La mediación debe centrarse en vender asesoramiento para crecer en seguro de Vida

I Cumbre Mediterránea Mediación y Seguro de Vida

El seguro de Vida ofrece importantes oportunidades de crecimiento para los profesionales de la Mediación y es un ramo en el que mediadores, corredores y agentes pueden aportar valor añadido a sus clientes.

Esta es una de las principales conclusiones de la I Cumbre Mediterránea de la Mediación y el Seguro de Vida (CMMSV) que reunió ayer en Barcelona a más de 240 profesionales del sector asegurador.

En la inauguración de la jornada, Jordi Òliva, director general de Política Financiera, Seguros y Tesoro de la Generalitat de Cataluña destacó el papel de los mediadores como “nexo de unión entre los clientes y el seguro de Vida”. Sólo en este ramo, los mediadores catalanes han crecido un 62% en los últimos dos años, destacó Òliva, y añadió que el seguro de Vida ya supone el 20% de las primas de la cartera agregada de los mediadores de la región.

Y todos los países de la cuenca del Mediterráneo ofrecen grandes oportunidades de crecimiento en este ámbito, según destacó Anwar Zibaoui, coordinador de Ascame, la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo.

Pero para aprovechar este potencial de crecimiento, el sector asegurador debe solucionar varias cuestiones: “Las entidades no han sabido responder con sus productos a las necesidades de sus clientes; la distribución no hemos sido capaces de hacer llegar a los clientes esos productos, y los Gobiernos han demostrado poca sensibilidad al no apoyar el desarrollo del seguro de Vida”, señaló José María Campabadal, presidente del Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros en un ejercicio de autocrítica.

Más educación financiera

En el mercado español, el ahorro en planes y fondos de pensiones supone sólo el 8% del PIB, frente a la media del 67% de los países de la OCDE. En el caso de los seguros de vida riesgo, sólo el 37% de las hipotecas están aseguradas.

Las familias españolas no perciben el seguro de ahorro como una herramienta de protección, sino como un producto que te obliga a comparar el banco, recordaron algunos de los ponentes de la jornada. En este sentido, Tomás Rivera, presidente de Fecor, señaló que es necesario “controlar las malas prácticas que existen alrededor del seguro de Vida” y añadió que “cuando un canal tiene un dominio apabullante de un ramo es que algo sucede”.

Para evitar esta mala praxis, aseguradoras y mediadores están de acuerdo: la solución es la formación y tratar de adecuar las estructuras de las corredurías a las necesidades del ramo. Y la formación no debería quedarse sólo en el ámbito de los profesionales del seguro. Moisés Núñez, presidente del Colegio de Málaga y presidente del Grupo de Mercado del CNS insistió en la necesidad de fomentar la educación financiera a edades tempranas, para concienciar a la población de la necesidad de ahorrar para la jubilación y de estar protegidos ante imprevistos con las herramientas adecuadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.