MetLife entrega a Fundación Educación Activa un Premio Solidario

MetLife entrega a Fundación Educación Activa un Premio Solidario del Seguro.

“Un nuevo comienzo. Una nueva esperanza.” Es el lema de los Premios Solidarios del Seguro organizados por INESE y cuya gala fue celebrada ayer. El Círculo de Bellas Artes fue el escenario que acogió tan especial ocasión, reflejo del compromiso social y de solidaridad del sector asegurador español. MetLife forma parte de esta iniciativa, haciendo gala, una vez más, del espíritu solidario que le caracteriza. Entregó su premio solidario del seguro a la Fundación Educación Activa, para apoyar a los niños y jóvenes con trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), así como a sus familias.

Dirigido a familias sin recursos para evitar el fracaso escolar y los problemas de conducta, la donación de MetLife irá destinada a las becas anuales que la Fundación Educación Activa, y que bajo el lema “Del fracaso a la esperanza”, apoyan a aquellos que sufren TDAH y les ayuda, de ese modo, a tener un futuro esperanzador.

En concreto, irán destinados a la orientación, formación, y tratamiento de aquellos niños y padres que sufren este trastorno; y que incide negativamente en el desarrollo de los niños en las etapas infantiles y en la adolescencia. Hay que tener en cuenta que, si estos niños no reciben ayuda, tienen riesgo de exclusión social.

El apoyo de MetLife

“Iniciativas como los Premios Solidarios del Seguro nos dan la oportunidad de construir un futuro mejor, sobre todo para nuestros jóvenes”, declara Oscar Herencia, vicepresidente para el Sur de Europa y director general de MetLife Iberia. “Con esta donación queremos respaldar a los jóvenes que sufren Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y a esas familias con recursos limitados, con el fin de evitar el fracaso escolar y problemas de conducta. Queremos crear así esperanza para estos niños, para que puedan afrontar una vida familiar, laboral y social como la de cualquier otro joven”.

El TDAH es un trastorno relativamente frecuente en los niños, que afecta al 7% de la población infantil y el 3% de la población adulta. El niño hiperactivo es aquel que por diferentes causas presenta una conducta desajustada, la cual se manifiesta en una excesiva actividad motora, la incapacidad para mantener la atención de manera sostenida en situaciones concretas y la falta de control de sus impulsos, lo que produce una serie de dificultades de carácter emocional, físico y escolar.

Los niños con TDAH que no han sido atendidos, pueden derivar en sujetos que fracasan en los estudios, con conductas sociales desajustadas. Los padres que conviven con un niño hiperactivo y que no son orientados y/o ayudados, pueden terminar sufriendo un severo estrés y depresión. Es clave ayudar a estos niños para que  puedan afrontar una vida familiar, laboral y social como la de cualquier otro jóven.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.