7 tendencias de riesgo en obra civil e ingeniería



ingeniería

Los incendios y las explosiones son los siniestros más costosos a escala mundial en las grandes obras de ingeniería y obra civil

Los grandes proyectos de ingeniería y construcción han cambiado radicalmente en las últimas décadas. Ya sean aeropuertos, centrales eléctricas o fábricas de automóviles, las obras hoy en día son mucho más grandes, complejas y costosas, por lo que hay mucho más que perder en caso de que las cosas se tuerzan.

El análisis de Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) de más de 13.000 siniestros de seguros de ingeniería durante los últimos cinco años ha identificado siete tendencias importantes en los proyectos de ingeniería y construcción que están dando lugar a los siniestros más grandes nunca vistos, según un nuevo informe de la aseguradora. En el informe también se examina el incremento del uso de las tecnologías, como los drones, los satélites, los láseres y la modelización informática para agilizar la tramitación de las reclamaciones y mitigar los riesgos:

El aumento del valor incrementa el impacto del siniestro

Las zonas de obra son en la actualidad mucho más grandes que antes y los proyectos pueden durar muchos años. La ampliación del Aeropuerto Internacional de Dubái Al Maktoum, por ejemplo, no terminará hasta 2030 y el coste previsto es de alrededor de 36 000 millones USD. «Como resultado de ello, las sumas aseguradas son ahora mucho mayores – siendo habituales los proyectos con valores de entre 5 000 y 10 000 millones USD, lo que significa que los siniestros pueden ascender a decenas de millones de dólares», dice Raymond Hogendoorn, director internacional de Siniestros de Bienes y Accidentes de AGCS.  La inundación de la presa de Hidroituango en Colombia en 2018 durante su construcción costó a las aseguradoras alrededor de 1 400 millones USD, uno de los siniestros de ingeniería más cuantiosas de la historia.

Los incendios y explosiones son la principal causa de los siniestros

El fuego es la principal causa de siniestros en el ámbito de los siniestros de ingeniería, representando más de una cuarta parte (27 %) de los siniestros por valor, según un análisis de más de 13 000 siniestros valorados en casi 8 000 millones EUR (8 800 millones USD) en todo el mundo. El fuego ha provocado más de 2 100 millones EUR (2 350 millones USD) de pérdidas de seguro en cinco años. Las catástrofes naturales son otra fuente de grandes siniestros. Por ejemplo, los daños por tormentas son la segunda causa de siniestro por número, representando una de cada diez siniestros. Las catástrofes naturales también son una de las principales fuentes de preocupación para las empresas de construcción, según el Barómetro de riesgos de Allianz de 2019.

Aumento de los siniestros relacionados con productos defectuosos y controles de calidad

Los productos defectuosos son la principal fuente de reclamaciones de ingeniería por frecuencia, y la segunda más grande por gravedad, según el análisis de siniestros de AGCS. Se presentan casi tres veces más reclamaciones sobre productos defectuosos que sobre tormentas, la siguiente causa de reclamaciones por frecuencia. «Estamos observando un aumento de los siniestros relacionados con defectos y controles de calidad», afirma Martin Eckel, Senior General Adjuster de AGCS. Por ejemplo, dos importantes reclamaciones relativas a la generación eléctrica — valoradas en 200 millones USD — tuvieron su origen en una soldadura defectuosa.

Aumento de la envergadura y el coste de los siniestros

En el pasado, lo normal es que un aeropuerto o una central eléctrica la construyera un contratista nacional recurriendo a proveedores locales. En la actualidad, lo más probable es que intervengan diversas partes con maquinaria, equipos y otros componentes suministrados y transportados desde todos los rincones del mundo. «La tecnología es cada vez más sofisticada y especializada, lo que puede incrementar el coste de reparación o reposición de la maquinaria y los equipos. Si una turbina procedente de China sufre daños durante el transporte, se podría tardar hasta 18 meses en repararla», dice Eckel.

Aumento del número de siniestros por interrupción de la actividad

Las empresas de construcción e ingeniería consideran la interrupción de la actividad (IA) el segundo riesgo más preocupante en el Barómetro de riesgos de Allianz de 2019. La mayor concienciación sobre la exposición a la IA ha impulsado a las empresas a suscribir más coberturas de este tipo, en especial seguros frente al retraso de la puesta en marcha (DSU, por sus siglas en inglés), que cubren los retrasos de los proyectos de construcción e ingeniería después de daños físicos. Las reclamaciones de los seguros DSU suelen ser costosas – la indemnización por el retraso de la puesta en marcha ha aumentado con el tiempo, de 200.000 a 500.000 dólares al día.

Preocupación por los riesgos políticos y las sanciones en los proyectos a largo plazo

Los grandes proyectos de construcción pueden durar hasta cinco o diez años y en ellos pueden participar contratistas y proveedores de todo el mundo, exponiéndolos a sanciones y disputas comerciales. Por ejemplo, los incrementos elevados y repentinos de los derechos de importación de EE. UU pueden hacer que los equipamientos de planta y la maquinaria importada de países como China cuesten millones de dólares más.

El crecimiento de los proyectos de energías renovables implica retos

Debido al aumento de la demanda de energía verde, los proyectos solares y eólicos son cada vez más grandes, sus ubicaciones más remotas y las turbinas eólicas inmensas – con álabes tan grandes como un campo de fútbol. Solo en 2018, se instalaron 409 turbinas eólicas offshore nuevas en 18 proyectos desarrollados en la UE. La energía eólica marina puede convertirse en un área de reclamaciones especialmente problemática, debido a las dificultades para acceder a las turbinas.

Tecnología, una aliada

A medida que los proyectos de ingeniería y construcción adquieren complejidad, la evaluación de los riesgos y las reclamaciones y el establecimiento de la causa determinante del siniestro se hacen mucho más difíciles. Sin embargo, las aseguradoras disponen de un creciente arsenal de tecnología nueva para ayudarse.

Recientemente, AGCS utilizó drones, escaneado con láser y modelización informática para determinar la causa de una explosión de maquinaria ocurrida en un emplazamiento inaccesible. También se utilizaron drones e imágenes vía satélite para evaluar los siniestros de ingeniería después de los incendios históricos de California y el huracán Florence de 2018.

Además, AGCS empareja los datos topográficos tridimensionales procedentes de los drones con un software de modelización hidrogeológica y datos de simulación de lluvia para predecir el riesgo de crecida repentina en zonas de obra.

Por último, la tecnología de satélites ofrece imágenes de alta resolución de un emplazamiento a las 24 horas de un siniestro, aunque se trate de una zona remota o peligrosa. También se puede utilizar para combatir las reclamaciones exageradas o fraudulentas.

“La tecnología aportará más certidumbre en los siniestros de ingeniería”, afirma Hogendoorn. “En una zona de obras intervienen muchas partes a la vez, y muchas actividades se realizan de forma simultánea, por lo que puede resultar extremadamente difícil conocer la secuencia de un siniestro. Sin embargo, cada vez confiamos más en la tecnología para acceder a datos e información que nos permitan conocer la causa de un siniestro y agilizar la tramitación de las reclamaciones”.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.