¿Contribuyen las RRSS al aumento de los trastornos de la conducta alimentaria?

¿Contribuyen las redes sociales al aumento de los trastornos de la conducta alimentaria?.

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se han convertido en uno de los problemas de salud mental que más han aumentado en los últimos años. En España, según datos de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), existe una prevalencia de entre el 4,1% y el 6,4% en las jóvenes de 12 a 21 años. Y tiene un claro perfil femenino: 9 de cada 10 personas que padecen estos trastornos son mujeres.

Lejos de descender, a raíz del confinamiento, los casos de TCA han aumentado un 20%, según cifras de Fundación Fita. Preocupa, además, la edad cada vez más temprana a la que se manifiestan estos trastornos. El mayor tiempo de exposición a las tecnologías y redes sociales durante el confinamiento y el impacto de la pandemia en la salud mental. Especialmente de los adolescentes, son algunas de las razones que explican este incremento.

Redes sociales y trastornos de la conducta alimentaria

La insatisfacción con la imagen personal y el deseo de cambiarla suele ser uno de los síntomas que muestran estos trastornos alimentarios, sin embargo, se trata de problemáticas cuyo origen es multifactorial (emocional, personal, familiar, sociocultural, etc.) y presentan numerosas causas subyacentes que hacen que su intervención sea compleja y no se limite solo al síntoma detectado”, explica Raquel Velasco, psicóloga de BluaU de Sanitas.

De forma general, los trastornos de conducta alimentaria suelen estar relacionados con muchas variables distintas, entre ellas, encontramos, características personales del individuo, capacidad de regulación emocional, autoconcepto, entorno familiar y social. Por ello, encontramos que para que el tratamiento sea eficaz necesitaremos manejar muchos de esos factores subyacentes”, matiza la especialista.

No obstante, el mundo digital alienta en cierta medida la proliferación de estos trastornos, en particular, entre los jóvenes que muestran especial vulnerabilidad.

Las jóvenes, más vulnerables

Aunque anteriormente se comenta que detrás de estos trastornos de conducta alimentaria, hay otros factores de los que no se habla tanto que pueden jugar un papel muy importante, es cierto que, las redes sociales actúan como un factor de precipitación y de riesgo importante para la aparición de estos problemas. Sobre todo, en la etapa de la adolescencia. En la cual, nuestros adolescentes están muy centrados en buscar la aceptación y admiración de su grupo de iguales. De esa manera, intentarán imitar los cánones de belleza irreales que marcan tendencia en las redes“, afirma la psicóloga de bluaU de Sanitas.

En la mayoría de los casos, hay algunas señales habituales que pueden ayudar a identificar un posible TCA. Como la obsesión por la comida, cambios en su forma de alimentación; comer solos sin que nadie los vea, tener mucha impulsividad y falta de control con algunos alimentos. Además de conductas de compensación como hacer mucho ejercicio por la ingesta realizada, privación de algunas comidas o estado de humor inestables, entre otros.

Otros trastornos

Asimismo, aunque los TCA se han asociado tradicionalmente a enfermedades como la anorexia o la bulimia, en las que las personas afectadas restringen la comida o recurren al vómito como sintomatología más evidente. También existen otro tipo de problemáticas relacionada con la alimentación.

Por ejemplo, la vigorexia (necesidad de ganar grasa magra y una distorsión de la imagen corporal). O la ortorexia (una obsesión por la comida sana que interfiere en su vida diaria); y que también, se han visto azuzadas por las redes sociales y el movimiento fitness que acumula millones de seguidores. “Debemos estar vigilantes con respecto a la influencia e impacto de las redes sociales ya que pueden ser detonantes de ciertos comportamientos problemáticos de salud mental y generadores de una relación negativa con el deporte, con la comida y nuestro cuerpo”, señala Raquel Velasco.

Conductas como por ejemplo el ayuno intermitente en personas con cierta predisposición psicológica pueden ser detonantes de TCA por lo que se recomienda que estas pautas siempre sean realizadas a través de un profesional nutricional que haga seguimiento. “En personas con cierta sintomatología psicológica de base, realizar este tipo de conductas como el ayuno intermitente pueden desembocar en una relación patológica con su alimentación, su salud física y la imagen de su cuerpo”, afirma la especialista de Sanitas.

Efectos negativos de los trastornos de la conducta alimentaria

Como hemos dicho, este tipo de conductas y trastornos tienen, además, efectos muy negativos sobre la salud digestiva que pueden abarcar desde cambios hormonales o afecciones intestinales hasta la desnutrición e incluso la muerte en los casos más severos.

Reducir la ingesta de alimentos por debajo de las necesidades calóricas y nutricionales puede llevar a alteraciones metabólicas que impiden al organismo funcionar correctamente y al desarrollo de enfermedades digestivas, renales o cardíacas. De igual manera, eliminar ciertos alimentos de la dieta puede llegar a modificar la microbiota intestinal, generar intolerancias y dar lugar a enfermedades crónicas de difícil control”, advierte la Dra. Cecilia Sanz García, médica especialista en Aparato Digestivo del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja. “El intestino pierde la capacidad de digestión y absorción de alimentos si no se efectúan ingestas regulares adecuadas. También se altera el movimiento intestinal produciendo alteración en la consistencia y frecuencia de las deposiciones, distensión abdominal, dolor y náuseas”, concluye la doctora.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.