Fundación Línea Directa analiza las conductas irresponsables al volante

5 millones de conductores reconocen que ‘acosan’ al coche que circula delante, sin respetar la distancia de seguridad

Todo el mundo conoce las consecuencias fatales que tiene el consumo de alcohol y de las drogas al volante, pero menos gente parece ser consciente de las graves implicaciones que puede tener hacerse un selfie conduciendo, ir a comprar el pan sin el cinturón de seguridad o no abrochar el arnés al niño en la sillita para ir al colegio de al lado de casa. Y, pese a todo, seguimos cometiendo conductas irresponsables al volante, que Fundación Línea Directa analiza en un estudio.

Una de las conclusiones más sorprendentes del estudio de Fundación Línea Directa es que 5 millones de españoles (21% del total) reconocen que no respetan la distancia de seguridad, lo que se conoce como “acoso” en la conducción. De hecho, en 2013 hubo 2.135 conductores que se vieron implicados en accidentes con víctimas por no respetar la distancia de seguridad, casi un 8% más que el año anterior, siendo una de las infracciones que más ha repuntado en el último año. Las colisiones traseras y múltiples causaron más de 150 fallecidos en la carretera española el año pasado.

El objetivo de Fundación Línea Directa es concienciar sobre las imprudencias que los españoles siguen cometiendo en la conducción y averiguar qué opinión y grado de conocimiento tenemos sobre cuestiones básicas de seguridad. El estudio “Conductas irresponsables al volante (2014)” analiza 1.200 entrevistas realizadas a conductores de toda la geografía española. De este informe se desprenden conclusiones preocupantes, que hay que tener muy presentes precisamente en esta época del año en la que comienzan las cenas de Navidad y aumentan los desplazamientos por las festividades, advierte la compañía.

Según Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa, “a través de este estudio y con los Cursos de Conducción que promovemos en la Fundación hemos detectado que las cuestiones más elementales de seguridad siguen siendo un problema fundamental. No olvidemos que, de acuerdo con la DGT, entre el 70% y el 90% de los accidentes con víctimas se debe a fallos humanos, fallos que, por lo tanto, se pueden evitar”.

Además, casi 15 millones de españoles confiesan conducir por encima de los límites de velocidad, un factor que estuvo presente en el 22% de los accidentes con víctimas mortales el año pasado. Además, y aunque el cansancio y la fatiga están relacionados con el 30% de los accidentes, el 44% reconoce no parar cada dos horas para descansar en los viajes largos. Y por si fuera poco, 7 millones de conductores confiesan usar el teléfono móvil de forma indebida mientras van al volante (una mala práctica que el 80% de los encuestados percibe como la más común).

Pero sigue siendo en los trayectos cortos donde más nos relajamos: casi 5 millones de conductores confiesa no haber utilizado en alguna ocasión el cinturón de seguridad en los desplazamientos breves y un 14% ha llevado, alguna vez, a los niños en el coche sin las medidas de seguridad obligatorias, a pesar de que un 20% de los menores fallecidos en 2013 no utilizaba sistemas de retención infantil.

Desconocimiento de lo más básico

Pero, ¿se conduce mal en España? Más de 6,5 millones de conductores (un 25% del total) así lo creen. Conductas irresponsables, importantes carencias, falta de formación y el gran desconocimiento que existe sobre algunas de las normas básicas de conducción son las principales razones para pensar de esta forma.

Varios ejemplos: más del 35% (unos 9,5 millones de conductores) desconoce que hay que pararse con el semáforo en ámbar y casi un 14% no sabe quién tiene preferencia al salir de una rotonda. Si nos centramos en situaciones de riesgo inesperadas que se pueden encontrar en la carretera, la mitad de los conductores españoles no conoce cómo actuar ante un derrape de la parte delantera del vehículo (subviraje) y un 27% no sabría reaccionar ante un aquaplanning, algo propio de los meses de invierno.

Por Comunidades Autónomas, los conductores de Asturias y de Baleares son los que peor opinión tienen sobre cómo conducimos los españoles, mientras que los extremeños y catalanes son los que tienen una percepción más positiva.

Por sexos, las mujeres respetan más las medidas de seguridad pero desconocen en mayor medida cómo reaccionar frente a situaciones adversas.

¿Es efectiva la formación que se recibe?

La Fundación Línea Directa también ha querido analizar cuál es la opinión de los conductores respecto a la formación en materia de conducción. Sólo un 16% de los españoles considera efectiva la educación recibida como preparación al examen de conducir. Casi la mitad cree que fomenta de forma muy básica la conducción segura y 9 millones de conductores la ven insuficiente para desarrollar conductas responsables al volante, una cifra que crece a medida que lo hace la antigüedad del carnet de conducir.

Entre los aspectos formativos sobre los que habría que incidir más, los conductores españoles reivindican mayor formación sobre cómo actuar ante situaciones difíciles al volante (de mayor interés para mujeres y jóvenes), seguida del fomento del respeto entre conductores (interés que aumenta a medida que avanza la edad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.