Las pensiones vuelven a la batalla electoral

Descubre más contenidos interesantes en la edición de junio de la revista Seguros elEconomista

PORTADA REVISTA JUNIO JUN 16El futuro de las pensiones es un arma electoral recurrente. Y en esta campaña para dirimir, de una vez por todas, quién ocupará la presidencia del gobierno, no será una excepción. Ya comenzó la ‘batalla’ anoche, en el primer debate electoral en el que se enfrentaron los cuatro candidatos de los partidos con mayor representación parlamentaria.

Un texto de V.M.Z.

Más de 36,5 millones de españoles están llamados a las urnas el próximo 26 de junio. Una nueva cita electoral en la que se pone a prueba la resistencia de los candidatos a la presidencia del Gobierno. Y la de los electores, que deberán pasar por el trance de una nueva campaña electoral apenas seis meses después de la vivida en diciembre.

Una nueva campaña en la que las pensiones tendrán sus quince minutos de fama. Aunque a los candidatos no les dará tiempo a profundizar en uno de los temas más recurrentes de las citas electorales, pero que con menor detalle desgrana cada partido.

No cabe duda de que el sistema público de pensiones es un verdadero asunto de Estado, una especie de tabú al que los partidos políticos recurren de vez en cuando –casi siempre cuando se acercan elecciones-para asegurar el voto de una buena parte de la ciudadanía española.

Aunque en los últimos años el debate de la sostenibilidad del sistema está en la calle, es poco habitual ver a los políticos analizando en profundidad la verdadera situación del sistema, o incluso ofreciendo toda la información necesaria para que los ciudadanos tomen las decisiones adecuadas -¿se acuerdan de la tan esperada carta con el importe de la pensión futura?-.

¿Qué proponen los partidos?

Aunque al cierre de esta edición aún faltan unas semanas para la puesta en marcha de la campaña y los responsables de los partidos trabajan contra reloj para poner a punto los nuevos programas electorales, hay dos tendencias muy marcadas en lo que se refiere a las pensiones.

Por un lado, PP y Ciudadanos defienden la idoneidad de la última reforma acometida por el Gobierno del PP en 2013, que incluye el factor de revalorización anual y el de sostenibilidad, que trata de ajustar la cuantía de la pensión pública en función de la esperanza de vida en el momento de la jubilación, con algunos matices entre ambos partidos, por supuesto.

Por su parte, PSOE y Unidos Podemos, la suma de Izquierda Unida y Podemos, se han mostrado claramente en contra de esta reforma y han manifestado en numerosas ocasiones por derogar la reforma.

El PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, es el partido que más detalla sus propuestas para las pensiones. En este sentido, además de derogar la última reforma, subir las pensiones mínimas, ampliar la aportación del Estado vía impuestos para sostener las pensiones no contributivas o incrementar las cotizaciones de muchos colectivos, como los autónomos o las rentas más altas.

En las últimas semanas, los dirigentes de Podemos –Unidos Podemos tras el pacto con Izquierda Unida-, han criticado que el Gobierno del PP haya dejado el Fondo de Reserva de la Seguridad Social (más conocido como la hucha de las pensiones) prácticamente a la mitad para poder hacer frente a los pagos de las mensualidades a los pensionistas. Su propuesta es afianzar la sostenibilidad del sistema a través de la creación de un impuesto a medida.

Resolver el problema a corto plazo

Lo malo –o lo bueno, depende de cómo se mire- de las elecciones es que ocurren cada cuatro años. O solían hacerlo. Y cuando surgen problemas en el horizonte de las pensiones las soluciones que se plantean son temporales, casi a cuatro años vista. Muchos expertos del sector asegurador han reiterado en numerosas ocasiones que las últimas reformas aprobadas, la que eleva la edad de jubilación de forma paulatina para adaptarla a la mayor esperanza de vida de los españoles y la que añadía los factores que citados anteriormente suponen un parche temporal al problema de la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

La presidenta de Unespa, la patronal del sector asegurador, Pilar González de Frutos, lo ha dicho en muchas ocasiones. Luis Sáez de Jaúregui, director de distribución de AXA en España, también.

La evolución demográfica juega en contra de un sistema político que teme que una decisión en falso en el ámbito de uno de los pilares del estado de bienestar les coste un disgusto en las urnas.

Pero no es un asunto cualquiera, en España hay más de nueve millones de pensionistas y el gasto en pensiones es la partida más importante del gasto público, ya que supone cerca del 40 por ciento del gasto no financiero de los Presupuestos Generales del Estado.

La cuantía destinada a cubrir las pensiones contributivas no ha parado de crecer en las últimas décadas. Es algo lógico si se tiene en cuenta que cada vez se viven más años y en mejores condiciones y comienza a jubilarse una cohorte de población con carreras de cotización más largas y mejor remuneradas.

En 2015 el gasto en pensiones contributivas se calcula en 115.669 millones de euros, mientras que lo recaudado por la Seguridad Social a través de las cotizaciones sociales ascendió a 100.493 millones de euros. Un déficit anual de 15.000 millones de euros que el próximo inquilino de la Moncloa deberá trabajar para atajar, si de verdad quiere seguir sosteniendo que el sistema tal y como está concebido actualmente es sostenible a largo plazo. Y no será suficiente la mejora de las cifras de desempleo o la llegada masiva de inmigrantes.

Otros países europeos que ya se vieron en esta tesitura años atrás optaron por complementar el sistema público de reparto con uno privado de capitalización. Suecia, Dinamarca o Irlanda son solo algunos ejemplos. Y entonan con las recomendaciones lanzadas a los gobiernos españoles desde organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, la OCDE o la propia Comisión Europea.

Una de las propuestas de Ciudadanos, precisamente, es dotar a los ciudadanos de la información suficiente y necesaria para que puedan tomar las mejores decisiones para afrontar su futuro con la mayor tranquilidad financiera.

En apenas unos días comenzará una nueva batalla electoral y veremos si los partidos deciden, de una vez por todas, aclarar las propuestas que tienen para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

¿Qué proponen los principales candidatos en materia de pensiones?

  • Sostenibilidad del sistema público: El Partido Popular, con Mariano Rajoy como candidato, ha reiterado en numerosas ocasiones que seguirá trabajando la sostenibilidad del sistema público de pensiones.
  • Aumentar la cuantía de las pensiones mínimas: Pedro Sánchez, candidato del PSOE, aboga por derogar la reforma de 2013 y elevar las pensiones mínimas. Para garantizar el sistema, plantean elevar las cotizaciones de autónomos y rentas altas.
  • Financiación vía impuestos: La formación que lidera Pablo Iglesias propone derogar la reforma de 2013 y crear nuevos impuestos para garantizar las pensiones.
  • Más información: Albert Rivera quiere que los españoles tengan más información acerca del estado de la Seguridad Social y del futuro de las pensiones.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.