Los conductores jóvenes pagan 600 euros más de media que el resto por sus pólizas de auto

De acuerdo con el último informe publicado por Kelisto.es

Los conductores de entre 18 y 25 años pagaron el año pasado una media de 1.212 euros por su seguro de coche, un 77% más que los asegurados del siguiente tramo de edad, de entre 26 y 35 años, y un 115% más que los conductores de entre 36 y 50 años.

Estos datos se desprenden del estudio de Kelisto.es, web que ha analizado los precios medios del seguro de coche en 2016 para diferentes perfiles de conductor. Los datos se han obtenido a través de todas las tarificaciones realizadas en Kelisto.es entre enero y diciembre de 2016 y los resultados han sido ponderados por tramo de edad y modalidad de seguro.

Según el estudio, la mayor diferencia en el precio medio del seguro de coche se observa con respecto a los conductores de más de 50 años, que en 2016 pagaron de media 561 euros por su seguro, 651 menos (-116%) que los más jóvenes.

Los asegurados de entre 36 y 50 años asumieron una prima media de 564 euros, 648 menos que los jóvenes (-115%) y los de entre 26 y 35 pagaron por sus seguros una media de 682 euros, un 77% menos que los menores de 25 años.

Esto quiere decir que los conductores de menor edad pagaron en 2016 una media de 609 euros anuales más por sus seguros de coche.

El seguro a todo riesgo es la modalidad que registra mayor desigualdad. En este caso, un conductor de entre 18 y 25 años paga un 132% más que uno de entre 36 y 50 años.

El precio medio de este seguro para los más jóvenes es de 2.765 euros, mientras que los conductores entre 26 y 35 pagan 1.495 euros de media, los de 36 a 50 años 1.190 euros y los más veteranos 1.193 euros.

El seguro a terceros básico para un joven conductor cuesta una media de 663 euros, un 66% más que para un conductor de entre 26 y 35 años, que paga de media 398 euros por el mismo seguro, y un 95% más que un asegurado de entre 36 y 50 años (339 euros de prima media).

El seguro a terceros ampliado es el que presenta menos diferencias para los jóvenes conductores, que en 2016, pagaron por esta modalidad de seguro una media de 700 euros. Esta cantidad supone tan sólo un 1,2% más que los de 26 a 35 años y un 21,8% más que los del siguiente tramo de edad, cuya prima media alcanza los 578 euros.

Según Celia Durán, responsable de contenidos de Seguros de Kelisto.es, “los conductores más jóvenes y con menos experiencia al volante son penalizados con primas más elevadas debido a que, estadísticamente, son un colectivo de riesgo”. Como revela el estudio, las diferencias en el precio del seguro de coche pueden ser de más de 600 euros de media y de 1.575 euros en el caso de las pólizas a todo riesgo, las más desiguales. Esto provoca que los asegurados de menor edad paguen más aunque sean buenos conductores.

Durán indica que a causa de esta situación “cada vez son más las aseguradoras que ofrecen productos específicos para este colectivo centrados en el pago por uso, con el fin de no castigar a aquellos jóvenes que son conductores responsables y gozan de un buen historial de siniestralidad”.

La web ofrece una serie de consejos para ahorrar a la hora de asegurar a los jóvenes conductores. Son éstos:

La diferencia de precio entre los productos de las distintas compañías del mercado puede ser elevada, por lo que es importante no quedarse con la primera opción y comparar las ofertas de varias aseguradoras. No siempre hay que decantarse por la más barata, ya que una pequeña diferencia de precio puede estar justificada si el seguro dispone de coberturas más amplias.

Se recomienda adaptar el vehículo al perfil del conductor. Para un conductor novel, un coche de menor cilindrada e incluso de segunda mano permitirán pagar menos por el seguro.

La prima varía sustancialmente dependiendo de la modalidad que contratemos. Aunque el seguro a terceros o terceros ampliado presenta un precio asumible, la prima a todo riesgo alcanza en algunos productos un coste prohibitivo para un conductor joven y novel. La mayor parte de los siniestros en los que se ven envueltos los jóvenes son leves, por lo que si se trata de un vehículo de segunda mano y antiguo quizá convenga optar por soluciones de aseguramiento más básicas.

Si el vehículo es nuevo y se quiere contratar un seguro a todo riesgo, una opción interesante para ahorrar es contratar una franquicia. De este modo el asegurado se compromete a pagar parte de la reparación en caso de siniestro, pero la prima será mucho menor.

Si el conductor tiene entre 18 y 25 años, aunque la prima sea alta, no siempre es recomendable incluir a un familiar con experiencia al volante como conductor principal. Si se ve involucrado en un accidente, la aseguradora podría interpretar el engaño como mala fe y, como consecuencia, suprimir el efecto del seguro. En ese caso el conductor se deberá hacer cargo de todos los gastos e indemnizaciones que se deriven del siniestro.

Por lo general, los jóvenes asumen una prima más elevada al ser considerados por las compañías como un perfil de riesgo. Por ello, los que son buenos conductores pueden optar por los llamados seguros de pago por uso, que calculan la prima en función de los hábitos de conducción del tomador. Si se trata de un conductor que utiliza poco el coche es posible encontrar ahorros en estos seguros, pero si se exceden los kilómetros estipulados, se conduce de noche o por vías poco seguras estos productos no resultan tan atractivos.

Tagged , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *