La tasa de fraude al seguro se duplica en la última década

AXA fraude noticias de seguros

Cantabria, Andalucía y Murcia son las Comunidades Autónomas con mayores tasas de fraude, de acuerdo con el VII Mapa AXA del Fraude en España

La tasa de fraude al seguro en España se ha duplicado en la última década, pasando del 0,85% en 2010, al 1,94% de 2019. Esta es una de las principales conclusiones del VII Mapa AXA del Fraude en España, que ha analizado más de 64.400 siniestros sospechosos. Este análisis permite tomar un pulso tanto cuantitativo como cualitativo de una práctica, en ocasiones, socialmente tolerada, explica la compañía.

Pese al importante crecimiento experimentado en la tasa de fraude en todo el país, cabe destacar que la gran mayoría de los clientes hace un uso adecuado del seguro. Sin embargo, ese pequeño porcentaje supone un gran perjuicio para el sector. Solo AXA evitó el año pasado pagos indemnizatorios fraudulentos por valor de 65,7 millones de euros, lejos de los 30 millones detectados en 2007”, asegura Arturo López-Linares, director de Siniestros de AXA.

Tasa de fraude en España

A comienzo de la década pasada AXA empezó a implementar las primeras reglas automáticas que ayudaron, por ejemplo, a comprar datos básicos que antes realizaba un tramitador, como la fecha de un siniestro y la fecha de contratación de una póliza o de siniestros previos. Ahora se aplica una mayor sofisticación a los datos, no sólo para detectar más fraude, sino para investigarlo más rápidamente y evitar falsas sospechas que afecten a clientes honestos.

La automatización robótica de los procesos (RPA: Robotic Process Automation) está haciendo que aumente de manera muy importante el volumen de las investigaciones realizadas sobre los casos sospechosos. De hecho, el número de siniestros investigados por AXA como sospechosos ha pasado de 50.900 en 2016, a 64.400. Los robots aplicados en la lucha contra el fraude, al igual que en el resto de las operaciones, permiten ser más proactivos; invirtiendo menos tiempo en resolver problemas complejos de clientes y mediadores de seguros.

Inteligencia artificial contra el fraude

La automatización de los procesos se ha visto complementada por la inteligencia artificial aplicada a la gestión de siniestros. Nuevas técnicas, como el análisis de textos o la visión artificial, permiten identificar anomalías y disipar sospechas en la validación, por ejemplo, de documentos (DNI o facturas) o matrículas de vehículos.

Esa nueva capacidad ha permito que en la actualidad más de 2 de cada 10 casos de fraude se detecten por la vía digital. Hace 10 años no se detectaban por estos medios el 5%.

Fraude evitado por “ecosistema” de negocio

El seguro de Auto continúa siendo el área de negocio que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con más de la mitad de los casos. En 2012 siete de cada 10 siniestros fraudulentos se producían en este ramo, pero el porcentaje ha ido reduciéndose paulatinamente, y de manera muy significativa en los últimos años como consecuencia de la reforma del Baremo y de nuevas técnicas de detección.

El porcentaje de fraudes al seguro a través del coche ha caído 10 puntos porcentuales: del 61% de 2013, al 51% del año pasado. Por su parte, en el área de Multirriesgos (Hogar, Comercio y Oficinas, y Comunidades) se observa una caída de 3 puntos porcentuales respecto al año anterior, hasta el 37%, motivado principalmente por la disminución de los casos de fraude en Hogar, que se ha reducido más de un 3%. Finalmente, Diversos (RC, Transporte, Industrias, Salud, Accidentes y Vida), ha aumentado su porcentaje ligeramente respecto al año pasado en torno al 12%.

Tipología de fraude

El fraude ocasional u oportunista es aquel en el que se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores. Representa la mayoría de los casos de fraude, con el 54% de los siniestros fraudulentos; un porcentaje que el año anterior había sido del 50%.

El fraude premeditado se trata de casos en los que los daños reclamados son reales o ficticios, pero todos han sido planificados con antelación. En ellos se suelen ver implicadas varias personas y suponen el 43% de los casos de fraude evitados durante 2019, frente al 47% del año anterior.

FRaude organizado

Es el que lleva a cabo un modus operandi más peligroso. Se trata de bandas o tramas organizadas ocasionalmente apoyadas por profesionales que buscan la industrialización de su proceso delictivo. El número de tramas detectadas por AXA ha ido aumentando considerablemente en los últimos años, pasando de las 183 que se identificaron en 2015 a las 735 del año pasado. En 2019 el crecimiento respecto al año anterior fue de casi el 15%.

También cabe señalar el fuerte crecimiento del importe defraudado por estas bandas organizadas. En cinco años esta cantidad se ha triplicado, y ha pasado del poco más del millón de euros que suponían en 2015, a las más de tres millones que trataron de defraudar el año pasado a la aseguradora. En todo caso, y pese a suponer un montante considerable, en términos de importes el peso de las tramas dentro de todo el universo de fraude al seguro es relativamente pequeño, pues en 2019 no llegó a suponer el 5% de los más de 65 millones que se intentó defraudar a AXA.

El fraude por causas

En cuanto al fraude al seguro en función de las causas aducidas, de los datos de 2019 se desprende que, como ocurriera el año anterior, en el ramo de Auto más del 88% de los casos están relacionados con supuestos siniestros que tuvieron lugar durante la circulación del vehículo. Casi el 6% de los intentos de defraudar al seguro en este ramo esgrimieron la causa de un robo. En términos de importes, los siniestros fraudulentos durante la conducción son los más relevantes, como más de 24 millones de euros, un 8% menos que el año pasado. En cuanto a la tipología del fraude de Auto, el 77% de los casos corresponde al fraude oportunista, el 20% al premeditado, y el 3% restante a tramas organizadas.

Distribución de las causas del fraude en Auto

Multirriesgos ofrece una mayor diversificación en las casuísticas del fraude. Cabe señalar que los casos relacionados con los daños por agua han vuelto a ser la primera causa de intento de fraude al seguro de este ramo, con el 475, después de verse superado en años anteriores por los daños eléctricos. Los grandes fenómenos climatológicos que afectaron a varias zonas de España el año pasado pueden ser una de las razones que expliquen el aumento de más de 12 puntos porcentuales en el número de casos que esgrimieron daños por agua para tratar de cometer un fraude. En cuanto a los importes, el ramo de Multirriesgos supuso casi 9 millones de euros. Y los daños por agua, como cabía esperar, fueron los más significativos, con casi 4 millones de euros.

A diferencia de los que sucede en el negocio de Auto, Multirriesgo es el segmento para las personas que llevan a cabo un fraude premeditado y pensado con anterioridad al siniestro. Estos casos representan el 81% del total, frente al 17% del oportunista y al 2% cometido por las tramas.

Finalmente, en el ramo de Diversos son las garantías de Responsabilidad Civil las que más se emplean para tratar de acometer fraudes, con el 24% de los casos. Por segundo año consecutivo la garantía de Extensivos (inundación, terremoto, tempestad ciclónica, erupción volcánica, caída de cuerpos siderales y aerolitos, choque o impacto de vehículo) es la que más aumenta como móvil para cometer un fraude, producto, en gran parte, a  las DANAS y de los fenómenos climáticos que están tenido lugar.

En este caso las tipologías están más compensadas. El 41% de los casos son fraudes oportunistas y el 53% premeditado. El 6% restante se lleva a cabo por grandes tramas.

El fraude, por su naturaleza

Atendiendo al análisis del fraude por su naturaleza; es decir; si afecta solo a daños materiales o si persigue obtener indemnizaciones fingiendo daños corporales, concluimos que los primeros son los más numerosos, y representan el 82%. Por el contrario, los siniestros que fingen daños corporales suponen el 18% restante. Esto no siempre ha sido así, hace solo tres años los daños corporales suponían más del 27% de los casos de fraude al seguro. La principal razón del descenso de casos de fraude al seguro que aducen daños corporales habría que buscarla en dos hechos.

