¿Está preparado tu coche para el invierno?

Descubre más contenidos interesantes en la última edición de elEconomistaSeguros

PORTADA REVISTA DICIEMBRE dic 16Lluvia, nieve, hielo… la llegada del frío obliga a los conductores a prestar especial atención a los elementos de seguridad del vehículo para evitar los accidentes.

Un texto de Antonio Fajardo

Entramos en el último mes del año y los últimos días del otoño. Ya no queda nada para el invierno, y tampoco para las fiestas navideñas. Igual que nosotros nos preparamos para pasar las fiestas en familia de la mejor manera posible, a nuestro coche deberíamos prepararlo para pasar el invierno y las fiestas de la manera más en forma posible, y nosotros prepararnos con él.

Tener un coche mejor preparado no solo nos ayudará a evitar fallos mecánicos, sino también a evitar situaciones de riesgo en forma de accidente o quedarnos atrapados por las inclemencias del tiempo.

Lo primero y más sencillo es revisar las presiones de los neumáticos. Con la llegada del frío, el aire del interior del neumático, al estar a menor temperatura, ocupará un volumen menor, lo que se traduce en una bajada de la presión interna del neumático.

Revise el dibujo y asegúrese de tener suficiente. También asegúrese de tener cadenas en el maletero, y de saber ponerlas -no va a querer aprender a ponerlas cuando las necesite debido al frío que hará-.

Además, si estamos en una zona con bastante probabilidad de nieve o con mucho frío, nos interesará usar neumáticos de invierno -con los que además no hace falta usar cadenas sobre nieve-. Lo siguiente es medir el nivel de anticongelante, y si tiene al menos 2 años o más de 40.000 km, cambiarlo. Esto evitará que el líquido se pueda quedar congelado por la noche y tu motor se sobrecaliente. Otro de los materiales que sufre con el frío es la batería, que se descarga más rápidamente. Revise que esté en forma.

Cerciórese de que tiene en el maletero un kit básico para el invierno. En este kit deberíamos tener un botiquín -que debería estar siempre en el coche-, pinzas -que también deberían estar siempre en el coche-, una linterna cargada, mantas térmicas, un rascador de lunetas y unos guantes de invierno. Debemos revisar que tanto el aire acondicionado como la calefacción funcionan perfectamente, y que las puertas cierran y aíslan perfectamente.

Agradeceremos tener calefacción en el uso normal del vehículo, pero si nos quedamos atrapados por el mal tiempo, nos será de mucha ayuda. Además, si se nos empañan los cristales podremos resolverlo usando el aire acondicionado, que secará la humedad del interior del coche. Lo mismo se aplica a todas las luces del vehículo.

Es muy importante usar las luces de día, pero especialmente desde otoño hasta primavera, ya que debido a las menores horas de luz, la menor altura que alcanza el sol en el cielo y al aumento del mal tiempo -lo que reduce más todavía la luz- la visibilidad se reduce. Tan importante es poder ver a los demás como que los demás nos vean a nosotros. Revise los limpiaparabrisas. Es posible que apenas los hayamos utilizado durante el verano, lo que hace que en otoño estén algo duros y no limpien todo lo bien que deberían. Si hacen ruido o no limpian todo el parabrisas perfectamente habrá que cambiarlos.

Descubre más en elEconomistaSeguros

Tagged , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *