La sanidad privada comienza a vacunar a pacientes de alto riesgo en Madrid

Sanidad Privada Aspe Departamento de Salud de Torrevieja noticias de seguros

La capacidad sanitaria de los centros hospitalarios privados se suma desde esta semana a la estrategia de vacunación de la Comunidad de Madrid. En el marco de la inmunización frente a la Covid-19 con dosis de Moderna a pacientes de los grupos de muy alto riesgo. La Alianza de la Sanidad Privada Española considera acertada y eficiente esta medida, conforme al objetivo común de salud pública de avanzar en la inmunización del conjunto de la población.

Así, algunos hospitales madrileños de titularidad privada ya están administrando dosis a personas con condiciones de muy alto riesgo; es decir, el grupo 7 de la estrategia de inmunización al que pertenecen pacientes oncológicos e inmunodeprimidos y otros centros comenzarán a inocular la vacuna de Moderna a sus pacientes pertenecientes a este mismo colectivo a lo largo de estos días. Entre las mencionadas infraestructuras hospitalarias se encuentran: la Clínica Universitaria de Navarra, Grupo Quirón, Grupo HM Hospitales, Grupo Vithas, Centro MD Anderson Cancer Center, Hospital Moncloa, Clínica Santa Elena, Hospital de la Zarzuela y el Sanatorio Francisco de Asís.

La participación de la sanidad privada, en manos de las Comunidades Autónomas

Como ya informara ASPE, el Ministerio de Sanidad ha dejado en manos de las Comunidades Autónomas la planificación de la administración de vacunas en sus respectivos territorios, por lo que, ante la ausencia de un plan nacional que contemple la colaboración de la sanidad privada como parte del Sistema Nacional de Salud, son cada una de las administraciones sanitarias regionales las que deciden si hacerlo o no.

Hasta el momento, la Comunidad de Madrid ha sido la única región en aprobar oficialmente la incorporación de la sanidad privada a sus planes de vacunación. Lo hizo a través de la publicación de una orden en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) mediante la cual se detallaba que “las autoridades sanitarias tienen la capacidad para habilitar y disponer de espacios e instalaciones adecuadas, públicas o privadas, para desarrollar la campaña de vacunación frente al Covid-19, así como para poner a su disposición a los centros sanitarios privados y sus profesionales para dicha tarea durante la emergencia sanitaria”. Esta medida, junto a la previsión de llegada de una nueva partida de dosis de varias de las vacunas aprobadas por Europa, permite ahora a la Comunidad de Madrid ampliar su capacidad de vacunación frente a la COVID-19.

La sanidad privada en el reto de CCAA

Canarias, por su parte, ha contado con el apoyo de la infraestructura sanitaria privada para vacunar a ciertos colectivos esenciales. Como farmacéuticos, fisioterapeutas y odontólogos, entre otros. Además de para la población mayor de 70 años perteneciente a MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado).

Además de esta región, la colaboración público-privada en Cataluña se inició hace algunas semanas mediante la participación en la Estrategia de Vacunación de centros concertados.

Otras administraciones como Andalucía y Murcia han expresado su intención de contar con los recursos de la sanidad privada. A medida que se disponga de más dosis de las vacunas que permitan acelerar la estrategia.

ASPE reivindica el papel de la sanidad privada

ASPE insiste en que desestimar la infraestructura sanitaria privada (más de 312.000 profesionales, 460 hospitales y miles de clínicas repartidas por todo el territorio nacional) para agilizar la vacunación de la población sería una irresponsabilidad, ya que según lo previsto en la propia Estrategia de Vacunación covid-19 del Ministerio de Sanidad, entre mayo y junio deberían estar vacunados entre 15 y 20 millones de personas. Hasta el momento la cifra de personas que ha recibido todas las dosis prescritas es solo de 3,4 millones en España, según datos del Ministerio de Sanidad.

Para Carlos Rus, presidente de ASPE, “estamos en un momento decisivo en el que es prioritario contar con todos los medios e infraestructuras del Sistema Nacional de Salud. Para alcanzar la inmunidad-país cuánto antes. No olvidemos que además de la salud está en juego la recuperación de nuestra economía y de muchos puestos de trabajo”. Es por ello que la incorporación de la sanidad privada a la vacunación en la Comunidad de Madrid supone un paso importante. “El papel de la Asociación de Centros y Empresas de Hospitalización Privada de Madrid (ACHPM); y la receptividad de las autoridades han sido fundamentales para que, una vez más, Madrid sea el ejemplo a seguir”, destaca Carlos Rus.

Y es que una vez más la estrategia sanitaria seguida en España difiere de la tendencia mayoritaria en Europa. Donde países como Alemania, Francia, Grecia, Italia, Polonia, Rumania o Suiza han incorporado a la sanidad privada en sus procesos de vacunación desde el inicio.

Sanitarios del sector privado aún sin vacunar

Por otro lado, aún existen colectivos de profesionales de la sanidad privada en espera de la vacuna. En Navarra, por ejemplo, hasta mayo no está previsto que se culmine la inmunización del personal sanitario que ha sido vacunado con AstraZeneca. Además, el personal no sanitario mayor de 55 que trabaja en hospitales está sin vacunar debido a la duda sobre qué vacuna utilizar para ellos. Algo similar ocurre en la Comunidad Valenciana, también para los profesionales sanitarios vacunados con la primera dosis de AstraZeneca.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.