Seguros integrales para el sector vitivinícola

sector vitivinícola

Willis Towers Watson recomienda la contratación de coberturas integrales en el sector vitivinícola. Alteraciones del vino, pérdida de la producción o destrucción total o parcial de las instalaciones son los riesgos más importantes a los que se enfrentan los bodegueros

Como uno de los principales motores de la economía española, resulta fundamental proteger la uva y la producción del vino frente a los riesgos potenciales a los que se enfrenta el sector vitivinícola. Coberturas específicas, integrales e innovadoras para la industria que se han presentado en una jornada organizada por Willis Towers Watson, en colaboración con la Cámara de Comercio de Valladolid, titulada “Top wine. Nuevos seguros para nuevos tiempos” y a la que asistieron muchas de las bodegas emblemáticas de la zona.

El sector vitivinícola español es el primer exportador mundial de vino con 21,8 millones de hectolitros y uno de los tres principales productores con una elaboración media de 42 millones de hectolitros al año. Un mercado de éxito que se enfrenta a diario a riesgos que abarcan desde las alteraciones y la contaminación del vino, los defectos del corcho, la pérdida de la producción como consecuencia de una plaga o la destrucción, total o parcial, de las instalaciones bodegueras.

En consecuencia, según ha explicado Emilio Fernández- Galiano, director de nuevo negocio de Willis Towers Watson, “la anticipación, a través de un conocimiento exhaustivo de las amenazas a las que se enfrentan los bodegueros, permite a los profesionales del sector prepararse y asegurarse frente al peor escenario de todos, a través de la contratación de coberturas integrales especialmente diseñadas a tal efecto y totalmente novedosas en el mercado”.

Ahora bien, ¿qué ocurre con esos riesgos que se escapan completamente del control de los bodegueros como el clima de una región? “Según la fase del proceso de desarrollo de la uva en el que nos encontremos, la falta de lluvia o el exceso de precipitaciones, pueden dañar gravemente la cosecha y, en consecuencia, la producción final del vino, tanto a nivel cuantitativo –número de botellas-, como cualitativo –calidad del producto final-“, ha señalado Rafael Montoya, alternative risk transfer / parametric & non standard solutions de Willis Towers Watson.

Por todo ello, “es tan importante que las pólizas contratadas por los profesionales vitivinícolas recojan el total de las amenazas a las que se enfrentan en su sector, y ello debe incluir los riesgos paramétricos específicos de su industria”, ha concluido Montoya.

Tagged , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *