Sólo el 35% de los líderes se siente muy preparado para afrontar una recesión

Aon ha anunciado los resultados de su 2022 Executive Risk Survey, “Making Better Decisions in Uncertain Times”.

Aon ha anunciado los resultados de su 2022 Executive Risk Survey, “Making Better Decisions in Uncertain Times. La encuesta muestra claramente que los líderes que están adoptando mejores decisiones sobre los riesgos están mejor preparados para gestionar y tener éxito en momentos de alta volatilidad e incertidumbre económica.

Aon llevó a cabo más de 800 entrevistas con ejecutivos de la alta dirección y líderes de empresas con más de 500 empleados para responder a preguntas como ¿Qué atributos distinguen a los líderes que están muy preparados para una recesión? ¿Cómo están tomando mejores decisiones para posicionar a sus empresas para el crecimiento en este momento crucial?

Los líderes anticipan una recesión

Una gran mayoría (79%) de los líderes empresariales espera una recesión este año. Un grupo muy selecto de líderes -sólo el 35%- afirma sentirse muy preparado para esa recesión.

“Los líderes fuertes y preparados son esenciales para proteger la resiliencia de una organización y encontrar oportunidades de crecimiento ante el aumento de la volatilidad”, afirma Greg Case, CEO de Aon. “El informe de este año revela que los líderes que están muy preparados para capear los retos económicos consideran la asunción de riesgos calculados como un motor de crecimiento”.

Cuatro actitudes de los líderes mejor preparados

Los líderes empresariales que están muy preparados para una recesión comparten cuatro actitudes fundamentales hacia la preparación:

Aceptar el riesgo es la única opción. El 62% de los líderes muy preparados están de acuerdo en que el apetito de su empresa por abordar el riesgo ha aumentado en respuesta a las condiciones macroeconómicas actuales. Para las empresas que se sienten muy preparadas de cara a una recesión, afrontar el riesgo no es una opción, sino una cuestión de supervivencia.

El análisis y el asesoramiento de las partes interesadas internas y externas es vital para tomar mejores decisiones. Los líderes muy preparados tienen casi el doble de probabilidades de afirmar que valoran el consejo de un asesor externo para mejorar la capacidad de su empresa de tomar buenas decisiones y afrontar el riesgo. Los líderes más seguros también se resisten a frenar las contrataciones a pesar de las difíciles condiciones económicas. De hecho, el 42% de los líderes muy preparados están dedicando mucho tiempo a la cuestión de atraer y retener a los mejores ejecutivos, en comparación con sólo el 22% de los demás líderes.

El COVID-19 ha demostrado que los riesgos están interconectados

El 61% de los líderes muy preparados están de acuerdo en que los riesgos están interconectados, basándose en sus experiencias durante la pandemia de COVID-19. Una gran mayoría (73%) de los líderes mejor preparados cree firmemente que la pandemia les preparó para responder rápidamente a los riesgos emergentes, lo que les da una mayor confianza a la hora de enfrentarse a una recesión.

No frenar la inversión a largo plazo ni ignorar los riesgos a largo plazo. Los cinco principales riesgos en los que todos los directivos empresariales afirman estar más centrados son: la inflación, una crisis financiera, el suministro de energía, los ciberataques y las interrupciones de la cadena de suministro. Además de abordar estos riesgos, los líderes muy preparados también miran hacia el futuro y dedican más tiempo relativo que otros líderes a los desafíos a largo plazo como la desigualdad económica/social, las tecnologías disruptivas, las criptomonedas y el blockchain. Del mismo modo, cerca de la mitad (49%) de los líderes muy preparados dedican mucho tiempo al cambio climático, en comparación con solo el 26% de los demás líderes.

Riesgo climático

“El riesgo climático no es una probabilidad, es una certeza, y las inclemencias del tiempo forman cada vez más parte de la vida cotidiana”, añade Case. “Lo que esta investigación nos muestra es que, aunque el cambio climático es uno de nuestros mayores retos, también podría ser una de nuestras mayores oportunidades. Es el ejemplo definitivo de la interconectividad del riesgo. Cada vez son más las empresas que se fijan en los retos que plantea el cambio climático más allá del cumplimiento de la normativa y la gestión de la reputación, y se adentran en los riesgos relacionados en los que el impacto es inmediato y medible: la interrupción de la actividad, la escasez de materiales, los problemas de la cadena de suministro y el daño a la reputación. Y estamos viendo que los líderes que están invirtiendo más tiempo y recursos en el desafío están mejor preparados como resultado”.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.