Por un lado, antes de la reforma del Baremo de 2016 era relativamente sencillo obtener un informe médico aduciendo dolor cervical en los siniestros de Auto. Para conseguir una mayor indemnización por parte de las aseguradoras. Por otro, con la reforma del Código Penal Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo se despenalizaron las faltas en los accidentes de tráfico con lesiones leves. Con lo que los perjudicados ya no disponían de la valoración gratuita por el médico forense y la posterior celebración de los juicios de faltas en vía penal.

Cae el fraude en daños corporales

Estos cambios legislativos han hecho que el total del importe del fraude detectado aduciendo daños corporales haya caído también significativamente. En 2012, a través de los daños corporales se trataron de defraudar a AXA más de 40 millones de euros. El año pasado no llegaron a 30 millones. El importe medio defraudado excusándose en los daños corporales antes de las reformas era de más de 17.000€. El año pasado esta cantidad no llegaba a 9.000€. Se podría concluir, por tanto, que las reformas han disuadido a los defraudadores de utilizar esta vía.

El VII Mapa AXA del Fraude en España ha extrapolado y ponderado los datos de la aseguradora por su cuota de mercado geográfica y de este análisis se puede inferir que la tasa de fraude nacional continúa creciendo hasta situarse en 2019 en el 1,94%. Las comunidades autónomas donde esta tasa es mayor son Cantabria (3,8%), Andalucía (2,9%) y Murcia (2,7%).

Por provincias, Cantabria (3,78%), Almería (3,41%), Cádiz (3,39%) y Málaga (3,20%) son las que mayores tasas de fraude presentan; frente a Soria (0,89%), Madrid (1,06%), Albacete (1,19%) y Álava (1,22%); que es donde menos se defrauda al seguro.

Tasa por género

El VII Mapa AXA del Fraude en España ofrece de nuevo una visión por género. Se desprende, por ejemplo, que el 74% del fraude en Auto lo cometen los hombres. Así, en todas las provincias de España el porcentaje de hombre que defraudan al seguro en el ramo de Auto es significativamente mayor que el de las mujeres.

En 18 de ellas, entre las que destacan Zamora, Palencia, Jaén, Teruel, Albacete, Córdoba, Ávila y Zaragoza, ocho de cada diez casos de fraude en este ramo los realizan los varones. En el extremo opuesto, Baleares, Tenerife, Las Palmas y Girona son las provincias donde el porcentaje de varones que cometen fraude al aseguro en Auto frente a las mujeres es menor; por debajo del 70%.

Estos porcentajes varían sensiblemente si atendemos al ramo de Hogar. Aquí los porcentajes de casos de fraude cometidos por hombre y mujeres están más equilibrados, aunque los españoles siguen defraudando más al seguro que las españolas. En media en España, el 57% de los casos detectados en los seguros de Hogar son cometidos por varones. Por el contrario, cuatro de cada diez los cometen las mujeres.

Por provincias, Vizcaya, Baleares, Madrid, Tenerife y Barcelona son las que presentan mayor tasa de fraude al seguro de Hogar entre mujeres. En todas estas, más del 46% de los casos son cometidos por ellas.

Nuevas formas de engañar al seguro

Los temporales y las DANAS que están teniendo lugar de forma más intensa en los últimos años se están utilizando cada vez más como móvil para tratar de cometer un fraude al seguro. Esto ha hecho que la garantía de Extensivos, que es la que cubre este tipo de siniestros, sea la segunda más utilizada de su ramo con fines delictivos. En 2019 estos casos representaban el 15% del total, por encima de los daños eléctricos y de los daños por agua.

Por otro lado, las nuevas formas de movilidad están llevando aparejada nuevas necesidades de aseguramiento y, por consiguiente, nuevas formas de fraude. Es el caso, por ejemplo, de los patinetes eléctricos.

Aunque todavía son pocos los casos que se han identificado a nivel mundial, llaman la atención por su novedad los intentos de defraudar al seguro a través de la suplantación de la identidad. Con la tecnología que permite recrear la fisonomía facial e incluso la voz de un individuo a través de deepfakes. Los sistemas de reconocimiento facial se han encontrado este año con el desafío de un nuevo desarrollo tecnológico que está al alcance de cualquier persona. Y que permite de manera más o menos sencilla la suplantación de la identidad, explica la compañía.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.