Mujeres con discapacidad y barreras deportivas

Sanitas crea un Comité Consultivo para los negocios de Bupa en Europa y América Latina.

La falta de oportunidades y el bajo número de mujeres con discapacidad federadas provocan una falta de referentes femeninos para niñas y adolescentes.

La participación de las mujeres con discapacidad en el deporte de alto rendimiento sigue siendo una asignatura pendiente. Pese a los significativos avances al respecto, las cifras demuestran que falta mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad y el reconocimiento social.

Solo 3.500 de las 13 mil personas con discapacidad federadas en España son mujeres

Según datos del Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España (2018), de las 13 mil personas con discapacidad con licencia federativa en España, sólo el 24% son mujeres. Representan menos de un 1% del total de mujeres con discapacidad en España con edades comprendidas entre 15 y 49 años.

El estigma de la discapacidad sigue estando muy presente en la sociedad y las mujeres siguen encontrando barreras para incorporarse al ámbito deportivo en términos de equidad. Cuando se habla de visibilizar no sólo se trata de las que compiten, sino también de las que desarrollan otros roles deportivos como árbitros, jueces o entrenadoras.

“Para aumentar la visibilidad de las mujeres en el deporte es necesario impulsar la práctica deportiva inclusiva”, explica Javier Pérez Tejero, director de la CEDI y responsable de la red de investigación Mujeres, discapacidad y deporte inclusivo.

La discriminación empieza con la falta de oportunidades para iniciarse en la práctica deportiva

Esto, sumado al bajo número de mujeres federadas, provoca una falta de referentes femeninos para las niñas con discapacidad dentro del ámbito deportivo. Por ello, es importante fomentar el deporte desde la igualdad y la inclusión en los ámbitos escolar y extraescolar.

Fundación Sanitas lleva años trabajando por eliminar tales barreras. Su programa Deporte Inclusivo en la Escuela es buen ejemplo de ello. “Las grandes entidades debemos predicar con el ejemplo y promover las buenas prácticas. Por eso, en la fundación, el deporte inclusivo siempre ha sido una de nuestras prioridades. Hemos querido además poner el foco en el sesgo de género y la doble discriminación que sufren las mujeres discapacitadas”, expone Yolanda Erburu, directora general de Fundación Sanitas.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.