Segurcaixa Adeslas gana un 28% más en 2013 y seguirá apostando por Muface

Segurcaixa Adeslas cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 139,1 millones de euros, un 28% más que un año antes. Estos buenos resultados se deben a la buena evolución de todas sus líneas de negocio y se logran antes de integran en la compañías las aseguradoras de No Vida de Banca Cívica: CAN Salud y Cajasol Seguros Generales, que se incorporaron a Segurcaixa Adeslas a finales del pasado mes de diciembre, según explicaron ayer en Madrid Juan Hormaechea, presidente ejecutivo, y Javier Murillo, consejero-director general de la aseguradora.

El volumen total de primas alcanza los 2.566 millones, un 5,6% más que al cierre de 2012. El negocio de Salud crece un 2,7% hasta 1.888 millones de euros, reforzando a Adeslas como la primera compañía del ranking por volumen de primas que elabora ICEA y una cuota de mercado del 27,4%.

El negocio de Multirriesgo de la compañía, en el que se engloba el seguro de Hogar, creció un 14,2%, hasta alcanzar un volumen de primas de 330 millones de euros. En Autos la compañía alcanza los 157 millones de euros, un 1,8% menos a pesar de que crece casi un 4% en nuevas pólizas. En Accidentes, Segurcaixa Adeslas crece un 38% hasta superar los 106 millones de euros en primas y decesos crece cerca de un 27% hasta superar los 84 millones de volumen de negocio.

Hormaechea y Murillo reiteraron la intención de la compañía de segur apostando por el canal de bancaseguros en la distribución de sus seguros. Este canal, las oficinas de la red comercial de La Caixa, ya es responsable del 71% de las pólizas de nueva producción, un 20% más que un año antes.

Apuesta por Muface

Segurcaixa Adeslas continuará prestando servicio a Muface a pesar de que otras aseguradoras de Salud han decidido abandonar el modelo por su escasa rentabilidad. “Los márgenes son bajos y las últimas congelaciones de la prima ahondan en la ya escasa rentabilidad, pero es una colaboración beneficiosa y un buen modelo que debemos seguir potenciando”, explica Juan Hormaechea. Pero no a cualquier precio: “Pero con límites, porque si no el modelo puede llegar a no tener sentido”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.