Viajar en sentido contrario a la marcha reduce la posibilidad de lesiones graves en los niños hasta en un 95%

Fundación Mapfre realiza un informe sobre seguridad infantil en el automóvil en España y Latinoamérica

rECURSO SEGURIDAD VIAL COCHE SILLA INFANTIL OCT 16Fundación Mapfre ha realizado un informe sobre seguridad infantil en el automóvil en España y Latinoamérica. El objetivo del trabajo, elaborado por expertos en seguridad vial de dicha entidad, fue analizar los errores más peligrosos y frecuentes que los padres cometen a la hora de viajar con sus hijos -como no utilizar el cinturón de seguridad o llevarlo con holgura- y dar a conocer las regiones del cuerpo más perjudicadas por lesiones críticas que se producen cuando no se utilizan los SRI adecuados.

El informe resalta el peligro de las imprudencias al volante: “Si un bebé de seis meses viaja en el regazo de un adulto sería automáticamente despedido hacia delante en caso de accidente y se vería aplastado gravemente por la persona que lo lleva encima. Si lo hiciera un niño de seis años, sentado en el asiento trasero pero sin cojín elevador, su cinturón de seguridad se desplazaría de tal forma que podría provocarle lesiones graves en el cuello, y el cuerpo acabaría deslizándose por debajo del mismo, con consecuencias fatales”. Según Fundación Mapfre, con el uso de un sistema de retención infantil (SRI) homologado y adecuado al peso del menor esto no ocurriría, ya que el cinturón de seguridad actuaría adecuadamente y frenaría el desplazamiento del niño, minimizando el riesgo de sufrir una lesión.

La fundación ha llevado a cabo numerosos ensayos de choque (crash test) en los que pone a prueba la utilización de diferentes sistemas de retención infantil en situaciones correctas e incorrectas, así como en las que se utilizan sistemas no homologados y obsoletos y en los que directamente no se utiliza ninguna sillita infantil.

“Los niños que utilizan un SRI adecuado a su peso, estatura y edad y aquellos que viajan en la parte trasera del vehículo y en sentido contrario a la marcha lo hacen de forma mucho más segura y están expuestos a un riesgo mucho menor de perder la vida o resultar heridos que los que no llevan sujeción. Los más pequeños deberían viajar mirando hacia atrás no solo hasta que cumplen uno o dos años, sino hasta los tres o incluso los cuatro años”. Es la opinión de Jesús Monclús, director de seguridad vial de Fundación Mapfre, quien destacó en la presentación del proyecto que la propuesta de Objetivo Cero – que pretende alcanzar cero víctimas dentro de las ciudades antes de 2030 y en las carreteras antes de 2050- parte de la base de que prácticamente todas las lesiones graves o mortales son evitables.

Monclús también apunta a que es preciso comenzar a establecer objetivos conjuntos y planes de acción asociados para reducir ambos tipos de lesiones. “Hay que hacer más, hacerlo de modo distinto, destinar más recursos y mejorar la eficiencia en las actuaciones”. El director de seguridad vial hace además referencia a los últimos números sobre siniestralidad vial, 25 víctimas mortales menores de 14 años en 2015, “un dato mejor que el de otros años pero inaceptable”.

Por su parte, la directora de proyectos de Fundación Mapfre, la Infanta Elena, que también participó en la presentación, hizo hincapié en que “los padres somos los principales responsables de la seguridad de nuestros hijos en el automóvil”, y se refirió a los medios de comunicación como los  “protagonistas” en la labor de fomentar la concienciación, y el cambio hacia comportamientos más seguros.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *