Riesgos ambientales y ciberseguridad: principales preocupaciones y amenazas del mundo

riesgos ambientales y ciberseguridad

Los riesgos ambientales y la ciberseguridad son dos de las principales preocupaciones y amenazas del mundo en 2018, según el Informe de Riesgos Globales 2018 presentado en Madrid.

Aengus Collins, autor jefe del Informe Global de Riesgos de WEF; Alison Martin, directora global de Riesgos de Grupo Zurich y María Jesús Romero, directora de Riesgos de Zurich en España, han participado en la presentación del informe, que ha reunido a casi 100 profesionales y representantes de grandes empresas en España.

El informe, que elabora anualmente el Foro Económico Mundial en colaboración con diversas compañías, entre las que se encuentra Zurich Seguros, evalúa los principales riesgos a los que enfrenta el mundo y que este año destaca la dificultad de mantener el ritmo acelerado de los cambios. Los expertos destacan numerosas áreas en las que estamos exigiendo lo máximo de nuestros sistemas, desde las tasas de nivel de extinción que marcan la pérdida de la biodiversidad, a la creciente preocupación por la posibilidad de nuevas guerras.

Igual que en 2017, los riesgos ambientales siguen siendo la mayor preocupación entre los expertos por un amplio margen, aunque también están creciendo las amenazas cibernéticas, por su potencial disruptivo y su magnitud. De hecho, los ciberataques a gran escala ocupan hoy el tercer lugar en términos de probabilidades, en tanto que la creciente ciberdependencia aparece como el segundo motor más significativo en el mapa de los riesgos globales para los próximos diez años.

Desde la perspectiva económica, el estudio sugiere que la posibilidad de un fuerte crecimiento económico en 2018 brinda a los líderes una oportunidad de oro para enfrentar y solucionar las señales de graves debilidades en muchos de los sistemas complejos sobre los que se apoya nuestro mundo, como las sociedades, las economías, las relaciones internacionales y el medio ambiente.

Sin embargo, un 59% de los expertos encuestados apuntaron una intensificación de los riesgos en 2018, en parte, la culpa de esta visión negativa está en el deterioro del paisaje geopolítico. El 93% de los encuestados dijo que esperaba confrontaciones políticas o económicas peores entre las principales potencias, y casi el 80% espera riesgos en aumento en relación con guerras entre potencias importantes.

Alison Martin presentó el informe y sus principales conclusiones y destacó que “los riesgos ambientales junto a la creciente vulnerabilidad ante otros riesgos amenazan hoy gravemente los cimientos de la mayoría de las cosas que tenemos en común. Lamentablemente, observamos que los Gobiernos y las organizaciones responden quizás “un poco tarde” a tendencias clave como la del cambio climático. Cuando en realidad todavía no es demasiado tarde para dar forma a un mañana de mayor resiliencia, pero tenemos que actuar con mayor sentido de urgencia para evitar un potencial colapso de los sistemas”.

Por parte del Foro Económico Mundial, Aengus Collins puso de manifiesto la oportunidad que nos presenta la recuperación económica. Para Collins, “es algo que no podemos desperdiciar para poder resolver las fracturas que fuimos permitiendo que debilitaran las sociedades, instituciones y ambiente del mundo. Tenemos que tomarnos en serio el riesgo de un colapso global de los sistemas. Juntos, tenemos los recursos y el nuevo conocimiento científico y tecnológico para impedir esto. Y por sobre todo, el desafío está en encontrar la voluntad y el impulso para trabajar juntos por un futuro compartido”.

Shocks futuros

Como novedad, el Informe Global de Riesgos presenta 10 escenarios no a modo de predicción, sino como disparadores que ayuden a reflexionar y que animen a los líderes del mundo a evaluar los potenciales shocks futuros que podrían afectar a sus entornos de manera rápida y drástica. Se trata de los siguientes:

  • Agricultura al límite: la reducción simultánea de cosechas pone en riesgo el abastecimiento de alimentos a nivel global.
  • Desórdenes en Internet: proliferan las “malezas” de inteligencia artificial, perturbando el rendimiento de Internet.
  • El final del comercio: las guerras comerciales producen efectos cascada y las instituciones multilaterales son demasiado débiles y para responder.
  • Obstáculos de la democracia: las nuevas olas de populismo ponen en riesgo el orden social en una o más democracias maduras.
  • La pesca ilegal: la tercera parte del pescado consumido mundialmente se pesca de forma ilegal, y esto puede llegar a nuevos niveles insostenibles.
  • El abismo de otra crisis económica: otra crisis económica resulta demasiado como para que puedan crearse políticas en respuesta, y da 
lugar a un período de caos.
  • Biotecnología: la bioingeniería y las drogas de mejoramiento cognitivo remarcan la diferencia entre los que tienen y los que no tienen.
  • Guerra sin reglas: un conflicto entre estados escala impredeciblemente en ausencia de reglas acordadas para la guerra ciberné
  • Geopolítica de identidad: en medio del ir y venir geopolítico la identidad nacional se convierte en creciente fuente de tensión en torno a fronteras en disputa.
  • Murallas electrónicas: los ciberataques, el proteccionismo, y la divergencia regulatoria llevan a la balcanización de Internet.

El Informe Global de Riesgos 2018 se desarrolla anualmente por el WEF y cuenta con la colaboración de socios estratégicos, como Zurich Seguros, con los consejeros académicos de la Oxford Martin School (Universidad de Oxford), la Universidad Nacional de Singapur, y el Centro Wharton de Procesos de Decisión y Gestión de Riesgos (Universidad de Pensilvania).

Tagged , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *