Auge del turismo oscuro ¿por qué nos gusta visitar lugares marcados por la tragedia?

Auge del turismo oscuro ¿por qué nos gusta visitar lugares marcados por la tragedia?

Todos conocemos a alguien que haya viajado alguna vez a enclaves, históricos o actuales, marcados por la tragedia. Belchite, localidad marcada por la Guerra Civil Española, el Museo de la Tortura en Santillana del Mar, las catacumbas de París, o los campos de concentración de la Alemania nazi. Se trata del turismo oscuro -o tanatoturismo- que atrae cada vez a más turistas y viajeros dispuestos a adentrarse en el lado más oscuro de la historia de la humanidad.

Esta práctica ha existido siempre, pero en los últimos años se ha puesto de moda gracias a diversas series de televisión, entre ellas, Chernobyl, de HBO, y El otro turismo de Netflix, según señala Passport Photo Online en su último estudio.

¿^Por qué engancha el turismo oscuro?

De acuerdo con la encuesta de Passport Photo Online, el 82% de los encuestados han visitado al menos un destino de turismo negro. Del 18% restante de viajeros que aún no han hecho turismo macabro, el 63% dijo estar interesado en él.

Las principales motivaciones para viajar a destinos de turismo oscuro son el aspecto educativo que conlleva (52%) y el deseo de rendir homenaje a las personas afectadas por los eventos tristes (47%).

Los destinos más populares

Los tres destinos más populares del turismo macabro son el Memorial Nacional de Pearl Harbor (45%), la Zona Cero (44%) y las Catacumbas de París (43%).

La mayoría de los encuestados tienen una actitud positiva (46%) o muy positiva (18%) hacia el turismo oscuro: sólo el 9% está en contra. Y al 57% de los viajeros no les gusta que sus compañeros de viaje se hagan selfies en destinos macabros.

Estos destinos son especialmente populares entre las generaciones más jóvenes. El 91% de los viajeros interesados en el turismo oscuro son GenZ (menores de 25 años). Pero las demás franjas de edad no se quedan lejos. El 83% de los Millennials, el 80% de los GenX y el 71% de los Baby Boomers han optado alguna vez por este tipo de destinos turísticos.

Más datos sobre el turismo oscuro

El turismo de guerra/campo de batalla (viajes recreativos a zonas de guerra activas o antiguas) resulta atractivo al 56% de los encuestados. Por su parte, el turismo de catástrofes (visita a lugares en los que se produjeron catástrofes medioambientales, ya sean naturales o provocadas por el hombre) también atrae al 56%.

Otros destinos morbosos, como cementerios (tipo de viaje destinado a explorar los cementerios por su patrimonio artístico, arquitectónico, histórico y paisajístico) conquista al 53%. El turismo de fantasmas (cualquier forma de viaje que implique el encuentro o el aprendizaje de fantasmas o embrujos) atrae al 52%.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.