¿Cómo afectó el huracán Katrina al seguro estadounidense y mundial?



Se cumplen diez años de una de las mayores catástrofes naturales registradas por el sector asegurador

V.M.Z-Seguros TV

Imagen de las inundaciones que siguieron al paso del Katrina en Nueva Orleans. CC

El huracán Katrina, que hace diez años arrasó la ciudad estadounidense de Nueva Orleans ha dejado numerosas lecciones, muchas de ellas para el sector asegurador. Katrina supuso un antes y un después no sólo para los habitantes de la ciudad sureña, cuna del Jazz, sino para todos los profesionales que formaron parte de su reconstrucción y para el sector asegurador y la gestión de riesgos catastróficos.

En el mercado asegurador estadounidense, más allá de unas pérdidas aseguradas milmillonarias, Katrina dejó su impacto en la manera de trabajar en el mercado de daños.

Según declaraciones de Rick Miller, responsable en EEUU de daños a propiedades de AON, recogidas por Insurance Journal, “el impacto de Katrina se puede ver en las fechas de renovación de los contratos, en la modelización de catástrofes naturales, en las iniciativas de mitigación de riesgos y en los modelos de construcción de edificios, en las respuesta a las necesidades de la demanda e incluso en cómo se colocan en el mercado los excesos en los límites de las pólizas”.

Uno de los cambios provocados por Katrina ha sido el cambio en las fechas de las renovaciones de los seguros multirriesgos. Antes del huracán, estos se renovaban en la parte final del ejercicio, en el tercer y cuarto trimestre del año. Tras Katrina, esta actividad se ha trasladado a comienzos del año, antes de la temporada de huracanes (que normalmente se produce entre el 1 de junio y el 30 de noviembre de cada añ0).

Nueva era en la modelización de catástrofes

La mejor gestión de un riesgo es prevenirlo. Aunque la previsión de grandes catástrofes naturales es extremadamente complicada, tras Katrina se ha abierto una nueva era en la modelización de catástrofes naturales. Miller recuerda que el paso del Katrina hizo que los modelos de catástrofes pasaran de las carteras de las compañías aseguradoras a ser una herramienta utilizada prácticamente para cada una de las tormentas, no para la temporada entera.

Katrina afectó de forma considerable al sector asegurador en EEUU. No sólo por el coste de los siniestros, sino porque provocó un ciclo de mercado duro, esto es, precios de suscripción más elevados y menor capacidad de aseguradoras y reaseguradoras para asumir riesgos, sobre todo en programas de seguros importantes con el viento como principal riesgo, explica el responsable de AON. Esta situación duró dos temporadas.

Ahora, con una incidencia de grandes catástrofes más limitada, la situación de mercado es completamente diferente, en pleno ciclo de mercado blando, con mucha competencia y mucha capacidad de suscripción, señala.

Más atención a las inundaciones

Además del viento, Katrina supuso que el seguro estadounidense prestara más atención a las inundaciones, creando modelos de previsión y analizando sus causas y consecuencias, y cómo se relacionan con las tormentas y los huracanes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.