A fondo: ¿Están los ciclistas suficientemente protegidos?

Pincha aquí para ver el reportaje

En ciudad o en carretera, cada vez más españoles optan por la bicicleta como medio de transporte o para hacer deporte. 2017 se está convirtiendo, además, en uno de los más peligrosos para este colectivo, el más frágil de la carretera. En este reportaje analizamos la seguridad de los ciclistas y las ventajas de contar con un buen seguro.

Disfrutar del aire libre, desplazarse con mayor rapidez en zonas urbanas o hacer algo de deporte son solo algunas de las razones que impulsan a más de tres millones de españoles a subirse a una bicicleta de forma habitual.

Aunque no lo parezca, el ciclismo es el deporte más practicado en España. En 2015, últimos datos disponibles, según la Confederación Europea de la Industria de la Bicicleta, en España se vendieron más de 1,1 millones de bicis.

A los que cuentan con su propia bici debemos sumar aquellos que hacen uso de los servicios de bicis públicas, presentes cada vez en más ciudades españolas. Es un hecho, la bici está de moda, pero como todo medio de transporte, tiene sus riesgos. ¿Están los ciclistas españoles debidamente protegidos?

2017 puede llegar a convertirse en uno de los años más peligrosos para los amantes de las bicicletas, hasta el 15 de mayo se produjeron 18 víctimas mortales en accidentes en carretera, 3 más que en el mismo periodo de un año antes. Esto ha llevado al Ministerio de Interior y a la Dirección General de Tráfico a lanzar una batería de medidas para reforzar la seguridad vial de los ciclistas.

En ciudad, unas medidas a tener en cuenta son la utilización del casco, obligatorio para menores de 16 años, y vestir prendas reflectantes y contar con iluminación de señalización suficiente para ser vistos por conductores y peatones.

Como siempre, contar con la protección de un buen seguro puede ser necesario si la bici es tu medio de desplazamiento habitual. El sector asegurador ha desarrollado una completa oferta de coberturas para proteger tanto al ciclista como a su bicicleta.

Cada compañía es un mundo, pero las coberturas básicas que debería incluir un buen seguro de bicis son las de responsabilidad civil, asistencia en viaje y defensa jurídica.

La cobertura de responsabilidad civil cubre al ciclista de los posibles daños que pueda causar a un tercero, por ejemplo, un atropello a un peatón. La cuantía asegurada depende de la póliza. La asistencia en viaje permite al ciclista recibir ayuda en caso de sufrir un percance durante la práctica de este deporte, Con la defensa jurídica se garantiza la asistencia jurídica en caso de necesitarla.

Además, los seguros para bicicletas pueden cubrir a la propia bici en caso de robo o daños. Pero la compañía exigirá en estos casos especial cuidado de la misma al aparcarla y asegurarla con un candado o cadenas homologados.

Cada usuario de bicicletas puede adaptar su póliza a sus necesidades concretas, así como complementarla con seguro de accidentes o vida y un buen seguro médico por si necesita asistencia sanitaria. La mejor protección siempre es circular atento, respetar las normas de circulación y extremar la seguridad vial.

Tagged , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *