El capital riesgo apunta a las carteras del seguro

Puedes ver este reportaje en su formato vídeo aquí

Capital riesgo reportaje abr 16La patronal del capital riesgo en España insiste en pedir más facilidades para que el sector asegurador español y los fondos de pensiones puedan invertir mayor parte de su capital en sus fondos. A cambio prometen rentabilidades por encima del 10% a largo plazo.

Un texto de Virginia M. Zamarreño

El sector asegurador español cerró 2015 con una cartera de inversión de 227.427 millones de euros, de acuerdo con los datos de Icea, un 2,8 por ciento más que al cierre de 2014. El seguro es uno de los principales inversores institucionales españoles, y durante los años de la crisis fue uno de los principales soportes de la deuda soberana. El objetivo de la cartera de inversión del sector es dotar a las compañías del músculo financiero suficiente para garantizar que puedan hacer frente a las obligaciones que contraen con los asegurados. Por eso su política de inversión ha estado tradicionalmente tildada de ‘conservadora’, una prudencia que la entrada en vigor de Solvencia II puede incrementar.

Esto hace que el apetito inversor de las aseguradoras se centre en activos estables, aunque poco rentables ahora, como la renta fija, que al cierre de 2015 suponía el 69,26 por ciento de la inversión, según Icea. Por volumen le siguen las inversiones en activos inmobiliarios y a mayor distancia, la renta variable y las inversiones alternativas. En este último epígrafe se encuadra el capital riesgo, un sector que ofrece oportunidades de inversión a una rentabilidad atractiva si se tiene cuenta el escenario actual de tipos de interés, pero a cambio de un mayor riesgo. Un factor que en otros mercados europeos no parece importar, ya que la inversión del seguro en estos activos ronda el 10 por ciento de su cartera.

Juan Luis Ramírez, vicepresidente de la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (Ascri), explica que la inversión de aseguradoras y fondos de pensiones españoles en capital riesgo “es bajo. Los grandes inversores en fondos de capital riesgo a nivel internacional son los inversores a largo plazo, y los inversores a largo plazo por excelencia son compañías de seguros y fondos de pensiones”.

Ramírez cree que la razón de que el capital riesgo sea el gran ausente de la cartera del seguro es “una falta de conocimiento”, algo que están intentando paliar. “En España ha habido tradicionalmente activos que han rentado mucho y con muy poco riesgo, por lo tanto no ha habido una necesidad como la que hay hoy en día, con activos sin riesgo prácticamente reportando un 0 por ciento, no hay más remedio que sofisticarse un poco y creo que los gestores de las compañías están profundizando y decidiendo invertir en capital riesgo una parte, por lo menos comparable a lo que sus homólogos internacionales hacen, con inversiones que rondan entre el 15 y el 20 por ciento de su patrimonio”, explica. “Yo creo que un nivel de entre el 5 y el 10 por ciento en el contexto actual de tipos de interés sería el adecuado”.

Casos poco habituales

En el sector hay una compañía que en las inversiones ha roto con lo establecido. Mutua Madrileña. El grupo que preside Ignacio Garralda apostó hace unos años por la renta variable, con inversiones en varias cotizadas. La compañía decidió en 2014 diversificar aún más su cartera dando entrada a inversiones alternativas. Estas incluyen el capital riesgo y la inversión directa en empresas. Al cierre de 2015 esta partida sumaba 156 millones de euros y según señaló Garralda, “han ido muy bien, en cuanto a las valoraciones obtenidas y las rentabilidades”. Entre estas operaciones se encuentran la adquisición de GoFit junto a Torreal, o la alianza que firmó con Banca March y Bankinter para cofinanciar empresas. Mutua ha destinado 35 millones de euros, con una rentabilidad “superior a la del mercado de renta fija”.

El capital riesgo ha estado ligado al seguro también como inversor. Jaime Carvajal, CEO de Grupo Mayo, explica que “en la época de las fusiones de compañías tuvo un papel muy relevante en determinadas operaciones”. También en la mediación, con contribuciones a proyectos de build up de cartera, “pero de forma tímida, en los últimos diez años”. Y no son las últimas, explica Carvajal: “nosotros hemos firmado un acuerdo con un fondo italiano y hemos creado un proyecto, un holding en España, Quadrifoglio Project, para comprar corredurías y hacer build up de arteras, vamos a invertir unos 30 millones de euros, aproximadamente, para realizar operaciones en los cinco próximos años”.

Revista ABRIL 16 portada

Descubre este y otros contenidos interesantes en la revista de abril Seguros elEconomista

Tagged , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *