La eliminación de los conciertos sanitarios: un ataque ideológico

La eliminación de los conciertos sanitarios: un ataque ideológico.

La nueva Ley de Equidad supondría aumentar un 25% el gasto en las arcas públicas sanitarias con la eliminación de los conciertos sanitarios.

Un texto de Olga Juárez Gómez

Los conciertos entre el sector público y las clínicas privadas establecen una de las principales luchas ideológicas en el sector sanitario. Este tipo de gestión indirecta de servicios públicos está regulada por el artículo 157 de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas. Los conciertos surgen para ayudar a los servicios públicos, es decir, únicamente se deben emplear cuando la administración pública ha completado toda su capacidad. De ahí su controversia. Los colectivos en defensa de la sanidad pública, afirman que los conciertos se han convertido en un negocio para las clínicas privas y se han desvinculado de su origen.

Un análisis llevado a cabo por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) muestra una serie de conclusiones sobre este debate. El estudio investiga desde la perspectiva económica de la salud. En este sentido, la principal conclusión es que la concertación mejora el rendimiento financiero de las clínicas privadas que firman este acuerdo. No obstante, el efecto económico varía dependiendo del tamaño y la especialidad del hospital.

Por lo general, las clínicas privadas obtienen más beneficios de los convenios derivados de la pública a media y larga estancia. En cambio, la repercusión disminuye en los complejos sanitarios con menos de 100 camas. En este contexto, se puede dictaminar que los conciertos se han trasformado en una fuente segura de ingresos para algunas clínicas privadas. Tal y como indica el estudio de la ULPGC, mejoran de manera significativa las perspectivas de rentabilidad a corto y medio plazo para los complejos privados.

La pública también se beneficia de los conciertos

Igualmente, los conciertos sanitarios no suponen un beneficio exclusivo para las clínicas privadas, la sanidad pública también saca ganancias con estos trámites. La Alianza de la Sanidad Privada Española (Aspe) ha estimado, con un promedio conservador de ahorro, que el nuevo proyecto de Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud (SNS) aprobado por el Consejo de Ministros para eliminar los conciertos sanitarios, supondría a la sanidad pública un gasto de 2.746 millones de euros anuales. Por tanto, la actual fórmula de colaboración público-privada supone, como mínimo, un ahorro superior al 25% para las arcas públicas.

Ante estos datos, y como indica Carlos Rus, presidente de Aspe, “derogar la Ley de Formas de Gestión 15/1997 para revertir los conciertos de salud son propuestas sustentadas únicamente en razones ideológicas y que ignoran criterios objetivos que miden, en base a las estadísticas del propio Ministerio de Sanidad, la eficacia del modelo colaborativo en materia de salud”. Además, España se convertiría en el único país de la Unión Europea que descarta al sector empresarial sanitario de sus sistemas nacionales de salud.

Prescindir de los conciertos sanitarios va a afectar negativamente al servicio sanitario público. Se debe remarcar que la sanidad pública no cuenta con la capacidad suficiente para asumir la demanda de los usuarios. “Por lo tanto, una reducción de los conciertos podría suponer un incremento de las listas de espera y de los tiempos para acceder a la atención especializada y a las intervenciones quirúrgicas” afirma Enrique de Porres, consejero delegado de Asisa.

Si se centra la atención en los datos, las observaciones auguran un futuro angustioso para los servicios públicos. “Solo el 11% del gasto sanitario público se destina a la partida presupuestaria de conciertos y estos sirven para optimizar los recursos asistenciales del país y atender sus necesidades puntuales a tarifas entre un 25% y un 69% menor del precio público. Recordemos que nos encontramos ante unas listas de espera históricas: con más de 706.740 pacientes pendientes de una intervención quirúrgica”, dictamina Carlos Rus, de Aspe.

Más demanda de seguros de salud

La perturbación del servicio público, derivado de la eliminación de los conciertos, puede aumentar la demanda de las pólizas de salud. “El seguro de salud crece en España desde finales de los años 90 y es hoy en día la principal…

¡Continúa leyendo en elEconomista Seguros de julio!

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.