Seguros D&O o cómo proteger el patrimonio de los administradores

Seguros D&O o cómo proteger el patrimonio de los administradores

Los seguros D&O son clave para que los administradores puedan desarrollar su actividad sin poner en riesgo su patrimonio.

Fundación Inade acoge un foro especial dedicado exclusivamente a las responsabilidades de consejeros y directivos. La jornada tuvo lugar en las dependencias del Club Financiero de Santiago. Inauguró la sesión su presidente, Roberto Pereira, y el presidente de la Fundación, José Ramón Santamaría.

Moderó la sesión el director de Fundación Inade, Adolfo Campos, que abrió el debate.

La responsabilidad de los administradores de empresas

El objetivo de la sesión era concienciar a los administradores de las empresas sobre las consecuencias de sus decisiones. En caso de actuar con culpa o negligencia, el administrador debe responder con su patrimonio.

Intervinieron tres perfiles profesionales diferentes: un experto a nivel jurídico, José Manuel Busto Lago; un administrador de una sociedad, Rosa Rodríguez, administradora solidaria de Espina&Delfín; y un profesional de la industria aseguradora, David Gimeno, suscriptor senior de Líneas Financieras de QBE.

Busto Lago confirmó que “el administrador responde ante la empresa, los socios, los acreedores y también ante la Hacienda Pública. Y lo hace con su patrimonio. Es más, si contrae una deuda, esta puede recaer en sus herederos”, respondió.

Cómo afrontar las responsabilidades de los consejeros y directivos con tranquilidad

Rosa Rodríguez respondió a esta cuestión con contundencia. “Para mí la respuesta es clara: mediante el asesoramiento profesional. Debemos contar con un buen programa de compliance y, por supuesto, con buenos seguros D&O. Cada vez resulta más complicado separar a la empresa del empresario y por ello debemos protegernos”.

Funcionamiento de los seguros de consejeros y directivos

David Gimeno aclaró: “Este tipo de pólizas protegen al asegurado ante actuaciones negligentes, lo que de ninguna manera significa que, por estar asegurado, pueda actuar de manera indebida sin consecuencias. El administrador solo tendrá cobertura cuando no haya dolo en sus acciones u omisiones. Si en el juicio se demuestra que incumplió, por ejemplo, una obligación legal de manera consciente e intencionada, el seguro quedaría sin efecto”.

Las pólizas D&O funcionan basándose en el principio de inocencia: la compañía adelanta las fianzas y la asistencia jurídica. Si la sentencia es condenatoria y se demuestra que ha existido dolo por parte del asegurado, éste debe devolver los gastos.

Siniestros de D&O

Gimeno comentó los más habituales: los relacionados con el empleo, la legislación y la competencia desleal. También destacó que del 100% del gasto que suponen estos siniestros en su compañía, el 60% se destina a la defensa. “Los abogados que llevan este tipo de siniestros deben estar especializados en la materia, normalmente son muy buenos y sus servicios hay que pagarlos. También son procesos muy largos, la media para resolver un siniestro de consejeros y directivos es de año y medio, aunque tenemos casos que llevan más de ocho años sin cerrarse”, afirmó.

La jornada finalizó con una ronda de preguntas por parte de los asistentes, durante la que se profundizó en las coberturas y exclusiones de los seguros de consejeros y directivos.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.