Tribuna de dirección: Isidoro García Corcés, responsable de Negocio del área de seguros de SAS

Una esperanza llamada Internet de las cosas (IoT)

SAS Isidoro Garca Corcs-Sales Manager-Insurance feb 16La industria aseguradora se transforma. Márgenes pequeños, mejores coberturas, demanda exigente y precios reducidos y, además, la profesionalización del fraude. ¿Cómo puede manejar esta situación el sector asegurador? Todo ello exige una permanente innovación en todas las áreas de negocio y, sobre todo, aprovechar la información que nos dan los consumidores a través de la digitalización de sus comportamientos; es Analytics of Things.

Las grandes empresas del sector han empezado a invertir para adaptar sus estructuras a esta nueva realidad. La información que las aseguradoras son capaces de captar se ha multiplicado exponencialmente y la irrupción de la analítica avanzada para analizarla ha implicado un aumento exponencial en el número de parámetros que se contemplan para, por ejemplo, definir la prima de cada cliente. La capacidad de digitalizar los espacios físicos ha transformado por completo el sector, que ha interiorizado cómo la capacidad de captar y analizar dicha información en tiempo real ofrece oportunidades sin precedentes.

En el caso del seguro de autos, principal fuente de ingresos para el mercado asegurador nacional, la importancia de conocer al conductor será mayor a partir de enero de 2016, con la entrada en vigor el nuevo baremo de indemnizaciones por accidente, que multiplicará considerablemente las compensaciones en caso de incidencia de tráfico. Esto se traduce en la necesidad de captar y analizar información que hoy consideramos superflua y centrar esfuerzos en conocer mejor a los clientes y reducir la exposición de la entidad.

La llegada de la telemática (tecnologías de la comunicación aplicadas a la informática) y la tecnología M2M a la industria aseguradora implicará un antes y un después para el seguro del automóvil. La telemática permite conocer el estado de cualquier elemento electrónico, gracias a pequeños dispositivos que alertan del rendimiento. Mediante el análisis en tiempo real de estos datos se puede anticipar y evitar el problema. No es una cuestión de simplificar procesos, el objetivo es multiplicar la seguridad del cliente y reducir la incertidumbre de la compañía, sin caer en el intrusismo que puede suponer extraer información inmediata de cada acción del conductor.

En Estados Unidos, varias aseguradoras han firmado acuerdos con fabricantes para controlar de forma remota los dispositivos y, de esa forma, agilizar la transmisión de datos. Un ejemplo sería la conexión de una caja negra, similar a la de los aviones, que ayude a conocer mejor a los conductores y permita adaptar la oferta al uso real.

La elevada adopción por parte de los consumidores de todo tipo de dispositivos móviles ha tejido una red de comunicación entre todos de forma que controlar nuestro comportamiento en todos los ámbitos de nuestra vida sea mucho más sencillo y eficaz.

Esta es la disyuntiva actual del sector asegurador, transformarse para integrar las oportunidades que ofrece la digitalización en su visión y acción de negocio. Un proyecto que puede reimpulsar una industria con unos márgenes cada vez más estrechos y que necesita impulsar su rentabilidad.

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *