu hijo escriba a la cibervíctima una carta de disculpa por su comportamiento.

6. ¿Cuál es la mejor manera de escanear la actividad online de mi hijo sin sentir que me estoy entrometiendo?

Los padres deben aplicar una mentalidad de comprobación en Internet similar a las actividades del día a día. Los registros online pueden ser de difícil acceso porque un adulto no siempre puede escuchar o acceder a la comunicación online. Algunos padres realizan registros online haciendo amistad con sus hijos en las redes sociales. Si bien este es un gran primer paso, se perderá mucha comunicación a través de mensajes directos o chats privados de grupo. La comunicación constante con tu hijo puede ayudarte a protegerle de un lenguaje agresivo en Internet.

Tagged , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.