¿Pueden coexistir en la carretera conductores y ciclistas?

Descubre más contenidos interesantes en la edición de mayo de elEconomistaSeguros

Durante las últimas semanas estamos asistiendo a un episodio de seguridad vial bastante importante, y al que parece que no se está dando la repercusión adecuada, ni tomando soluciones de cara al futuro. Este mes nos gustaría hablar de los ciclistas y las muertes en carretera de los mismos.

Un texto de Antonio Fajardo

Prácticamente todas las semanas se pueden leer pequeñas reseñas en medios locales donde se habla de la muerte de algún ciclista por atropello. En la mayoría de los casos son personas desconocidas. Aficionados al ciclismo que pasan a engrosar una lista y poco más.

Otras veces la noticia se hace mayor debido a la popularidad de la persona fallecida, pero desgraciadamente todo queda en agua de borrajas. La Dirección General de Tráfico (DGT) sigue sin atacar el problema, salvo proponer que en las vías donde más ciclistas hay se rebaje la velocidad de circulación (algo que puede ayudar a evitar accidentes, pero que no es la única causa por la que ocurren). Además, en este caso tenemos dos colectivos fuertemente polarizados.

Los conductores, por su parte, no quieren entender a los ciclistas ni algunas de sus maniobras y actitudes. Y los ciclistas no aprueban las acciones de superioridad y poco civismo (e inseguridad) de los conductores. El problema es, que para poder resolver o mejorar la coexistencia de ambos colectivos, todos van a tener que ceder en parte de sus posturas.

Ya hemos hablado en el pasado de las distintas formas que tienen algunos países para evaluar a sus futuros conductores. En algunos países hay que hacer pruebas en nieve, en otros hay varios exámenes prácticos, etc. Desgraciadamente, el civismo es una parte importante de la conducción que no depende tanto de las normas como de la cultura generalizada.

Al final, el que no es cívico ni respetuoso con el coche no lo es cuando se sube a una bicicleta, no por el medio de transporte que usa, sino por su propia actitud. Por eso una gran parte del problema se podrá solucionar cuando nuestra manera de tratar a los demás cambie a mejor.

Pero hay otra parte que hay que regular sí o sí. No se puede seguir como hasta ahora, porque cada día hay más ciclistas (afortunadamente) y hay que regularlo de alguna manera.

Es cierto que el código de circulación ya incluye normativa aplicable a las bicicletas, pero para montar en bicicleta no se necesita ningún permiso administrativo. Esto hace que haya gente que monte en bicicleta sin conocer sus derechos y sus responsabilidades.

Por la parte de los conductores se da por supuesto, pero dudo que sea el caso. Con esto no quiero decir que haga falta un permiso administrativo para montar en bicicleta, pero sí hace falta cuidar otros aspectos si lo que queremos es compartir espacio con el resto de vehículos.

Experiencias de otros países

En otros países todas las bicicletas están registradas o matriculadas, como el resto de vehículos. A mí me ha llamado la policía en Japón por dejar la bicicleta aparcada en casa de un amigo. El portero no la reconocía, dio el número a la policía y me llamaron para preguntar, nada más.

Tener un registro de las bicicletas ayudaría también con el robo de las mismas (hasta cierto punto claro), a poder controlar y multar más fácilmente cuando se incumplan las normas y en generalizar la idea de que la bicicleta es un medio de transporte más, y que como tal, merece el mismo respeto (y similares obligaciones).

Con esto no pretendo que las bicicletas paguen impuesto de circulación anual ni nada. Lo bueno del aumento de gente que monta en bicicleta (sea ya la propia o las de alquiler) es la reducción de tráfico, con la consiguiente mejora de la calidad del aire que conlleva, y una vida más sana para el que hace ejercicio, ahorrando a la sanidad pública posibles problemas de salud derivados del sedentarismo.

¡Continúa leyendo en elEconomistaSeguros!

Tagged , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *