La digitalización también revolucionará el futuro de las pensiones

Descubre más contenidos interesantes en la edición de diciembre de elEconomistaSeguros

Más de veinte años después de la constitución del Pacto de Toledo muchos expertos en pensiones y antiguos miembros de la comisión parlamentaria creen que no se ha avanzado nada en la búsqueda de una reforma que, por fin, garantice la suficiencia, la sostenibilidad y las coberturas del sistema público de pensiones en un futuro marcado por la longevidad y la revolución digital.

Un texto de Virginia M. Zamarreño

Para descubrir lo que nos deparará el futuro en muchas ocasiones es necesario echar la vista atrás para conocer el pasado. Ahora que la Constitución Española acaba de cumplir 40 años no está de más recordar que el otro gran pacto de Estado que consensuó la política española tras la Transición, el acuerdo del Pacto de Toledo para consolidar y garantizar las pensiones públicas, ha cumplido 23 años y, para muchos expertos, nos encontramos ahora en el mismo punto de partida.

El balance es agridulce si en casi un cuarto de siglo los dirigentes políticos no han sido capaces de ponerse de acuerdo en las reformas necesarias para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la Seguridad Social. Así opinan el doctor en Economía y experto en pensiones José Antonio Herce y Jon Zabalia, exdiputado del Pacto de Toledo del PNV. Zabalia, durante su intervención en la XXX Jornada de Vida, Pensiones y Previsión Social Complementaria organizada por la Fundación AXA, recordó que en el origen de la Comisión “queríamos ponernos de acuerdo para que la reforma del sistema saliera de la confrontación política”, algo que no se consiguió y sigue sin conseguirse. Zabalia considera que “el Pacto de Toledo fue un instrumento válido”; sin embargo, señala que, “si las recomendaciones que hicimos se hubieran llevado a cabo hoy estaríamos en otra situación. Pero es muy similar a la teníamos hace 27 años”.

A este contexto se suma, además, el descontento de un colectivo que cada vez tiene más peso en la sociedad española, compuesto por cerca de nueve millones de personas. Una fuerza que los partidos políticos, de nuevo, no quieren pasar por alto; por lo que las pensiones seguirán siendo, previsiblemente, un arma arrojadiza en las próximas citas con las urnas.

Los tres principales problemas que enturbian el futuro de las pensiones públicas son su suficiencia, su sostenibilidad y su cobertura. Dos de ellos están directamente ligados a la longevidad cada vez mayor de la población española. Esta es una buena y una mala noticia a la vez, según ha expresado en numerosas ocasiones José Antonio Herce…

Continúa leyendo en elEconomistaSeguros

Tagged , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.