Fundación Mapfre promueve un campamento para niños con discapacidad física



Un total de 20 niños de entre 6 y 16 años que han sufrido la pérdida de un miembro superior o que han nacido con patología congénita y que utilizan prótesis mioeléctrica, participan hasta el viernes 5 de septiembre, en el V Campamento Rehabilitación y Diversión Fundación Mapfre, celebrado en el municipio madrileño de Guadarrama.

El objetivo es enseñarles a mejorar el uso de las prótesis, para que puedan realizar con más facilidad distintas tareas básicas del día a día, así como actividades deportivas, especialmente con motivo del inicio del nuevo curso escolar.

Fundación Mapfre explica que esta iniciativa, pionera en España y organizada en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, “es muy positiva tanto para los niños como para sus padres. Durante estos días, profesionales de la Universidad Rey Juan Carlos, médicos especialistas en rehabilitación, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos y monitores de tiempo libre, trabajarán estrechamente y de manera coordinada con las familias para que la rehabilitación de los niños sea lo más eficaz posible. Los padres también recibirán orientación psicológica y dispondrán de un espacio para compartir experiencias y aclarar dudas con otros padres”.

Este campamento, que se clausura el viernes 5 de septiembre, sigue el modelo que desde hace tiempo se implanta en países como Suecia, donde se llevan a cabo iniciativas que combinan rehabilitación con actividades de ocio y diversión. El objetivo de éstas es incrementar la autonomía de los niños que han sufrido alguna amputación, fomentar su integración plena en la sociedad y, sobre todo, enseñarles a ‘llevarse bien’ con sus prótesis.

En España, cada año se implantan unas 300 prótesis, nuevas o de reposición, ya que se dañan o rompen por el uso o es necesario cambiarlas cuando los niños crecen. Su coste oscila entre los 15.000 a los 30.000 euros dependiendo del tipo de amputación, un precio elevado, pero de incalculable valor, ya que permite a estas personas ser casi iguales a otros niños, tanto a nivel funcional como estético.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.