Animales en la carretera: un peligro mortal

Animales en la carretera: un peligro mortal

Según Línea Directa, los accidentes a causa de la presencia de animales en la carretera son cada vez más frecuentes en España.

Hasta hace poco, la presencia de jabalíes, corzos, ciervos o zorros cerca de las carreteras solo ocurría en zonas muy agrestes y rurales. Sin embargo, el progresivo abandono del medio, la falta de control poblacional de algunas especies y el efecto de la pandemia han provocado que los animales pierdan el miedo y se adentren en zonas urbanas.

Importante aumento de este tipo de accidentes

El número de accidentes de coche por la presencia de animales en la carretera se ha duplicado en los últimos cinco años. Su proporción frente al total de siniestros se ha incrementado un 71%. Línea Directa ha contabilizado entre sus clientes casi 11.400 incidentes de este tipo entre 2017 y 2021. En provincias como Soria ya representan el 9% de partes al seguro.

Lo peor es que estos accidentes son cada vez más graves y complejos. El coste medio de las indemnizaciones por daños corporales se ha incrementado un 104% entre 2017 y 2021 frente al 13,6% de los accidentes comunes. Esta complejidad también alcanza a las reparaciones de los vehículos, más caras, y a las gestiones, un 38% más lentas.

Accidentes contra animales en las carreteras españolas

Estas son algunas de las conclusiones del estudio Animales en la carretera: Un peligro mortal. Accidentes contra animales en las carreteras españolas (2017-2021), elaborado por Línea Directa Aseguradora.

¿Cómo son los accidentes contra animales?

La velocidad unida al peso y envergadura de los animales atropellados provoca que estos golpes sean violentos y peligrosos. Suelen suceder en entornos rurales, de noche (61%), en fin de semana, en otoño (34%) y con jabalíes o perros como protagonistas. En cuanto al tipo de vía, el 64% de los siniestros ocurren en carreteras convencionales, En los últimos 5 años se han multiplicado por 3 en las zonas urbanas y ya suponen el 22% del total.

Las partes del coche más afectadas son el parachoques delantero, la rejilla y el capó (39%). Le siguen los faros e intermitentes delanteros (22%), las aletas delanteras (14%), los bajos y el faldón delantero (10%), el radiador (4%) y la matrícula (3%).

En cuanto a su localización geográfica, Soria (9%) es la provincia española con mayor proporción de accidentes, seguida de Teruel (4,4%) y Huesca (4%). En el lado opuesto, se sitúan Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas y Baleares.

Reclamar: misión imposible

“Los accidentes contra animales son especialmente peligrosos y complicados de reclamar, por lo que es importante contar con coberturas que, por apenas 35€, cubran este tipo de siniestros. Si sufrimos un accidente de este tipo, es fundamental contar con un atestado de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que permita a la aseguradora reclamar a los responsables del animal”, afirma Mar Garre, directora de Personas, Comunicación y Sostenibilidad de la compañía.

La Ley 6/2014 traslada la responsabilidad de los accidentes al conductor. Salvo casos muy concretos no se puede reclamar al coto o a la finca por los daños sufridos. La normativa sólo permite exigir responsabilidades si el siniestro es consecuencia directa de una acción colectiva de caza mayor.

Si el accidente sucede contra un animal doméstico, el artículo 1.905 del Código Civil señala que los dueños serán los responsables de los daños. El problema es que muchos de ellos están abandonados o carecen de identificación. Estas situaciones generan numerosos problemas a los conductores. Sólo el 40% de los automovilistas cuentan con seguros que pueden cubrir los daños causados en accidentes con animales.

Desde el cambio de la norma, apenas el 6% de los daños causados por animales son indemnizados por sus dueños. Castilla–La Mancha y la Comunidad de Madrid son las regiones donde menos reclamaciones prosperan. La Rioja y Navarra son los territorios con mayor proporción de indemnizaciones.

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.