Los conductores pueden llegar a perder más de 600 euros al año con los seguros a todo riesgo



Según un informe elaborado por Kelisto.es

coches atasco recursoLos conductores pagan una media de 603 euros de más al año por su seguro a todo riesgo, si se tiene en cuenta el dinero que desaprovechan al no tener contratada una franquicia. Esto se desprende del estudio elaborado por Kelisto.es, que ha analizado cuánto es posible ahorrar al contratar un seguro de coche con franquicia, una fórmula que permite reducir la prima, a cambio de asumir parte del coste tras un siniestro con culpa.

En 2015, el precio medio del seguro a todo riesgo se situó en 1.146 euros, mientras que el seguro a todo riesgo con franquicia registró un precio medio de 401,9 euros, 744 euros menos. Para amortizar esa diferencia, frente a un seguro con una franquicia media de 350 euros, los conductores con un seguro a todo riesgo sin franquicia tendrían que tener 2,12 partes al año.

Teniendo en cuenta que, según las estadísticas, cada vehículo sufre una media de 0,4 siniestros al año, de la diferencia de precio que hay entre un seguro con o sin franquicia (744 euros) sólo se amortizarían 141 euros, con lo que los conductores pagan 603 de más por sus primas.

“Los datos muestran que los seguros a todo riesgo con franquicia son una opción interesante para ahorrar, ya que lo que pagan de más los conductores por un seguro sin franquicia, en realidad, no se compensa con el servicio prestado. Además, hay que tener en cuenta que la franquicia no se aplica en todo tipo de siniestros sino sólo en los de daños propios, es decir, en aquellos en los que el conductor es culpable de los daños producidos en su propio vehículo”, comenta Celia Durán, responsable de contenidos de Seguros de Kelisto.es.

De todas las tarificaciones analizadas, el 48% de los conductores afirmaron no haber tenido ningún tipo de accidente en los últimos cinco años, con lo que habrían perdido más de 3.000 euros en ese periodo al tener contratado un seguro a todo riesgo sin franquicia.

“Pese a ello, aún son muchos los conductores que prefieren otro tipo de protección para sus vehículos, bien porque no conocen las posibilidades de ahorro que ofrecen los seguros con franquicia o bien porque han sufrido recientemente un siniestro y, ante el temor de volver a sufrirlo y tener que asumir parte del coste, optan por un producto sin franquicia, incluso asumiendo una prima notablemente superior”, afirma Durán, que añade que “aunque actualmente el seguro a terceros ampliado es la modalidad más contratada en nuestro país, actualmente existen en el mercado seguros a todo riesgo con franquicia más baratos que los terceros ampliados que, en caso de siniestro con culpa del conductor, se harán cargo del coste de la reparación que exceda el importe de la franquicia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.