Vacaciones de Semana Santa: soluciones para ahorrar disfrutando



Ahorrar en las vacaciones de Semana Santa

Las vacaciones de Semana Santa están a punto de empezar. Son mucho los que habrán planeado viajes o escapadas cortas. Hay gastos ineludibles, sin embargo otros se pueden evitar. Desde el comparador Kelisto.es han elaborado una lista de consejos para no gastar más de la cuenta.

Al planificar el viaje

Si viajas en avión, fíjate en el calendario. Elegir el mejor mes para viajar y comprar los billetes con la antelación permite ahorrar hasta un 84%. En líneas generales, enero y febrero suelen ser los meses con las tarifas más económicas. En cuanto a la anticipación en la compra, lo más recomendable es comprar los billetes dos meses antes, si el destino es europeo; dos también para Norteamérica, seis meses para Norteamérica y Asia; y 10 meses para Latinoamérica, según datos de Skyscanner.

La Semana Santa es una fecha que muchos eligen para irse de vacaciones. Por tanto, no son los mejores días para ahorrar, los precios de alojamientos y transportes se disparan.

Para evitar sorpresas cuando llegues al aeropuerto, no te olvides de pesar tu equipaje antes de salir de casa. Los cargos por exceso de equipaje oscilan entre 50 y 150 euros. En las aerolíneas tradicionales puede llegar a ser hasta tres veces más caro que en una de bajo coste, según datos de liligo.com.

Ahorrar en las vacaciones de Semana Santa

Si viajas en coche, llena el depósito con antelación. Tal y como ha denunciado la OCU en varias ocasiones, el combustible se encarece cuando se acercan períodos de vacaciones, como la Semana Santa y el puente de agosto, por lo que es conveniente anticiparse a los días de operación salida. Aunque las variaciones de precios no son excesivas, comparar el precio de las gasolineras permite ahorrar entre un 8% y un 15% en combustible, según un estudio de la app GasAll.

Alquila una habitación en lugar de optar por un hotel. El alquiler de apartamentos se ha convertido en una opción cada vez más popular gracias al ahorro que puede llegar a generar, cerca del 16,12%. Cifra que puede ser aún mayor dependiendo del destino.

En los trayectos cortos

Optar por el transporte público. El transporte público siempre resulta más barato que el taxi a la hora de desplazarse al aeropuerto. Por ejemplo, en una ciudad como Madrid, el precio de un taxi desde un lugar situado dentro de la M-30 hasta el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas tiene un coste fijo de 30 euros. En cambio, el viaje en metro tendría un coste máximo de 6 euros, lo que supone un ahorro del 80%.

Si no tienes más alternativa que ir en coche al aeropuerto, recuerda que además de los parkings del propio recinto aeroportuario, suelen existir alternativas en hoteles cercanos. AENA suele poner en marcha algunas promociones para sus aparcamientos: normalmente aplica descuentos en verano. Actualmente, dispone de una oferta especial si se reserva a través de su aplicación móvil.

Durante la estancia

Ahorrar en las vacaciones de Semana Santa

Cuidado con las llamadas y la conexión a Internet en países fuera de la Unión Europea. Desde  2017, los ciudadanos europeos no pagan ningún sobrecoste por usar su móvil o por conectarse a Internet. Fuera de las fronteras comunitarias es conveniente consultar las tarifas de la operadora. Si tienes un teléfono libre, optar por comprar una tarjeta SIM prepago de un operador local puede resultar atractivo.

En cuanto a Internet, tendrás que desactivar manualmente la itinerancia de datos para evitar gastos excesivos por acceder a la red de tu operador internacional.

Dinero, seguros y salud

Elige la mejor forma de financiar tus vacaciones. La opción más barata para financiar el gasto de las vacaciones de Semana Santa suele ser recurrir a un préstamo personal. Permite ahorrar un 12% con respecto al coste que habría que asumir si se usara una tarjeta de crédito, según datos de Kelisto.

A la hora de cambiar de moneda, compara opciones. Si necesitas cambiar de moneda es esencial comparar entre las tarifas que te ofrecen los bancos tradicionales, las casas de cambio del aeropuerto y los servicios online. Los bancos suelen aplicar un cambio de moneda mejor, pero cobran comisiones. Los servicios online de las casas de cambio envían el dinero a casa, servicio que a partir de cierta cantidad puede ser gratuito.

En las entidades financieras también es habitual que apliquen tarifas más ventajosas a sus clientes, sobre todo si tienen mucha vinculación.

Revisa los seguros incluidos en las tarjetas de crédito. Las coberturas que encontrarás normalmente en este tipo de pólizas son las de accidentes y asistencia, lo que incluye servicios como la asistencia por daños en el equipaje, la protección en caso de retraso o cancelación de vuelos, o por pérdida de maletas y robo, y los gastos médicos en el extranjero.

En Europa no olvides la Tarjeta Sanitaria Europea. Si viajas a un país del Espacio Económico Europeo o a Suiza, no es necesario contratar un seguro de salud. La Tarjeta Sanitaria Europea funciona como una extensión de la española. Por tanto, permite disfrutar de la asistencia sanitaria en el país de destino al mismo precio que tendría que pagar un ciudadano local. Su validez es de dos años, pero solo podrás recibir asistencia sanitaria en tu destino durante tres meses.

Combina el efectivo y el pago con tarjeta y evita sacar del cajero. Por lo general, la mejor forma de pagar es combinar el efectivo y los pagos con tarjeta y evitar sacar del cajero, aunque con ciertas peculiaridades en función de tu destino.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.