Generali demuestra la vinculación entre calentamiento global y enfermedades infecciosas

Recurso COP 21 ParisLa Cumbre Internacional del Clima COP 21 celebrada en París ha alcanzado este fin de semana un principio de acuerdo entre todos los países para aumentar la intensidad de la lucha contra la contaminación y el cambio climático. En estrecha colaboración con un grupo de expertos, Generali, socio oficial de COP21, ha puesto de manifiesto la relación entre clima y salud en la cumbre organizada en Le Bourget (Francia).

“Como compañía aseguradora, Generali tiene una gran preocupación por el cambio climático (ciclones, tormentas, precipitaciones, sequías, olas de calor, etc.) y su impacto tanto en nuestra compañía y en nuestros clientes como en la forma en la que deben tenerse en cuenta estos nuevos riesgos. El daño al medio ambiente seguirá creciendo, y sus impactos sobre la salud serán cada vez más significativos. Sin embargo, tenemos a nuestra disposición potentes herramientas para apoyar las políticas de atenuación y adaptación relacionadas con el cambio climático, vinculadas tanto a la orientación de nuestras políticas de gestión de activos como al impulso de un comportamiento más responsable por parte de nuestros clientes. Ésta es la razón de nuestro compromiso como colaborador oficial de COP21», explica Helene N’Diaye, directora de riesgos técnicos de Generali Francia.

2015: El año más caluroso registrado

Este programa generará una amplia visión mundial del medio ambiente y predecirá los cambios con antelación, en plazos temporales que incluyen desde unos días a varias décadas.

Los datos más recientes presentados por Vincent Peuch, director del Copernicus «Atmosphere» Service en el European Centre for Medium Term Weather Forecasting (ECMWF) durante la conferencia organizada por Generali en Le Bourget, ponen de manifiesto que: la temperatura media de los últimos 12 meses (de noviembre de 2014 a octubre de 2015) ha sido la más calurosa hasta ahora, con 0,38ºC por encima de la media anual calculada para el período 1981-2010. La temperatura mundial en octubre de 2015 ha sido 0,64ºC más alta que el promedio mensual del período 1981-2010. En un siglo, la temperatura media global ha aumentado aproximadamente 1º C. Por esto, 2015 será probablemente el año más caluroso registrado desde la era preindustrial.

¿Qué impacto tiene en las enfermedades infecciosas?

Según Robert Barouki, miembro de Inserm y profesor de la Universidad Descartes de París, “el cambio climático global provoca un aumento en la frecuencia y la dureza de los fenómenos meteorológicos extremos (como lluvias torrenciales, sequías y olas de calor), que provocan la aparición de dos tipos de enfermedades infecciosas”. Por un lado, enfermedades bacterianas que se transmiten a través del agua, como el cólera, o parásitos que provocan esquistosomiasis o Fasciola (enfermedad crónica provocada por lombrices intestinales) o incluso protozoos, como la amebiasis. Las inundaciones hacen que aumente su proliferación y contagio, así como la temperatura del agua.

También aumenta la incidencia de enfermedades infecciosas o transmitidas por vectores, como el chikunguña, el dengue, la malaria, la enfermedad de Lyme (transmitida por las garrapatas), etc.

¿Hay alguna prueba de que estas enfermedades ya se estén extendiendo, debido al cambio climático, en zonas que hasta ahora no estaban afectadas? “Sí, nuestro clima tiene una gran influencia en la malaria (o el paludismo), por ejemplo. La OMS estima que la enfermedad está matando a unas 800.000 personas cada año en África. En África podemos observar la proliferación de los mosquitos que transmiten la enfermedad (anófeles) en zonas de más altitud (en el este o el sur de África).

También hemos visto un avance espectacular del dengue. En cincuenta años, el número de casos se ha multiplicado por 30, según la OMS. Durante un largo período de tiempo el dengue se encontraba solo en el sur-este de Asia, y ahora se ha extendido hacia el océano Índico, el sur del Pacífico, las Antillas y Latinoamérica. Entre las causas, vemos que la propagación del mosquito Aedes es otra consecuencia del cambio climático.

¿En Europa, en Francia, por ejemplo, se han observado casos de este tipo?

El mosquito tigre ha llegado a zonas del sur de Europa (Italia y el sur de Francia, también a España) y ello requiere vigilancia y sensibilización de la población. En Italia, en 2007 hubo una miniepidemia de dengue y chikunguña, mientras que también se registraron casos endógenos en el sur de Francia. También hubo un importante episodio de chikunguña en La Reunión (2005) y en las Antillas francesas (2013/2014).

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.