Crecimiento global: Crédito y Caución prevé un “aterrizaje suave” en 2024

El crecimiento global se enfrenta a un aterrizaje suave en 2024, según el último Economic Outlook difundido por Crédito y Caución.

El crecimiento global se enfrenta a un aterrizaje suave en 2024, según el último Economic Outlook difundido por Crédito y Caución. Se prevé que el crecimiento global se sitúe en un 2,6%, con economías avanzadas creciendo alrededor del 1,6% y economías emergentes al 3,9%.

Aunque estos niveles son más sólidos de lo esperado en diciembre, siguen siendo relativamente bajos en comparación con las dos primeras décadas del siglo.

Factores clave del crecimiento global

Las previsiones de crecimiento se basan en cinco puntos clave:

  1. Contención de Tensiones Geopolíticas: No se espera un cese en la guerra de Ucrania, pero tampoco una escalada en Taiwán o el Mar Rojo.
    Relaciones China-Estados Unidos: Las malas relaciones entre China y Estados Unidos se mantendrán sin cambios significativos, con restricciones en el acceso a la tecnología estadounidense y represalias comerciales controladas.
    Reducción de la Inflación: La inflación seguirá disminuyendo gradualmente, acercándose a los objetivos de los bancos centrales, con la Unión Europea mostrando un descenso más rápido que Estados Unidos.
    Relajación Monetaria: En 2024 se prevén algunos recortes de tipos de interés y una continuación en la reducción del balance, aunque no se espera un retorno a la era de tipos ultrabajos prepandémicos.
    Intervención Estatal en la Economía: Los gobiernos, especialmente en economías avanzadas, seguirán implementando políticas para proteger y desarrollar sectores vitales, priorizando menos la prudencia fiscal.

Riesgos a la baja

El principal riesgo a la baja para este escenario es el aumento de las tensiones geopolíticas, que podrían introducir presiones inflacionistas a través del incremento de los costes de transporte y el petróleo. Esto llevaría a un mayor endurecimiento de la política monetaria por parte de los bancos centrales, reduciendo la demanda de las empresas y los hogares, y afectando negativamente al crecimiento global.

En resumen, el crecimiento global en 2024 será moderado, impulsado por la contención de tensiones geopolíticas, la reducción gradual de la inflación, y la relajación monetaria, mientras que la intervención estatal seguirá desempeñando un papel clave en las economías avanzadas. Sin embargo, el aumento de las tensiones geopolíticas sigue siendo una amenaza significativa para este panorama optimista.

También te puede interesar: