Ley hipotecaria: luces y sombras

ley hipotecaria

Descubre más contenidos interesantes en elEconomistaSeguros

La nueva ley hipotecaria aumenta la protección del consumidor y termina con la venta vinculada y obligatoria de seguros de vida y hogar.

Un texto de V.M.Z.

Con el precio del alquiler por las nubes y los tipos de interés por el suelo, la opción de adquirir una vivienda cobra fuerza para más de un indeciso. Además, la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria –prevista para el próximo mes de junio- va a cambiar el escenario tanto para el consumidor que quiera adquirir una vivienda como para las entidades financieras, por lo que merece la pena analizar si es mejor apurar el plazo y firmar la hipoteca ya o esperar a que entre en vigor el nuevo marco regulatorio.

A grandes rasgos, el nuevo marco legal aumenta la información, la transparencia y la protección para el consumidor que, además, se ahorra la mayor parte de los gastos de constitución de la hipoteca. Para las entidades financieras también tiene sus ventajas.

“La Ley también es muy importante para los bancos ya que por fin se define el marco de actuación dentro del mercado hipotecario. Las diferentes entidades ya cuentan con toda la información para poder presentar sus ofertas hipotecarías. En los últimos meses varios bancos habían retirado esta información a la espera de tener en marcha la nueva ley”, explica Marcel Beyer, CEO de iAhorro.com.

Más tiempo con la nueva ley hipotecaria

Una de las principales ventajas de la nueva legislación es que otorga más tiempo al consumidor para tomar una decisión vital tan importante como formalizar una hipoteca. Así, el cliente debe tener su contrato un mínimo de diez días antes de su firma. El objetivo es que disponga de tiempo suficiente para leer las condiciones con calma, resolver las dudas que le puedan surgir y dialogar con la entidad si hay alguna discrepancia.

Además, para evitar que se concedan créditos hipotecarios a personas sin capacidad de pago, la entidad debe evaluar la solvencia de su futuro cliente. El CEO de iAhorro recuerda que “la norma obliga al banco a consultar el historial crediticio del cliente en el Banco de España, y si concede el préstamo le permite ceder los datos del usuario a plataformas privadas de información crediticia”. El coste de esta investigación deberá asumirlo el banco. Y no será el único.

Más protagonismo del notario

Si antes el papel del notario en la concesión de una hipoteca era casi testimonial, ahora se convertirá en una figura clave del proceso. La nueva norma le insta a ratificar que el titular conoce el producto que está contratando a través de un cuestionario que el futuro hipotecado deberá responder con éxito antes de la firma del contrato.

Ahorro para el consumidor

En el reparto de los gastos, el consumidor sale ganando, ya que solo deberá hacer frente al coste de la tasación de la vivienda, que en el nuevo texto legal se permite que sea realizada también por personas físicas. El resto de los gastos –gestoría, notaría, registro y el polémico impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD)- corren por cuenta del banco.

Este punto de la nueva ley hipotecaria supondrá un ahorro importante para el consumidor, aunque muchos expertos advierten de que las entidades financieras encarecerán los tipos de interés que apliquen a las hipotecas para compensar su mayor coste y que no se vea amenazada su rentabilidad.

¿Y las temidas cláusulas suelo? Desaparecen en la nueva ley hipotecaria, que prohíbe a las entidades fijar un límite a la baja en las operaciones con tipo de interés variable. Eso sí, el tipo de interés mínimo nunca podrá ser inferior al cero por ciento. Aunque el Euribor se mantenga en negativo, no verá nunca un tipo negativo en su hipoteca.

Freno a los seguros vinculados

A partir de junio, la nueva ley hipotecaria pondrá fin a la venta de seguros ligados a hipotecas, aunque los bancos podrán seguir haciendo ofertas en función de los productos vinculados. Es decir, las entidades pueden ofrecerle mejores condiciones si contrata un seguro de vida riesgo, pero no pueden imponerle el producto o la compañía de seguros. El cliente podrá aportar su propia póliza de seguros y en ningún caso el banco podrá empeorar las condiciones del crédito si finalmente el cliente se decanta por otra compañía diferente a la propuesta por la entidad…

¡Continúa leyendo en elEconomistaSeguros!

También te puede interesar.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.