Cáncer de mama y maternidad aplazada

Cáncer de mama y maternidad aplazada

Cáncer de mama y maternidad pueden coincidir debido al retraso en la edad media para tener el primer hijo.

Ser madre es posible para pacientes con cáncer de mama siempre que busquen asesoramiento médico, además de controlar la salud física y mental.

Mujeres menores de 45 años

Se calcula que un poco más de un 10% de las mujeres con cáncer de mama son menores de 45 años, algo preocupante porque puede coincidir con la edad fértil. Aunque hoy en día el desarrollo de cáncer de mama en las mujeres embarazadas es muy poco frecuente, se prevé que en los próximos años se produzca un aumento de los casos. Según datos del INE, en España, la edad media actual para tener el primer hijo es de 32 años. Esto hace que aumente la posibilidad de coincidir en el tiempo con la franja de edad en la que sí que es más frecuente desarrollar esta patología.

Para María Sánchez, e-Health Manager de Cigna España, “el diagnóstico precoz del cáncer de mama es fundamental para conseguir un buen pronóstico de la enfermedad. Más todavía en las pacientes que planean ser madres a partir de cierta edad”.

Métodos anticonceptivos

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, otro factor de riesgo que aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de mama son los métodos de control de natalidad, como las píldoras anticonceptivas.

Además de ayudar a las mujeres a retrasar la maternidad, liberan una serie de hormonas, estrógenos, que pueden ser perjudiciales para el pecho si la exposición a las mismas se produce por un largo periodo de tiempo.

Día Mundial Contra el Cáncer de Mama

Desde Cigna, y con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, se ofrecen una serie de consejos para ayudar a resolver las dudas:

  • La prevención, la mejor protección. Es muy importante recalcar la necesidad de hacerse autoexploraciones de manera mensual y ante cualquier agente extraño (bultos, secreciones, dolor) acudir a un médico para una detección temprana del cáncer de mama. En el caso de las embarazadas, esto puede resultar más complicado ya que cuando nota cambios en la mama los relaciona con el embarazo.
  • Tener cáncer de mama no significa no poder ser madre. Diagnosticar un cáncer de mama durante el embarazo no implica necesariamente su interrupción para poder empezar el tratamiento. A partir del segundo trimestre los riesgos para el feto son mínimos. En el caso de las embarazadas, la fase de la radioterapia se realizaría después del parto para evitar hacer daño al bebé.
  • Generar endorfinas para la autoestima y confianza. Si bien contar con un buen plan de nutrición y psicológico es importante para las pacientes con cáncer de mama, en aquellas que estén o estén pensando en quedarse embarazadas lo es todavía más. Es crucial contar con apoyo psicológico para sobrellevar la situación. El ejercicio físico y la realización de otro tipo de actividades permiten que el cerebro produzca endorfinas como respuesta a múltiples sensaciones y deje una sensación de bienestar y felicidad.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.