Los jubilados rompen con el estereotipo de persona mayor

El 71% de las personas jubiladas se siente joven, con ganas de aprender cosas nuevas y realizar actividades

El 71% de las personas que hoy están jubiladas se siente joven, con ganas de aprender cosas nuevas y de realizar todo tipo de actividades. Los datos se desprenden del barómetro Retrato de un jubilado en España, elaborado por VidaCaixa en colaboración con la Obra Social la Caixa.

El informe, que realiza un análisis socioeconómico de las personas que hoy tienen entre 65 y 77 años y han dejado de trabajar, fue presentado en EspacioCaixa Madrid por Tomás Muniesa, vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de VidaCaixa; Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria laCaixa; y Enric Fernández, director corporativo de planificación estratégica y estudios de CaixaBank.

El 84% de los jubilados se siente libre para dedicarse a aquello que más le interesa. Con una media de 70 años, el 91% valora poder hacerlo con buen estado de salud y forma física. Por ello, se siguen cuidando. El 84% practica ejercicio físico de forma habitual. Caminar es la actividad más frecuente (85%), seguida de la natación (23%), la gimnasia (20%), el ciclismo (11%) y bailar  (10%).

Pasar tiempo con los seres queridos se encuentra entre sus principales prioridades. El 70% asegura que pasa la mayor parte de su tiempo con familiares. El resto del día lo dedican a otras muchas actividades: leer (el 94% lo hace), escuchar música (91%), salir con amigos y familiares para disfrutar de una comida o una cena fuera de casa (91%), dedicarse a sus hobbies (78%), asistir a museos o exposiciones (74%), a conciertos (57%) o cuidar de sus nietos u otros familiares a su cargo (60%).

Disponer de tiempo libre convierte la jubilación en el momento perfecto para aprender cosas nuevas. El 34% asiste a actividades formativas. De ellos, un 44% decide realizar cursos vinculados a sus hobbies, un 24% desea estar al día en nuevas tecnologías y un 22% estudia idiomas.

Asistir a centros de ocio para personas jubiladas es una actividad común para el 28%. Además, disfrutan ayudando a otros. Durante el retiro un 26% decide convertirse en voluntario. Quienes toman esta decisión suelen participar en más de un programa: habitualmente se dedican a apoyar a personas en riesgo de exclusión social y a personas mayores.

El 44% de quienes hoy están jubilados se retiró de forma ordinaria, justo al cumplir 65 años, mientras que un 50% se jubiló de forma anticipada. El 39% se jubiló entre los 60 y los 64 años y el 11% antes de los 60. En la mitad de los casos de jubilación anticipada el motivo fue la salud o la propia empresa. Solo un 6% se jubiló con 66 años o más.

Aunque la mayoría sabía, antes de jubilarse, que se aplica una penalización en forma de coeficiente reductor a la cuantía de la pensión en los casos de jubilación anticipada, el 44% desconoce que existen bonificaciones por retrasar la edad de jubilación. El 73% asegura que sabía exactamente lo que cobraría antes de jubilarse.

En la última reforma de las pensiones se introdujo el retraso en la edad de jubilación (67 años en lugar de 65) y la exigencia de más años cotizados para cobrar la totalidad de la pensión (37 años en lugar de 35). La implantación de esta medida, se viene aplicando de forma progresiva desde su entrada en vigor en 2013. Este año la edad de jubilación ordinaria está establecida en 65 años para quienes hayan cotizado 36 años y tres meses o más, y en 65 años y 5 meses para quienes hayan cotizado menos.

Según los datos de la Seguridad Social, la edad media de jubilación en base a los datos recabados en lo que va de año se sitúa en los 64 años. De esta manera, los datos reflejan que se ha retrasado en relación a quienes se jubilaron hace ocho años, pero continúa estando por debajo de la edad ordinaria.

La media de ingresos por hogar de los encuestados se sitúa en los 1.758 €. Un 45% vive en un hogar con unos ingresos mensuales de entre 1.000 y 2.000 euros.  Un 32% se sitúa en el tramo superior de la escala, percibiendo más de 2.000 al mes. En el extremo opuesto, un 18% dispone de 1.000 o menos. En el 50% de los casos solo una persona en el hogar es quien aporta la totalidad de esos ingresos. El 42% de las veces son dos las personas que aportan.

La fuente de ingresos principal es, en el 99% de los casos, la pensión pública. El 39% percibe, además, otros ingresos. El producto financiero por excelencia que les ha permitido generar ahorro son los planes de pensiones (58%). Le siguen, por este orden, las cuentas de ahorro (46%), las acciones, bonos y obligaciones (29%), los fondos de inversión (22%), los depósitos (19%) y los seguros de ahorro (11%).

Hasta un 12% cobra más de una pensión. Tras la prestación por jubilación, la de viudedad es la más habitual. La percibe un 10% de las personas que hoy están jubiladas. Además, un 7% tiene derecho a una pensión por incapacidad y un 3% a una de otro país.

Entre los ingresos de origen privado, el propio ahorro es la fuente más habitual. El 27% dispone ahora de sus ahorros, el 15% recibe ingresos mensuales de bienes inmuebles (rentas de alquileres) y el 7% ha recibido alguna herencia. Solo un 5% dispone de ahorro generado a través de un plan con la empresa pero hasta un 30% combina el plan colectivo con uno individual.

Al jubilarse, el 37% decidió rescatarlo todo de una vez. En cambio, un 54% cobra hoy el ahorro mediante una renta periódica. Concretamente un 38% a través de una renta financiera (hasta que se agota el capital) y un 16% mediante una renta vitalicia (renta asegurada). Un 6% optó por una versión mixta, combinando el rescate de una parte de los ahorros en forma de capital y el resto de forma periódica.

El 65% de los jubilados en España se ha adaptado sin problemas a esta etapa vital. Consideran que su jubilación es exactamente como la habían imaginado. Sin embargo, un 35% opina lo contrario: adaptarse ha sido mucho más complejo de lo que esperaban.

Preguntados sobre qué es lo mejor y lo peor, el tema económico ocupa un lugar central. La tasa de sustitución (el porcentaje de ingresos en la jubilación respecto a los ingresos que se tenían como trabajador en activo) se sitúa actualmente en torno al 80%, haciendo que el retiro represente una importante pérdida repentina de ingresos.

Por este motivo, disponer de ahorro privado para generar un complemento a la pensión pública es importante para ellos. Cuatro de cada diez aseguran haber ahorrado lo suficiente como para no preocuparse hoy por el dinero. Asimismo, un 31% cree que no ahorró suficiente y piensa ahora que debería haberlo hecho. Concretamente, un 31% de los jubilados se encuentra en esta situación.

El hecho de ajustarse a un presupuesto reducido es una de las peores cosas para el 59%. A pesar de que exista una planificación de ingresos y gastos previstos, el 32% gasta más de lo que esperaba.

En el plano social, el 67% asegura que aprovecha al máximo su tiempo libre. Sin embargo, un 21% echa en falta la rutina y un 22% siente haber perdido reconocimiento social.

“Los datos de este informe nos demuestran que la generación de personas que hoy están jubiladas vive su retiro con tranquilidad y plenitud gracias a una buena planificación”, concluye Tomás Muniesa. “Por este motivo nos centramos en proporcionar las herramientas y el asesoramiento adecuados para que las próximas generaciones, que se enfrentan a importantes cambios económicos y demográficos, puedan vivir esta etapa con el mismo bienestar que hoy”, añade el directivo.

“El jubilado medio en España tiene poco o nada que ver con aquel de los orígenes de la Caixa”hace más de cien años, cuando iniciamos nuestro compromiso con las personas mayores”, explica Jaume Giró. Éste afirma que “a lo largo de las décadas, escuchando su valioso testimonio, hemos conocido a fondo su realidad y nos hemos ido adaptando a sus necesidades. En este sentido, una de nuestras prioridades es el fomento del envejecimiento activo y participativo que hoy vemos retratado en este estudio”.

Calcular bien la pensión pública antes de jubilarse y empezar a ahorrar cuanto antes son los dos principales consejos financieros que más del 70% de los jubilados darían a quienes se acercan al retiro. Entre los dos, recomendados en un 78% y un 74% de los casos respectivamente, iniciarse pronto en el hábito de ahorrar sería el consejo más importante. Cuanto más tiempo se da al ahorro para crecer y más constantes sean las aportaciones, menor es el esfuerzo necesario para alcanzar el objetivo.

Además, creen que es de utilidad estimar los costes que se tendrán en esta etapa (62%), planificar con ayuda de un asesor el ahorro que será necesario (56%) o empezar a vivir con un presupuesto menor antes de jubilarse (49%). El consejo que menos veces darían -solo lo hace un 36%- es posponer al máximo la edad de jubilación para ahorrar más.

En cuanto a calidad de vida, la salud vuelve a ser lo primero. El consejo que un 86% de los jubilados darían es cuidarse, llevar una buena alimentación y mantener un buen estado de salud. Para disfrutar de un tiempo libre de calidad, el 69% recomienda desarrollar nuevos intereses y hobbies antes de la jubilación. Solo un 32% descubre nuevas aficiones durante esta etapa.

A pesar de no ser nativos digitales, la generación de jubilados rompe con el estereotipo de persona desconectada del mundo online. De media, poseen tres  dispositivos electrónicos: tres de cada cuatro tienen un ordenador, el 70% tiene smartphone y el 45% tiene una tablet. Incluso tienen hobbies relacionados con la tecnología: un 7% tiene una videoconsola y un 4% una cámara deportiva.

También están estrechamente vinculados a las redes sociales. Facebook es su red social favorita. Un 46% afirma usarla y, de ellos, el 65% la usa como mínimo una vez al día o incluso varias veces en un solo día. YouTube es la segunda red social más utilizada. El 43% la usa y el 76% de quienes lo hacen entra una vez a la semana como mínimo. Además, están al día de las aplicaciones móviles más utilizadas: el 70% tiene WhatsApp en su teléfono y el 20% habla a través de Skype.

El nivel de uso de las nuevas tecnologías se refleja también en el control de sus finanzas. El canal digital, web o aplicación móvil es el segundo más utilizado para el seguimiento de sus productos financieros, después de la oficina. El 32% lo utiliza. El canal presencial, la oficina, es el favorito en las fases de asesoramiento y contratación de productos, a mucha distancia del resto de opciones.

Tagged , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *