Los médicos privados plantan cara al seguro de salud

Los médicos privados plantan cara al seguro de salud.

Exigen la actualización de los baremos que reciben por consulta y actos médicos y están dispuestos a movilizarse para, según explican, mejorar la calidad de la prestación sanitaria privada y proteger a sus pacientes.

Un texto de Virginia M. Zamarreño

“Les están vendiendo a los asegurados que por 15 euros pueden tener un seguro médico privado. Y eso es falso”. Ignacio Guerrero, presidente de Unipromel, Unión Profesional de Médicos en Ejercicio Libre, es contundente a la hora de hablar del problema que ha hecho que en los últimos meses su nombre esté presente casi a diario en los medios de comunicación.

En España hay más de 60.000 médicos en la asistencia sanitaria privada, pero no se sienten bien valorados por las compañías aseguradoras y demandan la actualización de los baremos que marcan los honorarios que estos profesionales reciben por parte de las compañías de seguros de salud. Una cifra que oscila entre los ocho euros que percibe un médico general hasta los 15 euros -en el mejor de los casos, según apunta el colectivo sanitario- cuando se trata de un especialista.

Alfonso Carmona, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla, recuerda que los baremos llevan décadas sin actualizarse. Entre junio de 1990 y junio de 2022 el IPC en España ha subido un 145%. “Lo primero que tenemos que hacer es recuperar nuestra pérdida de poder adquisitivo”. Y reclama a las compañías de seguros diálogo porque “la gran mayoría de los médicos está sufriendo en sus carnes y en la de sus familias el trabajar a pérdidas y esto ya no se puede soportar, hay un hartazgo tremendo de todos los médicos”. Carmona afirma que sólo espera una cosa “que -los médicos que ejercen en la privada- se unan y que se sepa que se está trabajando para ellos y sus familias”.

La unión hace la fuerza

Tanto Unipromel como el Colegio de Médicos de Sevilla han unido fuerzas con el Sindicato de Médicos de Sevilla y ATA para tener la suficiente fuerza de negociación con el sector asegurador. Al presidente del Colegio de Médicos de Sevilla le da igual el interlocutor, ya sea Aspe, la patronal de la sanidad privada, o Unespa, la del sector asegurador. Incluso están dispuestos a negociar un nuevo baremo compañía a compañía. “No estamos pidiendo nada más que una cosa: hablar, sentarnos y ponernos de acuerdo”, explica.

Pero si este encuentro no llega, los facultativos están dispuestos a “forzar el diálogo” con distintas movilizaciones en defensa de la medicina privada y de la calidad asistencial que reciben los pacientes. En la situación actual, los médicos que ejercen en la privada se ven forzados a ver hasta 30 pacientes al día para que les salga rentable la consulta. “Y esto no es la medicina privada”, señala Ignacio Guerrero, presidente de Unipromel.

“Si no nos pagan, probablemente acabaremos yéndonos o montando algo por fuera, algo muy potente, con 10.000 o 12.000 médicos. Nosotros lo que le ofrecemos es una sanidad privada de calidad y de excelencia en medicina privada. Ya lo estamos montando porque estos señores siguen sin atendernos. Pero el precio no va a ser 15 euros por consulta, eso se lo garantizo”, añade el presidente de Unipromel.

Mercado roto

Para Rafael Ojeda, presidente del Sindicato Médico de Sevilla, la posición de fuerza de las compañías aseguradoras ha roto el mercado de la sanidad privada. “Dado que ellas captan a los clientes, el médico no tiene más remedio que, digamos, entrar un poco por la fuerza en los baremos que luego la compañía impone”. Estos importes contrastan con lo que puede llegar a pagar un paciente por una consulta privada, que oscila entre los 80 euros y los 150 euros, en función de la especialidad.

Una situación en la que Ojeda reconoce que “se rompe el mercado totalmente. Desde el momento en que una compañía empieza a ofrecer baremos de este tipo, el paciente, lógicamente, si puede conseguir por 40 euros al mes consultan con especialistas todas las veces que quiera se está rompiendo el mercado”. “Esto ha acabado prácticamente con el ejercicio libre en sentido estricto y está causando un deterioro brutal de toda la privada”, añade. En este sentido, Ojeda advierte de que “el médico que tiene su consulta se encuentra con que, o acepta trabajar para una compañía o ningún paciente lo va a ver”.

Conscientes del problema

En Alianza por la Sanidad Privada Española (ASPE), la patronal de la sanidad privada son plenamente conscientes del problema, ya que “se trata de un asunto que afecta tanto a los profesionales como a los…

¡Continúa leyendo en elEconomista Seguros!

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.