Aon detecta un aumento del riesgo político en los países BRICS



La tension en Ucrania podría contagiarse en otros antiguos estados soviéticos

Aon Risk Solutions, la división global de gestión de riesgos de Aon publicó ayer su Mapa de Riesgo Político 2014 que identifica un riesgo político cada vez mayor en los cinco países emergentes BRICS. Esto supone que países que representan una gran parte de la producción mundial han experimentado un incremento del riesgo político, incluyendo violencia política, interferencias gubernamentales e impago de deuda soberana.

Para Pedro Tomey, managing director y CRO de Aon España, “en el actual entorno económico, una de las principales vías de crecimiento para las empresas españolas está en la internacionalización de su actividad. El Mapa de Riesgo Político es una herramienta esencial para que puedan valorar sus contingencias y determinar el posible impacto de las mismas en su supervivencia, crecimiento y resultados”.

Eduardo Dávila, CEO de Aon España y Portugal, indica que “Aon siempre está buscando la forma de ofrecer soluciones innovadoras para sus clientes, ayudándoles en los temas que más les preocupan, y este Mapa es un claro ejemplo de ello. La internacionalización de la actividad está orientada a aumentar la rentabilidad de las empresas y crecer de forma sostenible, pero para ello es imprescindible una correcta gestión de los riesgos e inversiones. La información que ofrece el mapa será muy útil para nuestros clientes en la toma de decisiones estratégicas y financieras en un mercado altamente regulado y exigente como es el actual”.

Información sobre el Mapa de Riesgo Político 2014

El mapa analiza los riesgos políticos, violencia política y terrorismo de 163 países y territorios, ayudando a las empresas a medir los niveles de riesgo derivados de la transferencia de divisas, los riesgos legales y regulatorios, las interferencias políticas, la violencia política, el impago de deuda soberana o las interrupciones de la cadena de suministro. Desde 2013 incluye la vulnerabilidad del sector bancario, el riesgo al estímulo fiscal y el riesgo de hacer negocios. Aon recuerda que los países de la Unión Europea y de la OCDE no son calificados.

La clasificación de cada país es el resultado de la combinación de los análisis realizados por Aon Risk Solutions, Roubini Global Economics y la opinión de 26 sindicatos del Lloyd’s y grandes aseguradoras que suscriben activamente seguros de riesgo político.

Según explica el bróker, la calificación de Brasil empeora porque han aumentado los riesgos políticos porque la debilitación económica ha potenciado el papel del gobierno en la economía. Esto cobra especial importancia si se tiene en cuenta la celebración del Mundial de fútbol de este año y los Juegos Olímpicos de 2016.

En el caso de Rusia, se tienen en cuenta las tensiones con Ucrania y la anexión de Crimea. Las tensiones políticas y la atención a las cuestiones geopolíticas han debilitado aún más el ya frágil entorno operativo para las empresas y los riesgos derivados de la  transferencia de divisas se han incrementado como consecuencia de los controles al nuevo capital. En este sentido, la economía rusa continúa estando dominada por el gobierno, explica Aon, por lo que el estancamiento de la política económica ha provocado también un freno al crecimiento y con ello el aumento del riesgo de violencia política.

India también empeora su calificación por el incremento de los riesgos legales y regulatorios provocado por la corrupción y unos moderadamente altos niveles de interferencia política. Las disputas territoriales, el terrorismo y los conflictos regionales y étnicos también han contribuido a elevar el riesgo de violencia política.

El deterioro de China se debe al incremento de la violencia política, y coincide con un momento de ralentización del crecimiento económico, lo que sugiere que el estancamiento de la política económica y el lento avance de la economía se realimentan mutuamente.

Por último, Sudáfrica empeora a pesar de contar con sólidas instituciones políticas. Sudáfrica se ve afectada por continuas huelgas, que se han convertido en la mayor herramienta para la fijación de salarios, y que han debilitado las perspectivas de las empresas y han elevado los costes de financiación.

Principales riesgos y tendencias en 2014

Aon recomienda a las empresas que tengan pensado salir al exterior vigilar tres riesgos especialmente. Por una parte la transferencia de divisas: La recuperación económica en mercados desarrollados y el inicio de la normalización de las tasas de interés ha tenido el efecto de retirar el capital de los mercados emergentes. Esto añade presión a los países con flojos balances. El incremento del riesgo político en algunos de los países con mercados emergentes ha debilitado el capital a largo plazo (FDI) aumentando el riesgo de que se introduzcan medidas para retener el capital que impedirán la transferencia de fondos o la repatriación de activos.

Por otra parte, el impago de deuda soberana: A medida que los balances fiscales se debilitan y los riesgos políticos aumentan, en países como Ucrania, además de las presiones sobre las divisas, las empresas verán un cambio en la voluntad y capacidad de pago de algunos gobiernos, explica Aon.

Y por último, el ciclo electoral que tendrá lugar en 2014 y que podría exacerbar la violencia política, la intervención pública y el riesgo de implantación de medidas de control.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.