Destacamos: ¿Le ha tocado la lotería? Guía para elegir coche de lujo

Lea este reportaje y otros contenidos interesantes en la revista Seguros elEconomista

REVISTA ENERO 16 PORTADA¿Y si nos toca el Gordo? Este es un pequeño repaso a los vehículos que podrían comprar si les ha tocado la lotería esta Navidad y aún no sabe qué hacer con el dinero. Un nuevo año ha comenzado, y como siempre, todos lo hacemos con ilusión. Además de esta ilusión algunos afortunados lo empiezan con los bolsillos llenos gracias a sorteos como el Gordo de Navidad o el Niño, lo que nos lleva (ya sea porque hemos ganado el premio o tengamos imaginación) a pensar, ¿qué coche me compro con tanto dinero?

Vaya por delante que los premios de los sorteos navideños no son tan espectaculares como los del Euromillón, donde si te tocan cien millones de euros podrías obviar todo este artículo y comprarte lo que te diera la gana. Pero dado que la ganancia rondará los 300.000 euros, vamos a pensar algo que se adapte a estas cifras. Una pena, no podremos comprarnos un Ferrari, pero eso no significa que no haya muchas otras joyas de cuatro ruedas disponibles.

El principal problema a la hora de comprar un coche de lujo o un deportivo es menospreciar los gastos asociados al mantenimiento, seguro, piezas, mano de obra, etc. y es un coste muy importante si queremos disfrutar de nuestra nueva joya.

Por lo tanto, con las cantidades de dinero que se mueven en estos premios y con tal de no dilapidar el dinero y siendo razonables, pondremos un tope de gasto para no pasar de los ochenta mil euros en el precio del coche. Además, al ser un coche más especial deberíamos tener un segundo coche para uso diario, algo que no sea caro de mantener y que nos permita disfrutar de nuestra nueva adquisición los fines de semana.

Por ejemplo podemos valorar coches eléctricos o pequeños utilitarios premium más una berlina o deportivo de clase media-alta como conjunto. Claro está que si lo que buscamos es un coche para el día a día y que vayamos ‘como señores’ lo anterior no aplica necesariamente.

Llegados a este punto y con el dinero preparado llega la parte más dura… ¡ir a probar coches y elegir uno! Por esta cantidad de dinero hay ingentes cantidades de modelos (no sólo de marcas premium, pero es lo que vamos a mirar), cada uno con un objetivo distinto.

¡Lee más en la edición de enero de Seguros elEconomista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.