¿Sabías que el 80% de las infecciones se produce por el contacto de las manos?

La higiene de manos es un factor determinante para prevenir la propagación de enfermedades que se transmiten por contacto como la gripe, el resfriado común o el sarampión

Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 80 % de las infecciones se contagian a través de las manos en el ámbito cotidiano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que realizar el lavado con un gel desinfectante es el mejor método para prevenir la transmisión de enfermedades por contacto directo. Así, una higiene adecuada reduce el riesgo de infección entre un 50% y 65%.

En el hogar es imprescindible desinfectárselas siempre después de cambiar un pañal o limpiar una herida y, especialmente, antes de tocar alimentos para evitar contaminarlos.

Así, un lavado de manos con agua y jabón debe durar entre 40 y 60 segundos, mientras que con geles hidroalcohólicos se obtiene una desinfección total en 30-40 segundos: los geles desinfectantes eliminan bacterias, virus y hongos que el agua y jabón no inactiva. Por lo tanto, el uso de gel desinfectante es la mejor barrera para prevenir enfermedades de transmisión por contacto directo como la gripe, el resfriado común, gastroenteritis, varicela, sarampión, conjuntivitis, hepatitis A y B, herpes simple, etc.

En este contexto, el Grupo Hartmann cree conveniente recordar la importancia de realizar un correcto lavado con gel desinfectante, no sólo en el ámbito sanitario sino también en el familiar siguiendo los siguientes pasos:

  1. Aplicar el gel antiséptico en la palma de una mano
  2. Frotar las palmas entre sí y, posteriormente, la palma de la mano izquierda con el dorso de la derecha y viceversa
  3. Friccionar ambas palmas entre sí con los dedos entrelazados
  4. Frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos
  5. Refregar con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano derecha, y viceversa
  6. Frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda haciendo un movimiento de rotación y viceversa
  7. Dejar secar al aire

Por lo tanto, los geles desinfectantes son más eficaces en la lucha contra los gérmenes, son fáciles de aplicar (no necesitan agua y se secan rápidamente) y además muy cómodos para llevar siempre a mano, señala Grupo Hartmann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.