El valor añadido de la relación personal en el sector asegurador

Preventiva

La digitalización del sector asegurador es necesaria pero nunca debe olvidarse la importancia del factor humano en una relación de confianza

Parece que las nuevas tecnologías lo han copado todo. Desde el comercio electrónico a las relaciones personales, todo pasa por una pantalla o se realiza a través de un dispositivo móvil. En este contexto no hay que olvidar la importancia de las relaciones personales, sobre todo en el sector asegurador, en el que la confianza es clave para su desarrollo.

Las relaciones personales son la base de la confianza, y la confianza es clave a la hora de contratar un seguro, ya que se trata de proteger lo que más nos importan, ya sea el patrimonio de una familia, los activos de una empresa o a las propias personas. En los seguros personales, además, el asesoramiento para la valoración del riesgo es vital y en ese aspecto, las personas son insustituibles.

Es cierto que muchos clientes no precisan de un trato personal en su relación con el seguro y pueden cubrir sus necesidades a través de compañías de directo que solo operan a través del mundo online o telefónico. Pero aún hay una amplia mayoría de asegurados que necesitan un asesoramiento personalizado, o ramos específicos del negocio asegurador en el que el trato personal es imprescindible.

Por eso, en los ramos de seguros personales, incluido el de decesos, las compañías que aún apuestan por el asesoramiento personalizado a través de personas cuentan con eslóganes tipo “te cuidamos”, “estamos a tu lado” o “te acompañamos cuando más lo necesitas”, con el objetivo de impulsar el vínculo emocional con el cliente y demostrar, a la vez, que cuentan con un equipo humano que les respaldará cuando se enfrenten a un siniestro.

Este trato puede chocar con lo que las nuevas generaciones demandan, que es agilidad y rapidez en los trámites. Por eso, el sector asegurador debe aunar el espíritu del trato personal y pausado con la inmediatez de las nuevas tecnologías. El sector asegurador necesita agilizar y simplificar sus procesos sin perder el trato personal. Por ello el seguro debe conocer los nuevos canales de comunicación y contacto con el cliente, para adaptarse a lo que la sociedad demande en cada momento.

En este contexto, la omnicanalidad es la clave para llegar a todas las generaciones. Desde el joven que no quiere complicaciones y gestiona sus seguros desde el móvil, hasta las personas que precisan el trato personal para contratar un seguro. En todos los casos, la persona es y será el centro del negocio asegurador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.