Cinco razones por las que tu negocio no funciona

Cinco razones por las que tu negocio no funciona

Judit Català, emprendedora y formadora online, explica cuáles son las cinco razones por las que no funciona un negocio y las verdades que todo emprendedor necesita saber para evitar estos errores.

Todo empresario o emprendedor sabe lo que supone hoy en día levantar un negocio. Las dificultades y posibles riesgos están ahí, al igual que los éxitos conseguidos, no obstante se pueden evitar si uno conoce el ADN de su empresa.

Conoce el ADN de tu empresa

Realizar un diagnóstico para averiguar dónde está el problema es el primer paso para  poder solucionarlo.

Quieres venderle a todo el mundo. Segmentar es la respuesta

En la teoría, la idea de “cuántos más clientes mejor”, parece ser la mejor respuesta. Sin embargo, esto es ilógico. Actualmente hay 7 billones de personas en el mundo. Intentar vender a todas estas personas es una tarea imposible. La respuesta es segmentar. Filtrar con preguntas como ¿Qué edad tiene nuestro comprador ideal? ¿Cuál es su poder adquisitivo? ¿Importa su género? Son algunas cuestiones que todo emprendedor debería contestar para conocer su público objetivo y conectar así con sus potenciales compradores.

Eres uno más. Busca cómo diferenciarte

Para que un negocio despunte la clave es saber diferenciarse de la competencia. Según explica Català, el empresario debe plasmar en su estrategia de comunicación aquello que hace que su empresa sea diferente del resto. “Y es que siempre hay algún factor diferenciador que nos hace ser incomparables: bien sea si se compite por precio, por atención al cliente, por la experiencia o bien por disponer de un producto muy novedoso”.

Te focalizas en las tareas incorrectas

Uno de los errores que cometen con más frecuencia los emprendedores novatos es que quieren llegar a todo. Se dedican “full time” a tareas intermedias que se podrían desdoblar y encomendar perfectamente a otras personas del equipo. “Tanto es así que concentran todo su esfuerzo en abarcar todas las áreas de la empresa, sin saber que se consigue el efecto contrario: disminuye la productividad y como consecuencia, la rentabilidad y calidad del trabajo, impidiendo que el negocio avance”, añade Català.

Trabajas solo. El mal del freelance. Relaciónate y busca ayuda

Cuando se inicia un negocio, el emprendedor se convierte en el “hombre orquesta”, pero un negocio que quiere crecer no puede estar en manos de una sola persona. Según Català, “la solución a este problema pasa por delegar y colaborar. Acompañar a otros profesionales del mismo sector es otra manera de crecer, porque todos tienen el mismo objetivo: que el mercado progrese”.

Te da miedo invertir. Hazlo para crecer

Saber dónde invertir (tanto dinero como tiempo) y ser cauteloso con las finanzas es importante, no obstante es un paso que se ha de dar si se pretende crecer. Según señala Català, cuando se tiene claro que para que la empresa avance se tienen que dedicar recursos, se tiene mucho ganado. Si invertimos con cabeza, conseguiremos resultados”.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.