IMF Business School organiza una mesa redonda para analizar los retos del sistema público de pensiones

El encuentro se celebró con el título La pirámide de población en España: una inversión de riesgo

IMF mesa redonda pensiones nov 16Para hablar sobre los retos a los que se enfrenta al sistema de pensiones español y las posibles soluciones a esta cuestión, IMF Business School organizó recientemente la mesa redonda La pirámide de población en España: una inversión de riesgo. Una mesa en la que participaron Valeriano Gómez, exministro de Trabajo; Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco;  Julio Pérez Díaz, investigador del CSIC -Instituto Geografía, Economía y Demografía- y Lorenzo Dávila, director del departamento de investigación de la Escuela de Negocios.

En 2002 la población entre 16 y 24 años era similar a la de entre 45 y 54 años; trece años después hay tres millones de personas más en el segundo grupo y el INE estima que en 2066 uno de cada tres españoles tendrá más de 64 años. En esta situación el tema del envejecimiento de la población y cómo afecta a las pensiones esté de actualidad. El gasto público actual en pensiones representa ya el 10% del PIB y está previsto que en 2050 se destine un 40% más si todo sigue como hasta ahora.

“Se trata de un tema para el que se necesitan soluciones y no sólo por el lado de las pensiones, sino que abarca muchos más aspectos. El Pacto de Toledo tiene un reto por delante muy importante, y muchos ya nos preguntamos si hay que cambiar el sistema”. Así se expresó Carlos Martínez, director general de IMF Business School, al presentar la mesa.

Para Lorenzo Dávila está claro que algo tiene que cambiar. “El déficit actual de la Seguridad Social es de 18.000 millones de euros y las previsiones apuntan a que la hucha de las pensiones se va a acabar el próximo año. Con los actuales niveles de cotización,  se estima que de aquí a 2018 se necesitarían crear 2,2 millones de puestos de trabajo para mantener el actual sistema de pensiones. A ello habría que añadir 500.000  más hasta al final de la legislatura y un millón más en la siguiente”. Algo difícil de conseguir para un país que siempre ha tenido problemas de desempleo, como afirmó el investigador del CSIC Julio Pérez Díaz.

Para evitar que la hucha de las pensiones se quede vacía a corto plazo, Valeriano Gómez propone tres medidas: “aumentar los ingresos acabando con el tope de la base de cotización máxima, que se calcula podrían suponer unos 8.000 millones de euros anuales; otros 3.000 millones se podrían conseguir de podar las tarifas planas y el resto de estímulos que son costosos; y subir el salario mínimo. Una subida del 5% en el salario mínimo interprofesional generaría ingresos por valor de 200 millones al año a la Seguridad Social. Y aun así faltaría”.

Eso en cuanto al corto plazo. Al largo Ángel Martínez-Aldama opina que es necesario hacer más cambios en el sistema: “Algunos países han establecido una serie de reformas para resolver el problema del envejecimiento de la población, pero España no ha resuelto qué sistema de pensiones quiere. En otros países de nuestro entorno, como Holanda o Reino Unido, han adoptado modelos que establecen un sistema mixto, que es donde creo que deberíamos ir, donde podríamos mantener el sistema público de reparto que tenemos actualmente y combinarlo con un sistema de capitalización. Así, el sistema descansaría sobre dos patas en vez de sólo en una y podría hacer frente a los retos demográficos mucho mejor. La tasa de sustitución de la media de los países de la OCDE es del 40%, mientras que en España este porcentaje alcanza el 73% una de las tasas más altas de Europa. Tenemos que ir convergiendo en la media de los países de la OCDE e ir rebajándola, y está podría ser una buena forma de hacerlo”.

Según Martínez-Aldama, “tenemos un problema demográfico. No debemos fiarlo todo al aumento de la productividad,  debemos fomentar la natalidad”. Una medida con la que Julio Pérez Díaz no se ha mostrado de acuerdo. “Me parece un poco anticuado creer que la natalidad va a solucionar los problemas laborales o de pensiones que tenemos. También hay que tomar decisiones en políticas de inmigración y tener en cuenta cómo va a influir el aumento progresivo de la productividad en el mercado laboral y cómo va evolucionar la creación de empleo en la cuarta revolución industrial que estamos ya viviendo”. Cuestiones todas ellas muy importantes, si se tiene en cuenta que, según un reciente estudio de la Universidad de Cambridge, de aquí a 2050 la mitad de los trabajos que actualmente conocemos habrán desaparecido.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *