Los residentes de Sanitas plasman sus recuerdos en un libro de relatos

El libro de Sanitas Mayores. Noticias de seguros

Con palabras al viento con sueños de colores, despertar de este sueño. Que volvamos a juntarnos y nos unamos de nuevo. Que podamos abrazarnos, que la vida es solo un sueño. Que las ilusiones florezcan de nuevo y las heridas se cierren con besos. Que la vida es corta para sufrir en silencio. Que los niños salgan a las calles para jugar de nuevo. Que podamos abrazarlos y besar a los abuelos. Que aprendamos la lección, que seamos buenos, que la vida pasa volando como si fuera un sueño”. Es uno de los relatos escritos por una residente de Sanitas Mayores recogido en el libro #MayoresConHistorias.

Se trata de un libro que recoge historias de vida en 80 relatos y poesías escritos por mayores y familiares de residencias de Sanitas. El pasado mes de abril, con motivo del Día del Libro, las residencias de Sanitas organizaron un taller en el que los mayores compartieron sus relatos e historias y posteriormente las comentaban, lo que llevó a los residentes a recordar momentos de sus vidas, convirtiendo el taller en una actividad de reminiscencia.

Las historias de los mayores de Sanitas

La mayoría de las historias están escritas por los propios residentes, algunas de ellas son de personas que sufren deterioro cognitivo, por lo que los terapeutas y psicólogos les han ayudado a reconstruir estos relatos con parte de los recuerdos que aún mantienen. “Se trata de una actividad de terapia y mantenimiento cognitivo. A través de los recuerdos, la escritura o la lectura provocamos la estimulación cognitiva de los mayores, lo que permite mantener, mejorar, o ralentizar el funcionamiento cognitivo. El retrasar el deterioro de las capacidades y habilidades nos permite promover eficazmente un envejecimiento activo, algo fundamental en nuestras residencias”, señala David Curto, director Médico, Calidad e Innovación de Sanitas Mayores.

En Sanitas apostamos por un abordaje integral, farmacológico racional y ajustado, y no farmacológico en el cuidado de las personas. Es por esto, que terapias como ésta de reminiscencia son habituales en nuestros centros. Estas actividades nos permiten centrarnos en la persona y estimular las capacidades que todavía conserva mediante actividades que tienen un significado especial para ellos. Con esta actividad, por ejemplo, se ha trabajado la memoria a largo plazo, la comunicación, la concentración y la socialización”, concluye Curto.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.