Agacose explica cómo proteger el hogar durante las vacaciones

Protege tu hogar estando de vacaciones.

La llegada del buen tiempo y la relajación de medidas ha producido que muchos aprovechen para salir de viaje o hacer alguna escapada. Pero ante esta situación, los hogares se quedan vulnerables, expuestos a múltiples riesgos, como robos, inundaciones, incendios…. sin que los propietarios se puedan enterar o sea tarde cuando lo hacen. Por ello, es importante contar con un buen seguro de hogar que cubra cualquier eventualidad que pueda ocurrir y que permita sentirse seguro cuando se deja la vivienda.

Pero ¿Qué cubre un seguro de hogar?

Robos o hurtos en las viviendas: Estos siniestros son comunes estando de vacaciones ya que se abandonan las viviendas durante un largo periodo de tiempo. Un robo y un hurto se diferencian en que el primero es una apropiación indebida sin aplicar fuerza en las cosas ni violencia en las personas. Para que un hurto ocurra en el hogar, tiene que haber un punto de acceso abierto. Sin embargo, para que se cometa un robo se tiene que forzar una puerta o una ventana. Los seguros de hogar también diferencian estas dos acciones y mientras que el robo está cubierto por prácticamente todas las compañías, es recomendable leer bien las cláusulas para asegurarse de que el hurto también.

Sustracción de productos tecnológicos

Actualmente contamos con muchos dispositivos como smartphones, tablets, ordenadores, televisores…. y forman parte del contenido de la mayoría de nuestros hogares. Por lo que, si el contenido está asegurado, en caso de robo en el hogar o daños como los ocasionados por una inundación, estarían cubiertos. En ocasiones existen limitaciones en la cobertura, como la antigüedad del dispositivo.

Daños en el hogar causados por fenómenos atmosféricos

Las lluvias, viento,  incendios, inundaciones, etc., son accidentes que pueden ocurrir mientras te encuentras de viaje, por eso es muy importante tenerlos en cuenta a la hora de contratar un seguro de hogar. La mayor parte de estos seguros incluyen coberturas en las que están incluidos los daños que causan estos fenómenos.

Daños por incendios

Estos accidentes son unos de los más temidos, y no contar con un seguro adecuado puede hacerte perder la vivienda. También ocasionan grandes consecuencias emocionales provocadas por la pérdida de objetos con gran valor sentimental. Los incendios se pueden producir en el interior o exterior de una casa, en caso de que sea fuera de la vivienda, la causa de este determinará si está o no cubierto por el seguro. Sin embargo, si el origen es en el interior de la casa, y además ataca a terceros, el seguro de hogar debe hacerse cargo de los desperfectos ocasionados tanto en la propia vivienda como los daños en comunidad, vecinos, etc.…

Rotura de electrodomésticos

Mientras nos encontramos de vacaciones, los accidentes meteorológicos antes mencionados como por ejemplo inundaciones, pueden provocar la avería de los electrodomésticos. En algunas pólizas se incluyen estos daños y en otras se contratan como complemento, por ello es importante tener claro qué tipo de seguro se contrata y qué está incluido en el mismo.

Pérdida de alimentos refrigerados

En muchas ocasiones, cuando nos vamos de vacaciones se dejan algunos alimentos en las neveras y congeladores que aguantan mientras estamos de viaje, pero puede ocurrir cualquier accidente que haga que se desconecten o se rompan. El seguro de hogar, además de cubrir la rotura del frigorífico, algunas compañías también contemplan en sus pólizas cubrir los gastos de los alimentos refrigerados que por la falta de suministro eléctrico se pierdan.

Robo de bicicletas/patinetes en el hogar

Estos objetos suelen guardarse en trasteros, que también forman parte del hogar, por lo que también deben estar asegurados. En caso de que se produzca el robo de la bicicleta o patinete, deberá estar especificado en el contrato inicial.

Robo de vehículos estacionados en el garaje

Al igual que el trastero, el garaje es parte del hogar, y por lo tanto esta estancia debe estar asegurada. Algunas compañías consideran que lo que estos contengan es parte del contenido asegurado y estarían cubiertos mientras que otras no, por lo que se debe prestar atención del tipo de póliza que se contrata.

Pero para elegir las coberturas que más convengan a cada uno, y que se ajusten a cada situación, lo mejor es acudir a un corredor de seguros, quien  analizará cada situación y ofrecerá el mejor seguro para cada persona. Además, en caso de sufrir cualquier siniestro, acompañará en la gestión de los trámites con las aseguradoras. Por ello, desde AGACOSE apuestan por #consultacontucorredor, para que te ayude ante cualquier duda.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.