Mi reforma es un desastre, ¿qué puedo hacer?

obras en casa

Según cifras oficiales, gran número de hogares españoles se encuentra en construcciones antiguas, anteriores a 1990. Por eso son muchos quienes optan por reformar o rehabilitar las viviendas para actualizarlas y hacerlas más accesibles. Hacer obras en casa puede convertirse en un proceso de gran complejidad especialmente si, al terminar, los resultados no son los esperados.

Los expertos de Das Seguros aclaran que tan solo puede iniciarse una reclamación por obra mal finalizada cuando existen diferencias entre lo acordado con el contratista —sea una empresa o un profesional— y el trabajo realizado por éste.

¿Cómo puedo denunciar una obra mal acabada?

Lo primero que se debe hacer cuando se detectan defectos es contactar con un perito, técnico, ingeniero o arquitecto para realizar un informe sobre la ejecución de la obra y sus diferencias con el proyecto acordado, o elaborar un dictamen que abarque las posibles causas de los defectos y las eventuales reparaciones que tengan que llevarse a cabo en consecuencia.

Si se certifican estas diferencias, el siguiente paso es contactar con un abogado para llevar el caso ante un juzgado civil. El letrado asesorará al afectado en todo momento, y pivotará su estrategia de reclamación en dos pruebas fundamentales: el contrato acordado –que puede incluir las facturas y el presupuesto– y el informe técnico elaborado por el perito.

De fallar todas las vías de solución de conflictos alternativas, puede llegar a interponerse una demanda que obligue al profesional a culminar la obra según los términos acordados. Sin embargo, como en todo proceso judicial, es probable que se efectúen alegatos y respuestas, así como vistas y consideraciones de pruebas, que dilaten el proceso de solución del conflicto.

El contrato, la pieza fundamental 

En una demanda por obras defectuosas encontramos enfrentados al contratista y al propietario del inmueble que encargó el trabajo. No obstante, la pieza principal en la reclamación es el contrato entre ambas partes. Por eso es fundamental tener copias escritas del documento, presupuestos y facturas para que una reclamación pueda proceder ya que en él se encontrarán los términos, los materiales que se utilizaron, los acabados, el nivel de calidad y los plazos para el trabajo.

Estos documentos son esenciales porque establecen obligaciones entre las partes. Su incumplimiento tiene consecuencias y pueden derivar en reclamaciones con indemnizaciones económicas, así como con la obligación de reparar los daños materiales causados.

Tagged , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.