Seis consejos de MetLife para evitar los riesgos de la vuelta al cole



MetLife lanza su nueva web corporativaEl curso escolar arranca de nuevo. Tras unas largas vacaciones toca volver a la rutina. De este modo los más pequeños tienen que acostumbrarse a cambios de horarios, en su alimentación y a disminuir su tiempo de ocio para dedicar más horas al estudio. MetLife ofrece una serie de consejos para mitigar los riesgos de la vuelta al cole y hacerla una experiencia menos traumática para ellos y sus padres.

En muchas ocasiones, la vuelta al cole se convierte en una experiencia dura que puede acarrear una serie de problemas llegando a afectar a la salud de los niños. Algunos ejemplos de ello son: el bajo rendimiento escolar, el dolor y las lesiones de espalda, la obesidad o los accidentes escolares. Todo esto son pequeños problemas que se pueden evitar si se toman las precauciones oportunas.

Metlife ha lanzado una serie de recomendaciones para que esta experiencia sea lo más satisfactoria posible, y se eviten estos inconvenientes, que en un futuro pueden repercutir de forma irreversible en la salud del niños.

  1. Llevar la mochila adecuada para evitar el dolor y las lesiones de espalda. Los expertos recomiendan que su peso no supere entre el 10% y el 15% del peso total del niño. Asimismo, debe estar acolchada y se tiene que ajustar por encima de la cintura. Además, es importante que los niños trasladen de casa al colegio solamente los materiales imprescindibles para realizar las tareas escolares. También es importante realizar ejercicio para fortalecer los músculos de la espalda, ya que la mayoría de las dolencias de este tipo se producen por obesidad.
  2. Dormir las horas justas y necesarias para evitar el insomnio. Al comienzo del curso escolar los niños tienen que cambiar su horario, ya que en verano están acostumbrados a que los padres sean más flexibles con su rutina, como consecuencia deben modificar las horas de sueño. Una de las principales recomendaciones para evitar esto es introducir los cambios de forma paulatina, es decir, acostumbrarles los días anteriores de que empiecen las clases a que se acuesten diez o quince minutos antes, así como que se despierten más temprano.
  3. Volver a acostumbrar a los niños a que hagan sus deberes después del cole. Durante el verano muchos niños hacen los deberes pero de manera más lúdica y sin tener una rutina pautada. Ahora deben acostumbrarse a hacerlos después de clase. Para ello, es importante que la realización de los deberes sea poco a poco, aumentando las tareas en función del ritmo de cada niño. Asimismo, éstos deben tener tiempo de ocio o incluso otras gratificaciones para cuando los terminen, ya que ellos lo verán como una recompensa a su esfuerzo. Es importante tener una rutina y un horario fijo para que la realización de los deberes se convierta en una tarea cotidiana.
  4. Una dieta sana y equilibrada tanto fuera como dentro del colegio. Muchos niños vuelven a empezar la rutina de comer en el comedor y es normal que se quejen al principio, sobre todo si han disfrutado de un verano donde han degustado sus alimentos favoritos. Por este motivo, es necesario que en casa elaboremos menús que se compaginen con los del cole. Será más fácil que un niño se acostumbre a comer de todo, si en casa elaboramos platos variados que incluyan proteínas, frutas y verduras. De esta forma podrán disfrutar de una dieta variada y equilibrada. Además, los expertos inciden en que es muy importante que el niño desayune antes de ir al cole y que se lleve un bocadillo o pieza de fruta a media mañana.
  5. Evitar el bajo rendimiento escolar. Suele ser un indicador de que el alumno está teniendo serias dificultades para comprender o procesar la información que recibe en su enseñanza. Sin embargo, los malos resultados escolares también encierran otro tipo de patologías; como por ejemplo, los defectos en la visión. Según estudios, siete de cada diez niños se ve afectado por miopía, hipermetropía, astigmatismo u otras patologías relacionadas con la vista. De esta manera, el niño se pone a estudiar, le duele la cabeza y después no rinde. Es muy importante que acudan a las revisiones periódicas de un especialista.
  6. Los accidentes escolares. La vuelta al cole también acarrea el aumento del número de accidentes entre los más pequeños, ya que la escuela se convierte en su segunda casa. Normalmente, a la vuelta de vacaciones los niños regresan con más ansias de jugar y pasarlo bien. De esta manera, cualquier lugar se convierte en idóneo para dar rienda suelta a su imaginación. Las escaleras, los árboles, los columpios, las verjas son sus áreas recreativas preferidas. Sin embargo, un mal uso de estos espacios conlleva caídas, fracturas, golpes fuertes, cortes, quemaduras, en definitiva lesiones que pueden ser leves o más graves.

“Las familias representan un pilar fundamental de la actividad de MetLife y, por ello, la compañía trabaja en poner a su disposición soluciones que respondan a sus preocupaciones y que les ayuden a garantizar a sus hijos un ambiente de seguridad durante su crecimiento”, explica la compañía.

Por todas estas razones, es muy recomendable que los más peques tengan un seguro de cobertura médica adecuado a sus necesidades. Metlife lanzó recientemente Protección Junior, un seguro de cobertura médica, educativa y de accidentes para niños que les ayuda a contar con una protección extra para que crezcan felices y puedan cumplir sus sueños en el futuro.

La solución de Metlife prevé todos estos contratiempos. Desde cirugías, servicios de pediatría urgentes, hospitalización, atención de médico y enfermera a domicilio. Protección Junior también pone a disposición de las familias la posibilidad de contar con asistencia telefónica 24h, acceso a tratamientos dentales o cobertura de los gastos de educación en caso de incapacidad o fallecimiento por accidente del padre o la madre.

En definitiva, “aunque muchas veces no podemos evitar que los niños sufran complicaciones tras la vuelta al cole ya que son los principales candidatos a sufrir un accidente debido a su curiosidad, hiperactividad y descuido, sí podemos cuidarles de la mejor manera posible teniendo una cobertura médica que los proteja frente a estos imprevistos”, añaden desde la aseguradora.

Según Óscar Herencia, director general de MetLife en Iberia, “para nosotros es fundamental poner a disposición de las familias soluciones que respondan a sus preocupaciones, de modo que les ayudemos a que sus hijos cuenten con una protección extra para que crezcan felices y puedan cumplir sus sueños en el futuro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.