Consejos para aumentar la seguridad al circular en bicicleta

Coverfy aconseja a los ciclistas la contratación de un seguro para bicis 

Llega septiembre, y con él la vuelta a la rutina. Son muchas las personas que con el comienzo de esta etapa se marcan distintos propósitos como hacer ejercicio, ponerse a dieta, retomar las clases de inglés o ir al trabajo en bicicleta.

Además de ser un propósito, el uso de la bici como forma de transporte en la ciudad se ha puesto de moda, y ya son más de 3,8 millones, en su mayoría hombres con menos de 40 años (el 62% los casos), las personas que en España utilizan la bicicleta a diario, según el Barómetro de la Bicicleta de 2015.

Asimismo, utilizar la bici tiene múltiples ventajas como el ahorro, la reducción del estrés y otros beneficios para la salud, la descongestión del tráfico y los beneficios medioambientales, entre otros. A pesar de ello en ocasiones resulta una práctica no del todo segura, por la falta de zonas acondicionadas para desplazarse con la bici dentro y fuera de la ciudad.

Desde Coverfy, aplicación que permite gestionar todos los seguros desde el dispositivo móvil, ofrecen varias claves para aumentar la seguridad de quienes llevan a cabo esta práctica en su día a día.

Una de ellas es el uso de elementos para aumentar la visibilidad. Aunque el uso del chaleco reflectante no es obligatorio en la ciudad, como sí lo es en carretera, en la compañía recomiendan “utilizar otros elementos que den una mayor visibilidad del ciclista, como la luz delantera y trasera o un timbre para advertir a los peatones cuando sea necesario.

La bicicleta sigue siendo un vehículo y cuenta con sus propios límites de velocidad. En este caso, el límite de circulación para cualquier tipo de vía o carretera está establecido en los 45 km/h. Otro elemento a tener en cuenta es el sitio o carril por el que se debe circular, el cual depende del tipo de vía, por ello es importante informarse al respecto.

Además, el casco es el elemento imprescindible a la hora de subirse a una bicicleta. No solo para proteger en las caídas, sino porque en ocasiones puede salvarnos la vida. Para los mayores de 16 años su uso únicamente es obligatorio por vías interurbanas. Sin embargo, desde Coverfy recomiendan utilizarlo siempre.

Por otro lado es aconsejable utilizar una vestimenta que permita al ciclista pedalear y subir y bajar de la bicicleta sin problemas, o incluso llevar un recambio de ropa por comodidad e higiene.

Es recomendable también guardar los tickets o facturas de algunas de las pertenencias como el casco o la propia bici, ya que en el caso de que se produzca un accidente, para que la aseguradora cubra los bienes materiales, el ciclista deberá presentar las facturas de esos bienes.

Los ciclistas son los actores más vulnerables en la calzada, y el hecho de que haya aumentado la práctica de esta forma de transporte tiene como consecuencia que en los últimos años el número de accidentes en bici se haya multiplicado. De hecho, Tráfico destaca que en el lustro comprendido entre 2008 y 2013 se produjeron 25.439 accidentes en ciudades y carreteras con bicicletas, en las que 303 personas fallecieron y más de 3.000 resultaron heridas graves. Por ello, es importante extremar las precauciones y conocer cuál es la mejor opción para cubrir cada uno de los posibles accidentes. Coverfy recomienda contratar un seguro para evitar imprevistos.

El atropello involuntario de un peatón puede ocasionar daños materiales o físicos a la persona que el ciclista deberá cubrir y como consecuencia indemnizar. Por ello, es importante revisar seguros ya contratados. En ciertas ocasiones si tienes contratado un seguro del hogar se puede dar cobertura a este tipo de accidentes por la garantía de responsabilidad civil, e incluso a los gastos derivados de cualquier defensa o protección jurídica que pudiera llegar a darse.

En el caso de que se produzca un accidente entre un ciclista y un vehículo a motor, ya sea coche o moto, el primero podrá reclamar una indemnización tanto por los daños físicos como por los materiales de la bicicleta o al equipamiento que en ese momento lleve. Eso puede hacerlo mediante la presentación de un parte de lesiones y la justificación de que los bienes materiales se tenían con anterioridad al percance. Este tipo de accidentes suelen quedar cubiertos por el seguro del coche o moto del conductor que ha provocado el incidente, y por ello es importante reclamarlos en el momento del accidente.

Además, si se produce un robo de la bici dentro del hogar, puede quedar cubierto por el seguro de la vivienda, siempre y cuando se demuestre que se hayan producido actos violentos. Por otro lado, si el robo se produce fuera de la casa quedará cubierto si se cuenta con un seguro de bici con la cobertura de robo contratada.

Para una mayor tranquilidad de los ciclistas, en Coverfy recomiendan contar con un seguro de bicicleta. Aunque no es obligatorio tenerlo, a partir de 24 euros al año se puede contar con protección en caso de accidente, robo y/o daños a la bicicleta tanto en el campo como en la ciudad e incluso tener una defensa y protección jurídica en caso de reclamaciones o conflictos con terceros.

Tagged , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.